La revolución como venganza - Efecto Cocuyo

La revolución como venganza

Francisco Alfaro Pareja |@franciscojoseap

Analista político. Doctor en estudios de paz, conflictos y desarrollo. Investigador externo del Instituto de Desarrollo Social y Paz de la Universitat Jaume I.

El amor y la venganza son, sin lugar a dudas, dos de las pasiones que los seres humanos deciden activar en el desarrollo de sus potencialidades para la gestión de la complejidad. El amor, que da y construye y la venganza, que quita y carcome.

Todos recordaremos cómo en la campaña presidencial de 2006, Hugo Chávez enfatizó en un post publicitario que todo lo que había hecho por el país, era por amor. Sin embargo, pocos meses después, cuando la población rechazó democráticamente el proyecto revolucionario en el referéndum de 2007, Chávez se distanció de ese amor y calificó dicho triunfo, la de aquellos mismos que lo habían hecho presidente por segunda vez, como una “victoria de mierda”. A pesar de haber reconocido el resultado a regañadientes, Chávez no asumió las consecuencias de dicha derrota. A juzgar por sus acciones posteriores me pregunto: ¿Es amor dar quitando a los demás?; ¿revindicar a las voces oprimidas, pero exacerbando los odios?; ¿incluir excluyendo?; ¿negar los derechos del “otro” simplemente por pensar distinto?; ¿buscar permanecer en el poder negando la alternabilidad? e ¿imponer un modelo revolucionario a costa de la voluntad popular? Evidentemente, todo eso está muy lejos de ser amor.

Poco más de una década después, las palabras de Delcy Rodríguez con las que señala que: “La revolución bolivariana es nuestra venganza personal”, devela gran parte de lo que el proyecto del socialismo del siglo XXI ha significado para algunos de los personeros del gobierno: un ajuste de cuentas. Y llego a esta conclusión, porque de manera inmediata no se produjo una declaración de rectificación por parte de su interlocutora o una condena de parte del primer mandatario o sus ministros distanciándose de tan infame afirmación. Es decir, esta declaración, nada más y nada menos que de la vicepresidenta de la República, pareciera representar al menos al grupo (al nosotros) que hoy en día ejerce el poder.

La declaración de Rodríguez encierra al menos dos elementos que son importantes destacar. El primero es que, a pesar que en su momento los victimarios de Jorge Rodríguez padre, fueron sancionados penalmente y la familia de la víctima reparada de distinta manera, pareciera que faltó atender con mayor énfasis procesos personales a nivel emocional y psicológico los cuales, sin lugar a dudas, son cruciales ante este tipo de eventos traumáticos. La presencia de Jorge padre en la vida pública de los hermanos Rodríguez, ha pasado de ser una memoria necesaria por haber sido víctima (a pesar de haber sido también victimario en sus acciones de secuestro), a ser un símbolo del ejercicio de la política a través de la vendetta. Si llevamos esto a un ámbito macro, y sin ánimos de generalizar, pudieran ser cientos de venganzas personales las que mueven la rueda del proyecto revolucionario venezolano.

El segundo, es que ningún proyecto revolucionario, en sí mismo, surge del amor. Revolución, a diferencia de Evolución, implica movilizar energía para volver a un nuevo statu quo, dejar todo igual (o peor) aparentando un cambio que nunca llega. Según el DRAE, es un “giro o vuelta que da una pieza sobre su eje”. Ideológicamente, la revolución parte de una visión existencialista, de superioridad moral y de violencia estructural, en la que el contrario no es concebido como adversario, sino como enemigo a ser eliminado.

Esa supresión de la otredad, de las capacidades humanas para hacer las cosas de otra manera, para encontrarse en la imperfección, es quizá el rasgo más distintivo y terrible de las revoluciones, razón por la cual suelen enarbolar, inicialmente, una causa de reivindicación para terminar, develando, la bandera de la venganza. Es probable, que las declaraciones de Chávez en 2007 y Delcy hace pocos días, tenga que ver más con la ideologización que con el duelo y el dolor por razones del pasado. Lo más grave, es que ambos (sin ánimo de exculparlos) hayan pensado que lo que han hecho por venganza es efectivamente una reivindicación de ese sector al que denominan “nosotros”.

La pregunta que surge entonces es: ¿Y en dónde termina todo esto?; ¿qué esperar del ajuste de cuentas de los que tienen el poder y que están llamados a gobernar, no por la venganza sino por el bien común, en síntesis, por el amor?; ¿qué esperar de los que ven y miden la vida entre amigos y enemigos, entre buenos y malos, entre revolucionarios y pequeños burgueses, entre nosotros y ellos? De ahí la importancia de rescatar nuevamente, por una parte, los valores del liberalismo político contenidos en nuestra Constitución, de respeto a la racionalidad humana y la dignidad del otro, tal como lo hicimos, por ejemplo, a través del Tratado de Regularización de la Guerra en 1820. Por otra, pensar, diseñar e implementar, en un plazo perentorio, una política pública de justicia transicional o restaurativa, hasta ahora la mejor vía (aún en período de prueba) para transitar de la manera más integral hacia una regulación efectiva del conflicto.

Aunque parezca una frase cliché debemos pasar de la revolución por la venganza a la evolución por el amor al país.

Evolución, traducida en cambios que generen verdaderas transformaciones de fondo. Es preferible transmutar las heridas, perdonar y reconciliarnos como sociedad (cosa nada fácil) que seguir derruyendo para pretender, en algún momento hipotético, construir sobre las cenizas; romper el ciclo de las vendettas (viejas y nuevas) y abrirnos a una etapa de esclarecimiento de la verdad, reparación, reconocimiento, memoria y no repetición e iniciar un proceso de paz para la estabilidad y el futuro plural que será necesario desarrollar. Un país que es de todos, debemos reconstruirlo entre todos.

Mientras tanto, qué caro les está costando a los venezolanos, sobre todo a los más humildes, la venganza contra la Cuarta y qué caro puede salirle al país una potencial venganza contra la Quinta.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!