Las medidas económicas y el factor Maduro - Efecto Cocuyo

Las medidas económicas y el factor Maduro

Factor Maduro
Piero Trepiccione

Politólogo con especialización en gerencia social. Actualmente es el coordinador general del Centro Gumilla en el Estado Lara. Profesor universitario de pre y postgrado. Analista político y de tendencias electorales. Columnista de opinión. Locutor y conductor de programas de radio.

El presidente Maduro ha hecho nuevos anuncios económicos en cadena nacional de radio y televisión el 29 de noviembre. El protagonista fundamental de la disertación presidencial repetido en varias oportunidades en los días previos y durante la cadena fue el ya famoso “factor de corrección”. Es la herramienta con la cual tanto Maduro como su equipo económico centran la fórmula del denominado “Plan de recuperación económica y prosperidad” presentado al país en agosto de este año.

Este factor consiste en realidad en una devaluación reiterada para tratar de equilibrar el ingreso con el paso acelerado de la hiperinflación que nos azota desde noviembre del 2017. Y no se diferencia en absolutamente en nada del esquema manejado en el pasado reciente cuyo fundamento se centraba en realizar ajustes salariales con una frecuencia casi bimensual tratando de perseguir el fenómeno inflacionario, pero justamente generando el efecto contrario.

En materia de precios acordados las similitudes son impresionantes. Se regula y desaparecen los productos más temprano que tarde generándose una distorsión económica que impulsa el denominado “bachaqueo” asociado a mafias. Nuevamente se regulan bajo el eufemismo de “precios acordados” un total de 29 productos y se intervienen 21 mataderos para trasladar la responsabilidad de las distorsiones económicas al sector privado de la economía. Adicional al “combo” se continúa con la práctica de la bonificación a través del carnet de la patria y las redes de misiones disparando el chorro de dinero inorgánico.

El ingrediente novedoso asociado a este “factor de corrección” es que el presidente ha dicho que su fórmula se ha originado a partir de asesorías recibidas por parte de comisiones de economistas provenientes de China, Rusia y algunos países latinoamericanos que le están dando soporte para tomar las decisiones más acertadas en materia económica para poder trascender el momento-cumbre actual que azota financieramente al Estado venezolano y toda su población. Sin embargo, en términos generales, es la misma fórmula que produce los mismos resultados.

Por tanto, la ecuación es simple. El factor de corrección en realidad debería denominarse el factor Maduro, y es una fórmula que contrario a lo que pregona, no busca producir cambios económicos sino mantener el control político a través del desorden fiscal, la creación dirigida de la hiperinflación, fortalecer las redes clientelares a partir de los subsidios del Estado y la diseminación del descontento generalizado de la población de cara a producir control institucional.

Anclado al error

El factor Maduro se ancla no al petro sino al modelo económico y las fórmulas que desde 1999 se han venido afianzando tanto en las prácticas de la gestión pública como en el entramado legal que se ha venido construyendo para soportarlo institucionalmente. Sus consecuencias la estamos padeciendo en lo político, económico y social. La gran interrogante que surge a partir de su implantación es ¿cuánto tiempo podrá perdurar?

Las consecuencias nefastas de la aplicación del factor Maduro se miden en los indicadores socioeconómicos que impactan la cotidianidad de la gente y en su descontento mayoritario. Su vulnerabilidad, más allá de lo aparente, lo convierte en blanco débil frente a la coyuntura feroz que sus principios han originado.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!