“Era puro huesito”, la desnutrición infantil es imparable en los hospitales

Todo lo que Jean Pierre Planchart se ponga le queda grande. Solo ha vivido un año y escasos cinco meses, pero su madre, María Planchart, asegura que ya su pequeño volvió a nacer. Regresó a la vida después de estar muy cerca de la muerte. Hace poco más de dos meses la mujer tuvo que salir corriendo de su casa en Santa Lucía y llevar al bebé al hospital Domingo Luciani. Normalmente, una diarrea no sería motivo de un “corre corre”; pero el pequeño tenía desnutrición severa. “Tuvo diarrea por mes y medio y ese día se puso mal, yo sentí que prácticamente no respiraba”, cuenta.

“Una desesperación”, así describe María los dos meses que su bebé permaneció hospitalizado tras descompensarse. A los cuatro días de ingresar al centro de salud, a Jean Pierre le dio un paro cardiorespiratorio. Es verdad, su bebé prácticamente no respiraba.

Para la madre de cinco muchachitos, el deterioro de su retoño lo volvió casi irreconocible. No se parecía a ningún otro hijo de los que había criado: cabello opaco y con varios tonos de rubio, piel reseca y con ronchas, la carne adherida a sus huesos. No se podía sentar porque no tenía fuerzas. “Era puro huesito. Parecía uno de esos niños que se ven en África”, cuenta María, quien sentía que el problema de la desnutrición era algo ajeno a ella, su casa y un país como Venezuela.

Han pasado varias semanas desde aquel terror que vivió María y la madre asegura que su niño “volvió a nacer”. Cuando lo ingresaron por emergencia pesaba apenas 4,8 kilos, poco más de lo que pesan muchos recién nacidos. Ahora pesa 7,2 kilos, un número que todavía se mantiene muy lejos del promedio de 11,8 kilos, lo recomendable para su edad. Jean Pierre ya se puede sentar, pero aún no gatea ni, mucho menos, camina. Si no lo cargan, llora mucho.

Ahora también recibe suplementos vitamínicos para seguir recuperándose. Ya no come el arroz picado o el cuerito de pollo que solía darle su mamá. Tampoco el tetero de crema de arroz ni los desechos que ella buscaba en la basura para alimentar a sus hijos. Sin embargo, el daño ya está hecho.

El pequeño Jean Pierre no se puede mantener de pie

La consultora de Cáritas y experta en seguridad alimentaria, Susana Raffalli, asegura que los primeros mil días son cruciales para el desarrollo del niño y este debe recibir los alimentos adecuados para su nutrición. De lo contrario, las consecuencias biológicas y sociales son irreversibles y el infante pierde centímetros de la talla (altura) que no podrá recuperar. Ni siquiera durante sus primeros 500 días de vida Jean Pierre comió lo que debía.

“Hay un retardo psicomotor y todo el potencial que tenía el niño ya no va a poder ser desarrollado”, explicó la pediatra Livia Machado, representante de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría ante la crisis alimentaria, sobre el caso de Jean Pierre.

Un hospital indefenso

El caso del pequeño no es el único en el Domingo Luciani. Su madre confiesa que, al igual que él, otros niños menores de cinco años y con los brazos delgaditos estaban conectados a una vía en la emergencia del centro de salud. También confiesa que temía que su hijo no lograra superar la crisis.

En las últimas dos semanas, dos niños con desnutrición murieron en el hospital, producto de un cuadro diarreico agudo. El primero fue un varón de 11 meses con un peso menor a cuatro kilos y que murió el pasado 25 de mayo; la segunda fue Nataly Astudillo, de seis meses, cuyo diagnóstico fue diarrea aguda con deshidratación y desnutrición severas. La pequeña falleció el lunes 30 de mayo.

Ante la falta de poder adquisitivo para comprar las fórmulas lácteas y los alimentos, los padres buscan cualquier manera de garantizar el pan a los pequeños. A Jean Pierre antes lo alimentaban con picadillo de arroz y a Braymar, también de seis meses y hospitalizada por su estado actual de salud, con un jugo de guayaba y plátano. Otras recetas a las que recurren las mamás son teteros de agua de zanahoria, de agua de malojillo o de anís estrellado.

Ninguno los alimenta. Ninguno les aporta los nutrientes necesarios para su edad. Ninguno les ayuda siquiera a quitarles “lo flaquito” durante sus primero mil días de vida.

El último monitoreo realizado por la fundación Cáritas Venezuela para los meses marzo-abril de 2017 reveló las estrategias de supervivencia que han adoptado los hogares frente al hambre.

Braymar está hinchada por la falta de proteínas y sufre de desnutrición severa

Los resultados son alarmantes: 1 de cada 10 familias se vio obligada a buscar alimento en los deshechos para poder comer; 34% de los núcleos familiares han quedado “desmembrados” por enviar a los más vulnerables a alimentarse en otro lugar; y 3%, de un total de 444 encuestados, reportó que ha tenido que recurrir a la mendicidad para juntar algo de dinero y poder comprar comida.

El informe también reveló que los venezolanos consumen cada vez más tubérculos y harinas. Las carnes y las aves se encuentran entre los tres últimos puestos en proporción de ingesta, junto a las frutas y al pescado.

Esa dieta se ve reflejada no solo en los pacientes del Domingo Luciani. Hasta el 25 de abril se contaban al menos 15 muertes de menores desnutridos en distintos estados del país. Los niños que tienen un déficit de proteínas tienden a hincharse; mientras que aquellos que presentan un déficit de todos los nutrientes y una extrema delgadez son diagnosticados con marasmo.

Estos casos eran la excepción hace un año en el centro de salud. Hasta hace unos seis meses, los casos de desnutrición eran leves; ahora llegan entre dos y tres diarios, según reportaron los galenos del centro de salud.

Los trabajadores del hospital están completamente indefensos ante la crisis alimentaria y sanitaria que vive el país. Con las manos atadas, los doctores hacen “milagros” con donaciones y dan las recomendaciones que pueden, ajustadas a los bolsillos y a las condiciones de los pacientes. Aún así, hay un grueso de la población que ni siquiera se acerca a los centros de salud.

“Por lo menos hay mamás que van a las consultas, pero hay muchas otras que no lo hacen. Saben que sus hijos están desnutridos y no van a venir para acá para que los doctores les digan que les den lo que ellas no pueden darles por falta de recursos: comida“, lamentó Machado.

  • LUIS

    ESO ES LA PLAGA DEL SIGLO 21 IMPUESTA POR ESTOS GOBIERNO OPROBIOS DICTATORIALES COMUNISTAS SOCIALISTAS DEL SIGLO 21,,,,,,,,,CUBA,,RUSIA,,CHINA,,ALEMANIA,,,,ITALIA,,,,,,,ARABIA SAUDITA,,,ISRAEL,,,,,,,,,,,,,INVADIO A AMÉRICA LATINA Y LE ESTA INOCULANDO ESE MANUAL MAQUIAVELICO SATANICO QUE VA A LLEVAR A LAS MASAS POBRES A LA MISERIA EXTREMA,,AFRICA EN AMERIA,,,,

    https://youtu.be/JVHCfexkkjc
    https://youtu.be/QmxLxaygkFg

    LA POLÍTICA ,, LA JUSTICIA,, Y LAS FUERZAS ARMADAS EN AMÉRICA LATINA SE CORROMPIÓ,, SON CAIMANES,,SERPIENTES,,ALACRANES, TRAIDORES CONNIVENTES PARA PODER CORROER LAS BASES DE UNA REPÚBLICA,,,,
    LOS COMEJENES COMUNISTAS SOCIALISTAS AVAROS DEPREDADORES DEL SIGLO 21,,, FIN DE LA RAZA HUMANA,,,