Pdvsa se salva del default por al menos cinco meses más, afirman economistas

El compromiso de pagar los bonos ha puesto a Pdvsa a sudar la gota gorda. La propuesta de canjear los bonos que vencen en 2017 por un valor de 7.100 millones de dólares representó para la estatal ser rebajada a la calificación de “default selectivo” por parte de Standard & Poor’s, una de las principales calificadoras de riesgo. Sin embargo, pese al anuncio de la firma, economistas aseguraron que la petrolera está a salvo del default por al menos otro cinco meses más.

“Es difícil que ocurra este año. Ciertamente la situación de Pdvsa no es la mejor, está comprometida; pero con el canje se ahorró aproximadamente 850 millones de dólares. Eso puede ayudarle a pagar las deudas de 2016″, explicó Luis Oliveros, economista especializado en el área de petróleo.

Indicó que a partir de este momento, la estatal debe pagar alrededor de 700 millones de dólares de la deuda en los últimos dos meses que quedan de año, cifra menos llamativa que los 11 mil millones de dólares que tuvo que cancelar este 2016.

“Para enero y febrero de 2017, Pdvsa y la República no tienen pagos fuertes en el cronograma. Entre marzo y abril deberán cancelar unos 2 mil millones de dólares porque vence uno de los bonos de 2017. Ese es el primer obstáculo al que se tendrá que enfrentar, por lo menos hasta octubre y noviembre del año que viene”, afirmó.

Por su parte La economista y docente Sary Levy coincide en que la situación de la empresa petrolera es sumamente crítica. “No ha logrado obtener un respiro lo suficientemente amplio como para que el mercado considere que se encuentra en una situación estable. El mercado aún no confía en esos documentos a pesar de la importante rentabilidad que se ofrece”, dijo.

bonos-pdvsa

 

Los riesgos

Los tenedores de bono no son los únicos que ven un gran riesgo en la operación. Pdvsa también al comprometerse en la situación en la que se encuentra actualmente. No cancelar el pago de los bonos significa que sus envíos petroleros pudiesen ser embargados, al igual que activos en el exterior, como Citgo.

Oliveros apuntó que incluso cargamentos de comida o medicinas para importar al país podrían ser embargados si los tenedores de bono los consideran entre los activos de la empresa. También podrían bloquear las cuentas de la empresa si incurre en el incumplimiento del pago.

“Yo creo que en el Gobierno hay pleno conocimiento de los riesgos“, aseguró Oliveros, “su prioridad es pagar y recortar los gastos“.

Mientras, Pdvsa deberá renunciar a otros compromisos que tenía con el país para no incumplir con quienes adquirieron los bonos. “El Gobierno está esperando que el precio del petróleo se recupere. El déficit de divisas en el país rondaría unos 11 mil millones de dólares. Es importante ver cómo lo financia, si disminuyendo gastos, quemando más activos o canjeando oro. Ya las opciones se limitan porque han quemado bastante cartuchos”, dijo.

Lo delicado de la situación de Pdvsa recae en que, para Levy, la empresa era la única fuente de divisas que se le dejó al país. La especialista aseguró que podría mejorar el panorama y reactivase si se separa de las actividades públicas que ha asumido y retorna a las productivas, como la extracción petrolera y su posterior comercialización. Indicó que también está la posibilidad de asociarse con capital privado.

“El problema es que la empresa no va a poder cumplir con sus compromisos si tiene que cumplir con el país”, dijo la economista. “Al final, toda compañía que se dedica al gasto y no a la producción quiebra”.