Venezolanos tuvieron una "dieta anémica" y bajaron un promedio de 11 kilos #Encovi2017 - Efecto Cocuyo

Venezolanos tuvieron una “dieta anémica” y bajaron un promedio de 11 kilos #Encovi2017

El hambre y la crisis alimentaria se agudizaron en 2017. La Encuesta Condiciones de Vida (Encovi) 2017 reveló que el año pasado la alimentación de los venezolanos se vio trastocada por el desabastecimiento y la inflación: la harina de maíz precocida dejó de ser el primer alimento en las mesas, las comidas se volvieron más monótonas, los tubérculos superaron en consumo a las carnes rojas y al queso y 6 de cada 10 venezolanos perdieron, en promedio, 11,4 kilogramos.

Los resultados del estudio fueron presentados este miércoles, 21 de febrero, en la Universidad Católica Andrés Bello y estos recogen las respuestas de casi seis mil venezolanos de los estratos sociales AB, C, D y EF entre los 20 y los 65 años de edad.

“La gente está desarrollando estrategias para sobrevivir, no para alimentarse”, advirtió Marianella Herrera, investigadora del capítulo alimentación e integrante de la Fundación Bengoa, organización enfocada en la nutrición. Esto se ve reflejado en los patrones de consumo que han adoptado los venezolanos ante la crisis.

Por primera vez, la harina de maíz precocida no está de primera en las mesas de los venezolanos. El arroz se convirtió en 2017 en el alimento más comprado por los hogares del país. Le siguieron la harina, los panes y las pastas, los tubérculos y las grasas.

“La dieta ahora se centra en arroz, harina de maíz, harina de trigo y tubérculos. Esto es una dieta que podríamos llamar “anémica” porque no aparece el hierro por ninguna parte”, explicó Herrera.

Añadió que las harinas importadas por el Estado para las cajas y las bolsas Clap —y provenientes de países como México o Brasil— no están enriquecidas con hierro, a diferencia de la versión venezolana.

La también directora del Observatorio Venezolano de Salud (OVS) subrayó que en los patrones de consumo hubo una “caída dramática” de las hortalizas y las frutas, que el año pasado dispararon su consumo ante los altos precios de otros alimentos. “Esto es gravísimo porque va a haber una caída de los micronutrientes”, apuntó.

El desayuno es, de las tres comidas, la que más se “salta” frente a la necesidad de hacer rendir los alimentos en casa y las porciones se han hecho cada vez más reducidas. Esto se ha traducido en una disminución del peso de los venezolanos. En 2017, 64,3% de la población perdió 11,4 kilogramos en promedio.

Vivir con hambre

El hambre se ha vuelto parte del día a día de los venezolanos y así lo reflejaron las encuestas de la Encovi 2017. 89,4% dijo que los ingresos no les alcanza para comprar alimentos para el hogar; 63,2% aseguró que los adultos de la casa han tenido que reducir porciones o saltar comidas por falta de dinero; 78,6% reportó comer menos porque no consigue alimentos; y 61,2% afirmó que duerme con hambre.

El hecho de que más de la mitad haya respondido afirmativamente a estas preguntas refleja que, en Venezuela, 80% de los hogares presenta inseguridad alimentaria.

Saltar las comidas se ha vuelto lo normal para un grueso de la población. “8 millones 130 mil personas ingieren dos o menos comidas al día”, especificó Herrera.

La cifra representa una ligera disminución con relación al año 2016, cuando la proporción alcanzó 9,6 millones. Sin embargo, la investigadora advirtió que los encuestados pueden haber perdido el concepto de lo que significa una comida completa y que por eso la proporción no es mayor. Por ejemplo, pueden contar un huevo sancochado solo como una comida.

“El aporte de proteínas de alto valor biológico sigue reduciéndose, por lo que el aporte de hierro, zinc, vitaminas A y complejo B también está disminuido”, alertó la investigadora. “La dieta tradicional continúa perdiendo calidad y cantidad.

Uno de cada cinco venezolanos ha sido víctima de la delincuencia #Encovi2017

Comentarios

2 Comments

Leave a Reply

¡Suscríbete!