Colectivos de motorizados impidieron protesta de transportistas en Caracas

img_0726-2

La convocatoria de caravana y posterior plantón frente al Ministerio de Transporte y Obras Públicas, realizada por los transportistas de los 4 bloques de la ciudad de Caracas para exigir atención por parte del gobierno venezolano, fue impedida luego de que colectivos motorizados simpatizantes del chavismo exigieran a los transportistas abandonar la protesta y hasta intentaran mover a la fuerza los vehículos que estaban estacionados en la avenida Francisco de Miranda a la altura de Chacao.

La convocatoria era para las 7:00 de la mañana frente al Ministerio, pero a esa hora el este y el oeste capitalino se movía sin problemas. El tráfico era el mismo de cualquier día de semana y los autobuses estaban llenos como de costumbre; sin embargo, al llegar a Chacao, efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y de miembros de la Guardia Nacional (GNB) dominaban la escena; allí se podía entender que la protesta se daría y que las autoridades la esperaban.

Comenzaban a llegar los autobuses y los jefes de cada bloque de transporte, los carros eran estacionados en el sentido este y en el sentido oeste, provocando un colapso vial considerable.

Caracas tiene 4 bloques de transporte: norte, oeste, este y Baruta, y por primera vez todos se unieron y coordinaron para hacer una protesta que parecía ser más grande de lo que finalmente fue. Apenas los autobuses se instalaron frente al Ministerio, aproximadamente 200 motorizados llegaron al lugar tocando cornetas, cantando y clamando consignas a favor del gobierno venezolano.

 

La situación comenzó a ponerse tensa y los motorizados, quienes aseguran ser miembros de la Fuerza Motorizada Chavista y estar agrupados en varios colectivos, comenzaron a enfrentarse a los transportistas y a exigirles que abandonaran la protesta.

“¡Estas unidades son del pueblo, unidad parada unidad expropiada!”, expresó uno de los motorizados, mientras sus compañeros golpeaban los vehículos parados.

img_0748-2

José Sayago, presidente de la Unión central Clínico, que presta servicio entre El Silencio y Ciudad Universitaria, aseguró que quieren atención por parte del gobierno venezolano y que exigen que se atiendan las exigencias de los conductores.

“Somos el parque automotor más antiguo de Latinoamérica. Queremos que se solucione el tema del pasaje estudiantil, que el aumento del pasaje salga en Gaceta y que nos den los insumos necesarios para trabajar”, aseguró Sayago mientras organizaba a los autobuses que iban llegando.

No obstante, la protesta duró poco más de 30 minutos, luego de que los colectivos motorizados comenzaran a exigir la salida de los vehículos. Varios motorizados forcejearon con los conductores e incluso su subieron a los autobuses con el objetivo de moverlos; sin embargo, los jefes de los distintos bloques acordaron mover las unidades y finalizar la protesta para evitar enfrentamientos.

El calor se hacía más fuerte y la tensión entre las personas también crecía, mientras efectivos dela GNB trataban, tímidamente, de mediar entre las partes y de evitar que se diera algún enfrentamiento violento.

Mientras esto ocurría en la avenida Francisco de Miranda, en el edificio del Ministerio del Poder Popular para Transporte y Obras Públicas se llevaba a cabo una reunión entre el ministro Ricardo Molina y los distintos voceros de los bloques en la que se debatían los puntos que exigían los profesionales del volante, quienes lograron establecer un acuerdo de trabajo con el Ministerio y el compromiso de que sus exigencias serán, por lo menos, escuchadas.

“Vamos a dar un plazo de lo que queda de mes para discutir las tarifas y así los ciudadanos no se vean afectados”, aseguró Hugo Ocando, presidente del bloque oeste al finalizar la reunión con el Ministro Molina.