El 10 de enero, la Asamblea Nacional y los artículos 233 y 333 de la Constitución - Efecto Cocuyo

El 10 de enero, la Asamblea Nacional y los artículos 233 y 333 de la Constitución

Dos artículos. En menos de 48 horas Nicolás Maduro jurará un nuevo mandato presidencial para el periodo constitucional 2019-2025. Tras los comicios presidenciales del 20 de mayo de 2018, el actual jefe de Estado resultó vencedor, según el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Sin embargo, estas elecciones fueron rechazas por países de la comunidad internacional e instituciones como la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea y los miembros del Grupo de Lima, más Estados Unidos y Canadá.

Internamente, la oposición no acudió al proceso electoral al considerar que las condiciones de desventaja, la inhabilitación de partidos políticos, de la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática y de sus principales líderes, dejaron el proceso sin garantías que permitieran unas elecciones justas, equilibradas y transparentes.

Su desconocimiento en el plano interno y externo ha dado pie para considerar que este segundo mandato de Maduro está viciado de legalidad. Los países del Grupo de Lima, a excepción de México, ratificaron el pasado viernes, 4 de enero, que no reconocerán su mandato y lo instaron a delegar el Poder Ejecutivo en la Asamblea Nacional, para que esta convoque a nuevas elecciones con plenas garantías y participación de todos los actores.

Los constitucionalistas venezolanos tienen posiciones divergentes sobre cómo considerar lo que ocurrirá a partir del 10 de enero, después de que Maduro jure como Presidente de la República ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Primero, porque la Asamblea Nacional anunció que no lo juramentará, y segundo porque según la tesis del Gobierno y del TSJ, el Parlamento venezolano está en desacato.

Los escenarios políticos y jurídicos planteados ante esta toma presidencial son: Usurpación del poder como señaló el nuevo presidente de la AN, Juan Guaidó; la ilegitimidad de origen de Maduro al ser elegido en un proceso viciado de nulidad; la vacante de la Presidencia o el vacío de poder.

Usurpación del cargo de Presidente

El constitucionalista Juan Manuel Rafalli considera que a partir del 10 de enero se producirá una usurpación del cargo de la Presidencia de la República por parte de Nicolás Maduro.

“Hubo una ruptura del orden constitucional y, en consecuencia, se producirá una usurpación de funciones cuando Nicolás Maduro se juramente el 10 de enero. Para ello el Parlamento activa el (artículo) 333 que ordena a cualquier ciudadano hacer lo conducente para que el orden constitucional sea restablecido”, explicó a la periodista Ibis León el pasado fin de semana.

En el portal Prodavinci escribió además que el escenario que se deriva del discurso de Juan Guaidó es el artículo 333 de la Constitución.

Coincide en que la figura de un consejo de transición sería una salida política ante la imposibilidad real de aplicar el artículo 233 de la Carta Magna, que establece que ante la falta de un Presidente electo, le corresponderá al Presidente de la Asamblea Nacional asumir el poder y convocar en los próximos 30 días unas elecciones.

En esta tónica, la ONG Provea señaló este martes, 8 de enero, mediante un comunicado, que Maduro usurpará el poder desde el 10 de enero, y basados en el artículo 138 de la Constitución, destacaron que “toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos”.

Provea ante el #10E: Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos

Hace 10 días los profesores de derecho constitucional de la Universidad Central de Venezuela también hablaron de la usurpación del cargo por parte de Nicolás Maduro. Pero incluso consideraron que esta no será desde el 10 de enero sino desde su primera elección en abril de 2013.

Vacante o falta absoluta

El constitucionalista Allan Brewer Carías manifestó que hablar de usurpación o ilegitimidad desde el 10 de enero no cambia el fondo de lo que ocurrirá con el Poder Ejecutivo venezolano.

“El 10-enero-2019 el país entero y la comunidad internacional constatará que no hay un presidente que haya sido electo legítimamente, y que a pueda ser juramentado constitucionalmente para ejercer la presidencia para el periodo constitucional 2019-2025″, afirmó en su Twitter.

Ante esto, señala que ocurrirá una falta absoluta en la Presidencia de la República, por lo que la opción a seguir es el artículo 233 de la Constitución:

“La AN debe considerar que, ante la falta absoluta de Presidente electo, el presidente de la AN debe encargarse de la Presidencia conforme al artículo 233, lo que debe ser apoyado por la FAN de la cual, a partir de ese momento, será su Comandante en Jefe”.

AN debe declarar “vacío de poder” antes de un Consejo de Transición, dicen constitucionalistas

Los profesores de derecho constitucional difieren en esto. En su comunicado, aunque llaman a la AN a liderar el proceso del rescate democrático en el país, los instan a designar un consejo consultivo.

Creen que lo debe presidir Juan Guaidó, como máxima figura del Parlamento, junto a los presidentes de las comisiones permanentes y los ciudadanos comprometidos con la restauración de la democracia.

Sería una figura similar a la que planteó el propio parlamentario durante su discurso de juramentación, en el que llamó a un Gobierno y consejo de transición.

Para los docentes, el consejo consultivo debería convocar a un referendo, basados en el artículo 71 de la Carta Magna, en el que se le pregunte a los venezolanos “pronunciarse sobre el ilegitimo e inconstitucional funcionamiento del cuerpo que pretende ser una Asamblea Nacional Constituyente, el cese de sus actividades y, en especial, el rechazo a todos los viciados actos que ha dictado”.

Ilegitimidad

El abogado especialista en derecho administrativo, José Ignacio Hernández, afirmó que no se debe perder el tiempo en hablar de usurpación o vacante de poder. Para él, se trata de algo más profundo.

“La crisis venezolana no puede solucionarse solo con la aplicación del art. 233 constitucional, pidiendo al Presidente de la AN que ‘asuma’ la Presidencia. Pues nuestro problema no es solo ausencia de Presidente electo: es ausencia de Constitución e incluso, de Estado”.

Como Rafalli, cree que la solución no es el artículo 233, sino el 333 de la Constitución:

“Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella.

En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.

Brewer Carías aclara que existe vacío de poder cuando el “poder está vacío, es decir, cuando nadie lo está ejerciendo. Por tanto, no puede haber vacío de poder cuando alguien está ejerciendo el poder, así sea ilegítimamente. En este caso, lo que habría es usurpación de autoridad”.

Provea dijo este 8 de enero que “con las decisiones tomadas a partir de diciembre de 2015, que afianzaron un Gobierno dictatorial y más excluyente, Nicolás Maduro perdió la legitimidad de desempeño en el ejercicio de sus facultades como Presidente de la República. A partir del 10 de enero de 2019 tampoco poseerá legitimidad de origen en lo que pretende ser un segundo período presidencial en funciones”.

Ante estas divergencias, lo que ocurrirá será tanto un problema jurídico por las interpretaciones que se dan, como uno político, ya que la AN debe elegir entre el artículo 233 y su Presidente asumir el Poder Ejecutivo, o el 333 en el que busquen restablecer la constitucionalidad pérdida en el país.

Entre la Constitución y la realidad

El diputado Juan Miguel Matheus este martes, 8 de enero, en la sesión del Parlamento, reconoció que la AN no está en capacidad de aplicar el artículo 233; es decir, no podrá asumir la Presidencia de la República, ni en 30 días convocar a elecciones libres.

“Maduro usurpa el poder en un trono de bayonetas (…) no se trata de colocar al Presidente de la AN en un trono ficticio por 30 días porque todos sabemos que en 30 días no se van a poder convocar elecciones libres“, expresó Matheus sobre este artículo constitucional.

Luego de su disertación, insistió en la figura del consejo de transición mediante la presentación de un proyecto dw Ley de Transición como una salida que les permita aplicar el 333. “El consejo de transición se articulará a la comunidad internacional, al pueblo de Venezuela y a todos los hombres y mujeres que de acuerdo al 333 quieran servir a la causa de la liberación”, añadió en la sesión donde se presentó una Ley de Transición.

Con información de Ibis León/ Foto: NTN 24

Lea también:

TSJ en el exilio insta a Asamblea a cubrir vacío presidencial

 

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!