La estabilidad de Maduro dependerá de Estados Unidos

Javier Antonio Vivas Santana | @jvivassantana

Doctor en Educación. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar.

Si la abstención termina siendo el factor fundamental en favor de Maduro en la elección presidencial del próximo 20 de mayo, éste no tendrá posibilidad de generar una gobernabilidad mínima ante el país y menos en el plano geopolítico internacional.

Pero Maduro, sabe muy bien que su estabilidad siempre va a depender de tener una concertación aunque sea parcial con Estados Unidos en algunos temas. Por ello, si logra aunque sea un pírrico triunfo electoral, como efecto de la fragmentación opositora, sabe muy bien que esa oposición puede volverse muy fuerte en el corto plazo, no por acciones de la dirigencia, sino porque la crisis económica va a terminar por desbordar a la población ante una hiperinflación que no permitirá comprar absolutamente nada, incluidos aquellos que reciben remesas, en virtud de que el madurismo, sin medir las consecuencias, está terminando con destruir a la población que se beneficia de esos ingresos con la intervención de Banesco.

Asimismo, el hecho de que ahora Petróleos de Venezuela (Pdvsa), también esté siendo embargada como resultado de nefastas políticas gerenciales sobre la empresa, vemos como ha comenzado por desviar en ruta marítima a sus tanqueros para evitar que estos también sean embargados por otras petroleras y empresas que reclaman a la petrolera estatal sus respectivas indemnizaciones o deudas contraídas desde hace mucho tiempo, lo cual hace presumir que vienen más acciones legales contra lo que queda de la principal empresa del país.

Ante tal circunstancia, y motorizada por la crisis económica, Maduro no tendría soporte alguno para seguir gobernando porque el pueblo terminará por generar una inmensa e impredecible explosión social. En ese contexto, también hemos dicho que Diosdado Cabello estaría preparando un eventual golpe contra Maduro porque sería el más perjudicado con la pérdida del poder madurista, ya que Cabello, además de controlar el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), los puertos y aeropuertos, así como parte de la Fuerza Armada a través de la Aviación y la Armada, es quien controla operativamente el mal llamado Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

Maduro conoce perfectamente cada movimiento de Cabello. Esa fue la razón de la lucha interna que tuvieron por la ilegítima e ilegal “constituyente, y el hecho de que Cabello no haya llegado a la presidencia de tal estructura, terminó por absorber todos los olores que allí se condensan desde la cúpula de la bazofia política. O sea, Cabello a pesar de tener el control del Psuv, perdió por efecto de la propia conformación de cómo se eligieron tales “representantes”, la posibilidad de tomar el poder de facto a través del disfraz constitucional de la “constituyente”.

Maduro, si algo ha demostrado en el terreno político, es saber jugar sucio. En consecuencia, si sus posibilidades de gobernabilidad quedan limitadas al no poder controlar las cuentas de Pdvsa, y peor, que las exportaciones petroleras sean embargadas en aguas internacionales, tiene bajo la manga un as que puede significar sus paces con el imperialismo, pero a su vez, el quitarse de encima a su principal adversario dentro de sus propias filas, a quien “ha prometido” entregarle la presidencia de la República en 2025, es decir, Maduro si tiene que pactar con el “diablo” para lograr su estabilidad política y avanzar en la conformación de un nuevo gobierno, sabe que ello tiene un precio, y ese precio sería la entrega de Diosdado Cabello a los Estados Unidos.

Si algo está por verse en el transcurrir de los días será hasta dónde la fidelidad ideológica y de “hijos de Chávez” logra mantenerse por preservar el poder. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores

 

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!