Fiscalizaciones de la Sundde bajaron “de golpe” precios en supermercados de Caracas

La reedición del “Dakazo“, pero en Año Nuevo. Las fiscalizaciones “sorpresa” que realizó la Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) en varios supermercados de Caracas este viernes 5 de enero, donde ordenó bajar drásticamente los precios de la mercancía, recordaron la orden presidencial de noviembre de 2013, cuando Nicolás Maduro pidió “que no quede nada en los anaqueles” de la cadena de tiendas de tecnología y línea blanca Daka.

Desde el mediodía, las redes sociales comenzaron a llenarse de fotos y videos sobre lo que en principio se consideraron “intentos de saqueo” por la agitación que causaron los compradores al acudir masivamente a varios establecimientos en distintos sectores de la capital, donde la mayoría cargaba con los productos “rebajados” que apenas les cabían en los brazos para pagar en las cajas.

A través de la cuenta oficial de Twitter, la Sundde anunciaba las “visitas” de “supervisión” que realizaba a sucursales de Central Madeirense -en Bello Monte-, Plan Suárez de La Urbina y Plaza’s de Terrazas del Ávila en Caracas, así como a la de Unicasa en Charallave, estado Miranda.

Por la misma red social, circularon videos de consumidores que no ocultaban su ansiedad para “aprovechar” los descuentos obligados y tomaban cuantos productos podían de los anaqueles, pues todos los artículos y alimentos habían entrado en las “rebajas” ordenadas por el organismo fiscalizador.

Pero el furor de la gente por comprarbarato” en los supermercados no acabó al caer la noche, pues pasadas las 9:00 pm se reportaban largas colas de personas dentro y fuera de estos establecimientos, quienes no se retirarían hasta llevarse todo lo que pudieran a “precios del 2017“.

En declaraciones ofrecidas al diario El Mundo Economía y Negocios, publicadas cerca de las 10:30 pm, el superintendente William Contreras confirmó que se ordenó ajustar los precios a los registrados durante la última revisión de la Sundde -el 15 de diciembre- y que fue por remarcaje de precios que se implementaron las medidas en 214 establecimientos, los cuales pertenecen a 26 distintas cadenas de supermercados en el país.

“Comprobamos que en las grandes cadenas estaban remarcando precios sin ninguna justificación, pues lo estaban haciendo con los productos que ya tenían en inventario, no son productos nuevos”, expresó al medio y añadió que en los próximos días continuarán las fiscalizaciones en otros 352 comercios independientes en todo el país.