Persecución policial terminó con un estudiante asesinado en Chacaíto

Las ráfagas comenzaron a sonar en las inmediaciones del Centro Comercial San Ignacio, municipio Chacao. A las 9:00 de la noche de este 3 de octubre, un grupo de secuestradores se encontraba a bordo de un Corolla Camry que fue detectado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas. El intercambio de disparos no se hizo esperar.

Se inició una persecución policial que terminó en Santa Mónica, municipio Libertador. El resultado: los delincuentes fugados, el vehículo de los mismos incautado en la Cota 905 (municipio Libertador) y Leonardo Ramos Belisario asesinado por una bala perdida en Chacaito.

De acuerdo con información policial, la víctima, de 30 años de edad, circulaba por la avenida principal de El Rosal, cerca del restaurante Misia Jacinta, cuando la persecución llegó al sitio desde el Country Club. Los delincuentes impactaron su vehículo, un Aveo negro, el cual se deslizó y quedó en sentido contrario de la dirección del tráfico. Al verse rodeados por los funcionarios de la Policía de Chacao, los secuestradores dispararon otra ráfaga.

Una bala de fusil, aparentemente calibre 7.62, hirió en la cabeza a Leonardo quien murió en el sitio. Se conoció que la víctima se dirigía a la Policlínica Las Mercedes para acompañar a un amigo, quien tiene a su madre hospitalizada. Es estudiante de la Universidad Alejandro Humboldt en la carrera de Administración.

Al Cicpc y Polichacao se les perdió de vista el Corolla Camry cuando pasaron por Santa Mónica. Desde ese momento, comenzaron a activar las comunicaciones interinstitucionales en las cuales indicaban el modelo del carro y condición: “está todo tiroteado, hermanos”.

Las pesquisas llevaron a los funcionarios a localizar el vehículo en la Cota 905. Fue la Policía Nacional Bolivariana (PNB) la encargada de esta parte del procedimiento. Además de nueve impactos de balas en el parabrisas, el carro tenía del lado izquierdo las huellas de un choque.

Para las 6:00 am de este miércoles, 4 de octubre, el paradero de los delincuentes es desconocido. Funcionarios policiales manejan que se trataban de cinco hombres, armados con fusiles de guerra y que al menos uno de ellos está herido. Encontraron sangre en el asiento del copiloto del Corolla Camry.