Acusan a un presunto policía de asesinar con 12 disparos a un joven en Antímano #MonitorDeVíctimas

Iba a comer a casa de su mamá y no llegó. Fue capturado por al menos tres hombres, según testigos, y dos días después apareció tiroteado en Antímano. Adrián Jesús Planchez Guédez, de 23 años de edad, fue víctima de una venganza de un presunto policía.

Los allegados del muchacho indicaron en la morgue de Bello Monte que Adrián Jesús mantuvo una relación sentimental con una mujer, que al parecer es pareja de un funcionario policial. Supuestamente, el oficial sostuvo un altercado hace varias semanas en el sector Las Lagunas con la víctima, donde lo amenazó de muerte.

El lunes 10 de septiembre, Adrián Jesús salió de casa de su padre a las 8:00 pm. Iba a comer en la residencia de su mamá, pero en el camino fue raptado por varios hombres que descendieron de una camioneta Toyota Hilux, color azul, en Los Magallanes de Catia.

Los vecinos de la comunidad ubicada en la parroquia Sucre del municipio Libertador vieron que varios de los victimarios tenían uniformes del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc). También identificaron al presunto policía que había amenazado al joven. A golpes, montaron a Adrián Jesús en el vehículo, mientras que otros se apoderaban de la moto que la víctima tripulaba.

Los parientes no recibieron llamada de los delincuentes, por lo que no consideraron que se tratara de un secuestro común. Intentaron avisar a las autoridades del hecho, pero el Cicpc les indicó que debían esperar 48 horas para hacer la denuncia por desaparición.

Esas horas fueron exactamente las que tardaron en localizar el cuerpo. El miércoles a las 3:00 am la Policía Nacional Bolivariana (PNB) encontró el cadáver debajo de un puente en Antímano, cerca de la salida hacia la autopista Francisco Fajardo. Tenía 12 disparos en el cuerpo, la mayoría de ellos en la cara.

“El acta del Cicpc dice que lo encontraron a las 10:00 am. No entendemos eso”, indicó uno de los allegados, que hacía los trámites en la morgue de Bello Monte, estado Miranda. Allí se enteraron de que el cadáver permanecía en la sede del Servicio Nacional de Medicatura y Ciencias Forenses (Senamecf) del hospital de Coche.

Adrián Jesús trabajaba como mecánico. Su labor la ejercía en el taller que desde hace más de dos décadas tiene su papá. Deja a una niña de cinco años huérfana.

Lea también: 

Denuncian que policías usaron granada en operativo que causó ocho muertes #MonitorDeVíctimas

(Visited 519 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!