Denuncian que el hospital de los Magallanes de Catia está “en total abandono”

Este mes se realizó la primera intervención quirúrgica a un transexual en un hospital público venezolano. Karla Rodríguez, en su proceso para convertirse en Karl, se realizó una mastectomía y una histerectomía, ambas totales, en el Hospital General Dr. José Gregorio Hernández, mejor conocido como Los Magallanes de Catia.

Este martes 28 de marzo los doctores que participaron en la operación habían convocado a una rueda de prensa para exponer el procedimiento, pero se suspendió sin aviso previo. Extraoficialmente se conoció que se debió a que la ministra de Salud, Antonieta Caporale, no la había autorizado. En la dirección del hospital -donde se suponía se llevaría a cabo la declaración a los medios- nadie daba información.

Una de las trabajadoras del centro de salud, que prefirió resguardar su nombre por seguridad, aseguró que el único motivo porque el que esa operación se llevó a cabo fue por “palanca“. Solo así se puede explicar que aparecieran todos los insumos que en el resto del hospital escasean.

“Cuando viene la Ministra o el Director, aquí de repente hay de todo. Pero solo ese día”, dijo la misma fuente, resaltando que el doctor Juan Carlos Marcano, director del ente, es también viceministro de Redes de Atención Ambulatoria de Salud.

La trabajadora denunció que la sala de hospitalización del área psiquiátrica  está cerrada por falta de personal. Solo hay dos doctores encargados de pasar consulta, pero ya no pueden mantener pacientes en cama.

Dijo, además, que en el servicio de medicina interna, donde permanecen hospitalizadas cerca de 30 personas, las condiciones son pésimas. “Los cuartos están casi inhabitables. No hay luz, las pocetas están sépticas…”

Obstetriciaterapia intensiva neonatal, pediátrica y de adultos están cerradas. Nadie precisa desde hace cuánto tiempo. Solo saben que hace ya varios años el hospital empezó una remodelación que nunca terminó. “Y de la dirección nada que dan respuestas. Solo dicen que no hay recursos”.

Además, el hospital pasó seis meses recibiendo agua solo dos días a la semana. Aunque la situación ha mejorado, no pueden decir que tienen suministro continuo. De vez en cuando aún se quedan sin el líquido.

De los ocho quirófanos que hay, solo sirven tres. De los seis ascensores, solo sirve uno. Y ni siquiera todo el tiempo. A partir de las 10:00 pm no importa cuál sea la emergencia: no hay ascensor.

“Este hospital está en total abandono“, aseguró la fuente.