Despliegue de milicias “es una amenaza para los venezolanos”, alertan expertos

“Me alegró ver a los milicianos y milicianas, estudiantes, obreros, profesionales; hombres y mujeres de los barrios y a las Fuerzas Especiales de la Acción Rápida de las Milicias que ahora van a multiplicarse por todo el territorio. Escúchese bien. Fuerzas Especiales de Acción Rápida: tropas especiales de las Milicias, compadre. En el barrio adentro, en el campo adentro, en la universidad, en la fábrica; para hacer nuestra patria inexpugnable”.

Estas palabras fueron pronunciadas en el acto de homenaje al prócer Ezequiel Zamora por el presidente Nicolás Maduro, el miércoles 1 de  febrero. En ellas se esconde un mensaje directo a las Fuerzas Armadas Nacional Bolivariana y a los ciudadanos de sectores populares, según expertos consultados por Efecto Cocuyo.

“Si Maduro confiara en la labor policial y militar, en el Ministerio de la Defensa y en el Ministerio de Interior y Justicia, en su lealtad y obediencia, entonces trataría de reforzar su poder de fuerza. Por el contrario, con estas declaraciones eleva la categoría y da mayor importancia a las Milicias”, explicó Mariana Díaz, politóloga  con experiencia en proyectos comunitarios y docente en academias policiales.

En la misma línea, la directora de Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, Rocío San Miguel cree que esta declaración de Maduro denota desesperación. “Ya se está pensando la negativa de los efectivos militares a cumplir órdenes contrarias a la Constitución en el control del orden público. De allí la razón de apelar ahora a los cuerpos parapoliciales y paramilitares“, señaló.

Expuso que los cuerpos policiales están delimitados por la Constitución de la República en su artículo 332, por lo que “un cuerpo no autorizado por la carta magna para ejercer funciones de seguridad es un ente paramilitar o parapolicial“.

Desde que inició el año, el Presidente ha anunciado a cuentagotas que su nueva estrategia de seguridad ciudadana incluye la participación de civiles en labores policiales. Por ejemplo, el 17 de enero, durante una transmisión televisiva, el mandatario empuñó un arma de guerra y exclamó que se podrían distribuir unos 20.000 fusiles  a todos los barrios de Venezuela para que los habitantes “defiendan” la patria, el territorio y la soberanía. “Solo el pueblo salva al pueblo (…)”, aseguró.

A este acto siguió el despliegue del Plan Carabobo 2017 en el que se introduce la figura del patriota cooperante en labores de inteligencia.

“Es una amenaza para los venezolanos. No puede ser expresado de otra manera, porque coloca a grupos armados no autorizados por la Constitución a empuñar sus armas contra otros venezolanos”, alertó San Miguel.

La politóloga ve que esta medida es política y busca amedrentar a los ciudadanos. “Definitivamente el concepto de Fuerzas Especiales de Acción me suena a operativo armado, casi como una OLP (Operativo de Liberación y Protección del Pueblo). Ahora en los estratos económicos bajos habrá ojos y oídos pendientes de que no se hable mal de Chávez, porque el que lo haga será concebido como enemigo”, dijo Mariana Díaz.

Las Milicias fueron incorporadas en 2005 a la estructura de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) por decisión del entonces presidente Hugo Chávez. Están constituidas actualmente por la Milicia Territorial y el Cuerpo de Combatientes. Los primeros serían civiles en general y los segundos civiles en cargos de gestión pública que quieran unirse a este componente.

En 2015, el líder del Movimiento en Defensa de Juan Montoya, que arropa a 36 colectivos, aseveró que ellos recibían entrenamiento militar por parte de oficiales de la Fanb dentro de Fuerte Tiuna y también en sus comunidades.

“En el caso de que estas Fuerzas Especiales de la Acción Rápida de las Milicias pasen a cumplir funciones de seguridad ciudadana, ¿cómo quedaría la Policía Comunal? La labor de esta es el acercamiento al ciudadano, recuperar su confianza, reunirse con consejos comunales y conocer los problemas de convivencia de la localidad”, se preguntó la politóloga, quien recordó que las Milicias reciben directrices directas del Ejecutivo Nacional.

Tanto la politóloga como la activista de derechos humanos y de contraloría social advierten que este anuncio presidencial no es casual, por lo que los ciudadanos deben estar alertas para que no se vulneren derechos civiles y humanos.

En la Asamblea Nacional

El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, calificó “como un acto de paramilitarismo” el anuncio del Presidente de la República de desplegar en todas las comunidades del país las “Fuerzas Especiales de Acción Rápida de la Milicia”.

Borges reiteró su llamado a la Fanb a respetar la Constitución y a no dejarse utilizar por el Gobierno para perseguir y reprimir a los venezolanos, pues “no forma parte de las  atribuciones de la institución militar perseguir a los venezolanos, ni mucho menos ser el sostén de un Gobierno que pretende atornillarse en el poder contra la voluntad de la población”, dijo el parlamentario.

 

 

(Visited 17 times, 5 visits today)
  • lincoln martinez

    En el año 1958 François Duvalier en 1959 creó los ‘Tontón Macoutes’ inspirándose en los ‘Camisas Negras’ que el dictador fascista Benito Mussolini (1883-1945) creó en Italia, y Duvalier los utilizó para sembrar el terror en Haití entre sus adversarios políticos. En efecto, los Tonton Macoutes quemaban vivas a las personas, violaban a las mujeres, y mataban a cualquiera que protestara y colgaban el cadáver en un árbol para que todos lo vieran. Las SA alemanas: Hitler formaría en 1921 una compañía paramilitar llamada SA (Sturmabteilung) que significa Sección de asalto, también se les conocía como Las camisas pardas por el color de su uniforme, su función era similar a las camisas negras italianas de Mussolini: imponer el terror a los adversarios políticos del Partido nazi. Las llamadas milicias bolivarianas, que según el propio Maduro trabaja en unión con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), están compuestas por más de 130.000 efectivos. El gobierno las denomina el “pueblo en armas”, mientras sus detractores “guardia pretoriana”, acusándolas además de adoctrinar a la sociedad. Los dictadores siempre se caracterizan por la creación de este tipo de tropas de asalto para poder mantenerse en el poder. Hoy Maduro demostró las intenciones de perpetuarse en la presidencia, un pichón de DICTADOR