Mueren dos niños en Maturín por consumir yuca amarga

humnt-emergencia-pediatrica

Dos niños fallecieron en Maturín esta semana por el consumo de yuca amarga. La información fue confirmada por el contralor sanitario en la entidad, Héctor Chaurán, quien detalló que este miércoles 15 de febrero a las 7:30 de la mañana en la emergencia pediátrica del Hospital Universitario “Dr. Manuel Núñez Tovar” (Humnt), murió Santiago Rodríguez de cinco años.

El pequeño había ingresado a la 1:00 am junto con dos primitos y dos adultos, también miembros de su familia, que comieron casabe hecho con yuca amarga, en su vivienda ubicada en la población rural de La Morrocoya, al sur de la capital monaguense y todos se intoxicaron. Mientras que los otros cuatro afectados sobrevivieron, el pequeño Santiago pereció, a pesar de los esfuerzos que hicieron los médicos del centro asistencial.

De acuerdo con Chaurán, tanto el niño como las otras cuatro personas comenzaron a presentar los síntomas de intoxicación ayer a las 3:00 de la tarde, pero fue hoy en la madrugada cuando ingresaron al centro asistencial.

A esta población rural se llega a través de la troncal 10, también conocida como la vía al sur que comunica a Monagas con los estados Bolívar y Delta Amacuro, y se encuentra a 67 kilómetros del Humnt, donde fueron atendidos.

Otro niño de cuatro años también murió por consumir “yuca de jardín“, que tiene un contenido mayor de yare o ácido cianhídrico (cianuro) que la misma yuca amarga. Este caso se presentó el pasado lunes 13 de febrero, en el sector La Constituyente, en la parroquia Las Cocuizas en la zona este de la capital monaguense. El infante ingresó también al Humnt con otros tres intoxicados de su núcleo familiar.

El contralor sanitario explicó que entre enero y febrero, en Monagas se han registrado 30 intoxicados por la ingesta de yuca amarga, en lo que el organismo define como brotes; es decir, casos en los que ocurre una reacción tras consumir el alimento. En total, han sido nueve brotes en su mayoría al sur de Maturín y Monagas, en poblaciones como La Antena (finca La Carlota), además de Costo Arriba y La Morrocoya.

También hay casos en la parroquia Boquerón y en el municipio Caripe al norte de la entidad monaguense, este último reportado por Efecto Cocuyo el pasado seis de enero. Chaurán dijo que incluso existe un registro de una mujer -también en el sector La Constituyente- que le dio a su hijo un tetero preparado con yuca a la que no le quitó la concha y el bebé estuvo a punto de morir.

El año pasado, en Monagas hubo ocho fallecidos por esta causa, cuatro de ellos fueron niños y el resto entre adultos y adolescentes.

Foto: Kaira El Yanhari