"Si Convit estuviese vivo, ganaría menos de dos salarios mínimos", docentes de la UCV - Efecto Cocuyo

“Si Convit estuviese vivo, ganaría menos de dos salarios mínimos”, docentes de la UCV

Para los docentes universitarios, el nuevo tabulador salarial de la administración pública se traduce en un “robo“. En la Universidad Central de Venezuela (UCV), los docentes de la institución se reunieron para iniciar una protesta por la unificación de salarios que anunció el ministro de Comunicaciones, Jorge Rodríguez, el 5 de septiembre.

En la Plaza del Rectorado de la principal casa de estudios del país se congregó un grupo  de académicos con más de 10 años en la carrera docente. “No al robo del salario” fue su principal estandarte, que acompañó las declaraciones del secretario de Asuntos Académicos de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (Apucv), Gregorio Alonso.

El profesor tomó la batuta de la manifestación y aclaró que con el decretounilateral” del Ejecutivo se violan los acuerdos conseguidos, al igual que se perjudica al trabajador. Recordó que el 9 de julio de este año, los docentes consiguieron con su lucha gremial una base de cambio de 4,75 salarios mínimos para el primer nivel de los obreros universitarios.

 

“Ahora, con el decreto, el profesor de más alto escalafón, con más de 15 años de docencia, obras publicadas y doctorados culminados no ganaría más de dos salarios mínimos. Es decir que si Jacinto Convit estuviese vivo, no llegaría a los dos sueldos mínimos. Eso significaría la muerte de la vida académica”, expresó el dirigente la Apucv.

Agregó que con lo anunciado, también se violan las interescalas, pues solo hay un 20% de diferencia entre cada nivel de profesionalización. Manifestó que eso desestimula la investigación y la labor docente.

“Entendemos que esto no solo afecta a las familias de los profesores, sino a toda la vida académica. El Gobierno será el responsable de que crezca la diáspora y de los conflictos que puedan venir en las próximas semanas”, indicó.

Salida clandestina

En mayo de este año, los docentes de la UCV intentaron salir de las instalaciones para reclamar por su situación salarial. Querían llevar un documento a la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu). Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se lo prohibieron.

Esta vez, la organización fue más comedida para evitar el mismo final. Dado que los académicos tenían como objetivo la Opsu, ubicaron un autobús de la universidad y solo anunciaron que irían hasta la sede del ente cuando ya se había terminado la concentración.

Guardaron sus pancartas y en silencio se subieron al vehículo. Aunque se tomaron estas previsiones, en la salida de la UCV estaba un piquete de 15 funcionarios de la PNB. Por cinco minutos detuvieron la unidad de traslado, hasta que se acordó que un grupo de policías acompañaría la movilización de los docentes.

Así lo hicieron, con sus carabinas al hombro y en moto. El autobús llegó hasta el final de la avenida Bolívar. Desde allí, los profesores caminaron hasta la avenida Este 2 donde queda la sede de la Opsu. En menos de 30 minutos, dejaron entrar una comisión de los manifestantes que llevó el documento ante el director de despacho, Luis Delgado.

La comunicación expresa el rechazo a las nuevas escalas salariales anunciadas y recuerda que las mismas violenta los principios de progresividad e irrenunciabilidad que privan en la legislación laboral nacional.

“En cualquier caso, la responsabilidad del conflicto universitario no está en nosotros, está en la posibilidad de enmienda de la política que instrumentó el Gobierno en el mes de septiembre. Les dijimos que tienen que convocar a la Fapuv, ente que agrupa a los 40 mil 500 profesores de las universidades nacionales”, exclamó Alonso.

Terminada la entrega del documento, los manifestantes caminaron desde La Hoyada hasta la sede de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) en Bellas Artes. Allí se encontraron con representantes del gremio de salud y trabajadores de otros entes públicos que también están descontentos.

El ministro Jorge Rodríguez oficializó el 4 de septiembre que fueron aprobadas las nuevas tablas salariales de la administración pública en bolívares soberanos, según declaraciones ofrecidas desde el Consejo de Ministros número 368.

“La aprobación de las tablas salariales busca organizar la administración pública, es decir, va a haber una sola tabla que va a regir a toda la administración pública”, puntualizó el viceministro ese día.

Voces de la UCV

Milagros Lara, 20 años como docente en la Facultad de Ingeniería: “Nos aplanaron a todos, eso influye en tu nivel de formación. ¿Quién va a querer venir a dar clase a la universidad? ¿Con qué estímulo haces carrera docente? Tienes un sueldo que no te cubre la canasta básica. Me impulsa la idea de que haya una generación de relevo, tanto nivel docente como profesional y poder sacar adelante el país con capital humano propio”.

Henri Thonon Pfeninger, 30 años como docente en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales: “Cuando uno va a hacer mercado compra hasta donde puede, siempre se queda sin comprar algo. Además de eso, uno está ligando que no se le eche a perder la computadora. Nunca un docente aquí ha estado tan mal como ahora. Cuando era preparador, yo podía comer todos los días en un restaurante”.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!