Casetel: Empresas de telecomunicaciones no se preocupan por calidad, sino por funcionar - Efecto Cocuyo

Casetel: Empresas de telecomunicaciones no se preocupan por calidad, sino por funcionar

Fallas y decrecimiento. Las compañías de telecomunicaciones ya no se preocupan por servicio de calidad, sino simplemente por sostener el servicio. Sus capacidades se han reducido, producto del decrecimiento de la industria, que responde principalmente a la falta de divisas.

“Estamos trabajando solo para mantener el servicio continuo, sin hablar de calidad. Las compañías están trabajando con la uñas. No han recibido divisas oficiales, cuando es un sector que requiere capital intensivo; la inversión debe ser todo el tiempo”, expresó Patricia Valladares, presidenta de la Cámara de Empresas de Servicio de Telecomunicaciones (Casetel).

Sin inversión no se puede pensar en calidad de servicio, según Valladares. Insistió en que deben mejorarse las condiciones para que la industria crezca. “Tenemos nuestro diagnóstico. Conocemos nuestra infraestructura pero hace falta la inversión y confianza. Nuestras redes están funcionando por la inversión que hubo en algún momento”.

El problema de la falta de recursos se agrava con el vandalismo. Reponer los equipos representan un alto costo y los robos se hacen cada vez más frecuentes.

“Sustituir los equipos que nos roban es un reto; no tenemos el ingreso en divisas suficiente. No tenemos los repuestos de los equipos, debemos usarlos refaccionados, que no duran igual”, manifestó.

Valladares alertó que en ocasiones, además de robar los equipos, asaltan a la comisión técnica que repara las averías en los sitios. “Nos ocasionan fallas a propósito, para robarnos”.

Los cortes eléctricos es otro factor que amenaza el funcionamiento de las telecomunicaciones. Dañan los equipos y afecta la calidad del servicio, que cada vez se degrada más y no siempre se repone en las mismas condiciones.

“El suministro eléctrico cuando no es continuo, las altas y bajas afecta directamente a los equipos. El back up, plantas, baterías y aires acondicionados se ven afectados: se recalientan y no responden”.

Informó que hay lugares donde no se pueden prestar servicios, y zonas donde se han deshabilitado, como resultado de las fallas eléctricas y hurtos. “Zulia es uno de los estados más afectados, por el tema del suministro eléctrico. Las compañías hacen muchos esfuerzos de mantener la operatividad”.

Deserción constante y continua

La deserción de profesionales calificados afecta a la industria. Los técnicos formados en las universidades venezolanas no optan por desarrollarse en el campo laboral nacional y quienes poseen años de experiencia fácilmente emigran con ofertas de trabajo en el exterior.

“Sufrimos. La deserción es constante y continua. La fuga de talento es enorme, no se puede competir con bolívares ante un ingreso en divisas que les ofrecen afuera. Los países de la región se están nutriendo con nuestro personal más calificado”, expresó Valladares.

“Cierto personal técnico que a veces no puede ser sustituido fácilmente. No se sustituyen años de experiencia en dos días”, agregó. A pesar de que no manejan números, señaló que la situación es grave. Además, señaló que Conatel no emite datos desde 2017.

Continuarán las fallas

A los venezolanos cada vez se les imposibilita más comunicarse. No solo la telefonía gubernamental, en la última semana las empresas privadas de telefonía, Movistar y Digitel, sufrieron inconvenientes en sus servicios, la segunda de ellas por hurtos de fibra óptica. Según Valladares, las fallas se van a profundizar, mientras no se resuelvan las precariedades.

“Se van a incrementar las fallas. Si yo dependo de que haya suministro eléctrico y divisas, y no existen, más el bajo costo de las tarifas, no puedo garantizar que el servicio esté en buen nivel”, expresó Valladares.

El mayor crecimiento del país en esta área fue con la creación de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones en el año 2000. Tuvo un desarrollo sostenido durante alrededor de 10 años. Sin embargo, con la regularizaciones gubernamentales, la industria se estancó.

“Fue un momento para crear competencia y crecimiento. Pero cuando llegó el control de las tarifas, empezó la caída de la calidad del servicio. El usuario se termina conformando y no debe ser”, manifestó.

Valladares rechazó la normalización del problema. No es aceptable ninguna falla del servicio. “Cuando te falla internet ya es el colapso para esa persona. El colapso total es cuando el servicio que quieres disfrutar falla y no lo estás disfrutando”, dijo.

Lea más: 

Heberto Alvarado: En telecomunicaciones estamos en un rezago tecnológico de 10 años

Foto: Conatel 

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!