Maduro depende cada vez más de la represión y el clientelismo

Maduro depende cada vez más de la represión y el clientelismo, afirma Margarita López Maya

Lejos de fortalecerse, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro se ha debilitado al hacerse más dependiente de los militares y de mecanismos clientelares como el carnet de la patria, afirma la historiadora y doctora en ciencias sociales de la Universidad Central de Venezuela, Margarita López Maya.

La analista política atribuye la radicalización del Gobierno del presidente Nicolás Maduro al riesgo de implosión que existe dentro de las filas oficialistas y señala que las condiciones para generar un cambio político están dadas en Venezuela, pero “el eslabón político de la oposición está desarticulado, debilitado y fragmentado“.

“Lo que estamos viendo es una estampida del chavismo, la movilización de apoyo a (Nicolás) Maduro contra el magnicidio fue una cosa patética. Maduro está muy debilitado y aislado, está montado en el poder por los aparatos represivos del Estado y los mecanismos clientelares y eso es precisamente lo que lo hace bastante vulnerable (…) estamos viendo la descomposición de los apoyos de Maduro”, sentencia en entrevista concedida a Efecto Cocuyo.

El principal reto de las fuerzas opositoras es unificarse, recuperar la confianza de los ciudadanos y atraer a su lucha al chavismo disidente, apunta López Maya.

“El Frente Amplio Venezuela Libre tiene que relanzarse con reglas claras de convivencia entre los actores fundamentales para buscar un liderazgo colectivo (…) la oposición debe definir procedimientos transparentes en la toma de decisiones para evitar que unos actores prevalezcan sobre otros a punta de codazos”, señaló.

Advirtió que el cierre de las salidas constitucionales por parte del Gobierno nacional aumentan el peligro de que aparezcan grupos “desesperados” “que intenten salidas violentas”. “Hay que insistir en la conducción poítica democrática y pacífica que reúna la suficiente fuerza de la sociedad”, subraya.

En su opinión los mecanismos de represión y de control de la cúpula gobernante se intensificarán mientras la dirigencia opositora no depongan algunas de sus aspiraciones en favor del bien común.

“La sociedad tiene un estado de beligerancia muy fuerte, estamos viendo a los gremios y sindicatos articulándose entre ellos. Uno ve que la sociedad está buscando salidas para enfrentar un Gobierno que ha ejercido mucha violencia sobre la población. El hambre es una forma de violencia, la escasez y la represión también”, rechaza.

Terrorismo de Estado

La doctora en Ciencias Sociales de la UCV se refirió al encarcelamiento del diputado de la Asamblea Nacional Juan Requesens. “Este caso debe propiciar a la unidad de la oposición en repudio al terrorismo de Estado. La detención del diputado pudiera estar expresando la necesidad que tiene el Gobierno de Maduro de montarse sobre el puro miedo para poder controlar a la población y mantenerse en el poder”, manifestó.

Articulación de fuerzas internas y externas

Sobre el fallo que aprobó el llamado Tribunal Supremo de Justicia en el exilio que condena al presidente en ejercicio a 18 años de cárcel por incurrir en delitos de corrupción y ordena llenar el vacío del Poder Ejecutivo, López Maya concluyó:

No es practicable políticamente porque las correlaciones de fuerza en Venezuela no permite que una decisión de esas características pueda implementarse: no hay justicia, no hay árbitro, pero deja para la comunidad internacional un expediente que evidencia el carácter delincuencial del Gobierno (…) La Asamblea Nacional tiene que evaluar su accionar ante un Gobierno de fuerza y esto hace que la decisión sea incómoda de tomar. Los factores que están externos como Antonio Ledezma deben coordinar con la conducción política interna del país”.

Lea también:

Omar Barboza: Hay que evaluar fallo del TSJ porque nos jugamos la legitimidad de la AN

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!