En seis meses han fallecido dos personas con hepatitis A en Caracas

Los casos de hepatitis A proliferan en distintos estados del país mientras las autoridades sanitarias guardan silencio. Aunque siempre ha visto casos de la infección, Julio Castro, médico infectólogo de la Policlínica Metropolitana, ha recibido mayor número de pacientes este año. A sus colegas les ha ocurrido lo mismo, pero no hay cifas oficiales para conocer los números con exactitud.

Lo que sí se conoce con certeza es que en el primer semestre de 2018 han fallecido dos personas en Caracas producto de la enfermedad que inflama el hígado. El primero, precisa Castro, murió en la Policlínica Metropolitana en el mes de mayo. El segundo, un médico y profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) de la escuela Vargas, falleció en junio.

Cada 28 de julio se conmemora el Día Mundial con la Hepatitis. Este sábado, Venezuela lo vive con un alerta de repunte de casos de hepatitis A y con el reporte de dos fallecimientos.

La hepatitis A es una infección viral que se transmite vía fecal-oral por la ingestión de alimentos o bebidas contaminados o por el contacto con las secreciones una persona infectada por el virus.

“(Estos dos decesos) son extremadamente raros. Es llamativo y apunta a que algo está pasando. Normalmente fallece un paciente por cada 100 mil casos, pero ocurrieron dos muertes en solo un semestre”, explicó Castro.

Detalló que ambos pacientes murieron producto de una hepatitis fulminante, una falla súbita de la función del hígado y que ocurre con muy poca frecuencia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que 99% de los pacientes con hepatitis A se recuperan por completo tras un plazo de un mes o un mes y medio. Sin embargo, el organismo indica que “una proporción muy pequeña de casos pueden morir” por esta causa.

Castro afirma que los médicos “estamos viendo más casos de los que habitualmente veíamos”. Sin embargo, insiste que al Ministerio de Salud le compete reportar el número de casos registrados de hepatitis A y confirmar si la cantidad de casos atendidos este 2018 es mayor que la cifra esperada.

“A quien le toca decir que ha habido más casos de hepatitis es al Estado, pero el boletín epidemiológico no está disponible”, dijo sobre el reporte del Min-Salud que se publicó por última vez en mayo de 2017. “Sin los datos, no podemos decir si esto se trata de un brote, una epidemia o una condición endémica que está aumentando”, añadió.

Multiplicación de los casos

Mercedes Fraile vive en una urbanización en Calabozo, estado Guárico, donde los casos de hepatitis A se han multiplicado desde abril de este año. Primero le pasó a un vecino, luego a un amigo, después a su cuñada y a su sobrino y, posteriormente, al hijo de su primo.

Esta semana, a Mercedes le hicieron los exámenes de laboratorio y verificaron que también está infectada con el virus. La orina oscura y los valores alterados de las transaminasas confirmaron el diagnóstico.

En la zona, el suministro de agua es casi continuo. Sin embargo, Mercedes insiste que la calidad del agua no es la misma y que el líquido muchas veces no sale incoloro de las tuberías. “Aquí nadie ha alertado nada ni avisado sobre la situación para que la gente tome sus previsiones”, lamentó.

“En el caso de urbanizaciones (como la de Mercedes) o de escuelas es más fácil determinar cuál fue la causa. Puede ser porque hay problemas con el agua que llega a las casas de una cuadra en específico o porque en el preescolar una maestra le cambió los pañales a un niño y no se lavó las manos”, explicó Castro.

“Pero en el caso de una ciudad entera, como Caracas, es más difícil determinar cuál es la fuente de contagio de hepatitis A aguda. La única fuente en común que tiene una ciudad completa es el agua“, afirmó el médico infectólogo.

Lea también:

Reportan aumento de casos de hepatitis A ante precarias condiciones de higiene

(Visited 994 times, 5 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!