Siete razones por las que Venezuela se considera un Estado mafioso, según InSight Crime - Efecto Cocuyo

SUCESOS · 18 MAYO, 2018 18:19

Siete razones por las que Venezuela se considera un Estado mafioso, según InSight Crime

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

Ver más de

Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El crimen organizado penetró las instituciones del Estado. Una investigación realizada por el medio internacional InSight Crime siguió la pista a los gobernantes de Venezuela durante tres años y pudo determinar cómo el país tiene un “Estado mafioso”.

La plataforma de periodistas y expertos en crimen organizado en América Latina pudo sintetizar en siete aspectos los hallazgos de su investigación, publicada en un compilado de ocho capítulos:

1. Penetración del crimen organizado en altos niveles de las instituciones del Estado

“Hemos encontrado a 123 funcionarios que creemos están involucrados en actividades criminales”, indicó InSight Crime.

La Vicepresidencia, el Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia
y Seguimiento de la Gestión de Gobierno, el Ministerio del Poder Popular para la Defensa, el Ministerio del Poder Popular de Agricultura Urbana, el Ministerio del
Poder Popular para la Educación, el Ministerio del Poder Popular para el Servicio
Penitenciario, el Ministerio de Estado para el Comercio Exterior e Inversión
Internacional, el Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica, la Guardia
Nacional Bolivariana, la Fuerza Armada Bolivariana, el Servicio Bolivariano de
Inteligencia Nacional (Sebin) y Petróleos de Venezuela (Pdvsa) son algunos de los entes del Estado  donde trabajan personas involucradas en actividades criminales, según la investigación.

“Con tantos actores estatales con intereses en la actividad criminal, bien sea que se trate del contrabando de combustible, la venta de alimentos y medicinas en el mercado negro, o el tráfico de cocaína, es suficiente para considerar a Venezuela como un Estado mafioso”, determinó.

2. Evidencia de cleptocracia

“¿Cómo es que un país que se asienta sobre una de las mayores reservas de petróleo
del mundo después del Medio Oriente cae en la quiebra? Debido a unos niveles
asombrosos de incompetencia, corrupción y cleptocracia”, se lee en el documento del medio.

InSight Crime reseña que una investigación llevada a cabo por un Comité del Congreso calcula que la cifra llega a US$70 mil millones; pero un exministro ha afirmado que la cifra se acerca más bien a  US$300 mil millones.

También mencionaron que Venezuela ocupa el puesto 166 de los 176 países
incluidos en el Índice de Percepción de Corrupción, elaborado por Transparencia
Internacional.

“Si nadie sabe cuánto gana el Estado ni cómo lo gasta, no hay tampoco
rendición de cuentas y, por lo tanto, los funcionarios que controlan los presupuestos pueden fácilmente desviar fondos hacia sus bolsillos o los de sus amigos. Esta cleptocracia ha sido sin duda uno de los principales factores que ha llevado a
Venezuela al borde del colapso económico y a la quiebra”, analizaron.

Los controles que el Gobierno venezolano estableció sobre los precios y la moneda
desde febrero de 2003 fueron uno de los principales activadores de la corrupción y
la cleptocracia durante el Gobierno de Hugo Chávez. Y esto continúa actualmente,
aunque a una escala mucho menor porque los recursos han mermado.

Las tasas de cambio diferenciales fueron creadas con la premisa de evitar la fuga de capitales a raíz de las huelgas generalizadas que habían conducido al golpe de Estado en 2002. Inmediatamente dieron lugar a “perversos incentivos”, según Carlos Miguel Álvarez, analista del centro de estudios venezolano Ecoanalítica.

Empresas sin escrúpulos y funcionarios corruptos podían comprar dólares “baratos” a la tarifa oficial y venderlos por muchos más bolívares en el mercado negro. Además, los importadores “inflaron agresivamente el valor de los bienes introducidos al país, con el fin de obtener dólares estadounidenses a bajísimas tasas de cambio. A veces,
incluso falsificaban los cargamentos y no importaban absolutamente nada”, según
una investigación del New York Times citada por InSight Crime.

Actualmente, el sistema cambiario se utiliza para mantener la lealtad de ciertos
sectores clave, que tienen acceso privilegiado a los dólares estadounidenses,
lo que les permite obtener enormes ganancias. Hoy en día, dice el informe, el principal
beneficiario es el Ejército, que controla la importación y distribución de
alimentos y medicinas y se beneficia criminalmente de este monopolio.

3. Delegación de poderes estatales a actores irregulares e ilegales

“Tras el golpe militar de 2002 que derrocó a Hugo Chávez durante 48 horas, el
presidente hizo cambios claves en las palancas del poder para asegurarse de que
no volvería a ser derrocado. Una de las medidas que adoptó consistió en delegar
funciones del Estado a elementos irregulares e incluso criminales. Además, las
fuerzas de seguridad perdieron el monopolio sobre las armas. En su lugar, ha habido
una proliferación de armas y municiones en manos criminales, bien sea a propósito
o mediante la corrupción”, apunta InSight Crime.

Uno de estos grupos son los colectivos, grupos irregulares, generalmente armados, que ejercen control sobre muchos barrios, principalmente en Caracas. La investigación recuerda que históricamente los colectivos  han disfrutado de la aprobación del Gobierno y por lo tanto de cierto grado de legitimidad, pero, en última instancia, no rinden cuentas ante nadie.

Estos grupos ejercen “vigilancia policial” en sus áreas de influencia y algunos incluso proveen un sistema de justicia paralelo.

Además, afirman que ha habido una serie de políticas gubernamentales que han beneficiado directamente al crimen organizado. Uno de ellos comenzó en 2013, cuando el Gobierno empezó a implementar lo que se conoce como su política de “zonas de paz”. Esta política, dirigida por José Vicente Rangel Ávalos,  alcalde del municipio de Sucre en Caracas, pretendía generar inversión social en áreas de alta criminalidad y negociar con las comunidades locales con el fin de reducir el crimen. Lo que realmente ocurrió fue que Rangel Ávalos se juntó con los líderes de las megabandas, según la investigación.

La política de las zonas de paz, que nunca fue reconocida oficialmente por el Gobierno,
ya no continúa vigente, pero las zonas en las que se ejerció siguen siendo algunas de
las áreas con mayores índices de criminalidad.

Las investigaciones adelantadas por InSight Crime indican que hay entre 12 y 16
megabandas, algunas con más de 300 miembros, actualmente en operación en
Venezuela, principalmente en los estados de Miranda, Guárico, Carabobo, Aragua,
Zulia, Bolívar, Táchira y en la capital, Caracas.

5. Altos índices de violencia por parte de actores estatales y no estatales

“Aunque no se cuenta con estadísticas oficiales sobre homicidios, los datos más realistas
los tiene el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV). Este situó a Venezuela en
89 homicidios por 100.000 habitantes durante 2017, lo que convierte a este país en
el más peligroso de Latinoamérica, una región con las tasas de homicidios más altas
del mundo. Caracas se sitúa como una de las ciudades más peligrosas del planeta,
con una tasa de homicidios de 130 por 100.000 habitantes”, se lee en el informe.

InSight Crimen precisó que además de las 26.616 muertes violentas que ocurrieron en 2017, se debe tomar en cuenta que de ese total hubo 5.535 personas que murieron  por la acción de los órganos de seguridad.

El medio explicó que estos operativos se han caracterizado por los altos números
de ejecuciones y por acusaciones de operar bajo la premisa de “disparar primero
y preguntar después”.

“Estas tasas de homicidios pueden atribuirse sin lugar a dudas al Gobierno.
Cuando Chávez asumió el poder en 1999, las tasas de homicidio rondaban los
25 por 100.000 habitantes, y se contaron menos de 6.000 muertes violentas
a finales de 1999, según el OVV. A partir de 1999, los homicidios comenzaron
a incrementar y han aumentado de manera constante de año en año”, asegura InSight Crimen.

6. Exportación de la criminalidad

InSight Crimen explica que Venezuela se convirtió en un país exportador de criminalidad. Una de las razones es que “venezolanos hambrientos y sin dinero, muchos de ellos con poca educación o habilidades en demanda, se han visto obligados a salir del país buscando formas de sobrevivir. Ellos son presa fácil del crimen organizado, bien sea como víctimas o como reclutas”.

La investigación muestra las redes de la mafia colombiana y grupos insurgentes que han reclutado a venezolanos, así como la red de mujeres de Venezuela que trabajan en servicios sexuales. También encontraron que en República Dominicana hay una creciente gama de actividades criminales en las que connacionales participan.

7. Acusaciones internacionales generalizadas de conducta criminal

InSight Crimen expuso en su investigación que otro indicador de un Estado mafioso es cuando un número suficiente de actores internacionales cuestionan la legitimidad de un Estado, no solo por sus credenciales democráticas, sino también por su actividad criminal.

“No es sorprendente que Estados Unidos haya liderado la condena al Gobierno
venezolano. En una de las declaraciones más recientes, Nikki Haley, embajadora
estadounidense ante las Naciones Unidas, señaló que los venezolanos de a pie eran
“las víctimas renuentes de un narcoestado criminal.

“El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha acusado a la administración
de Maduro de usar “bandas criminales para poder ejercer un mayor control de la
sociedad, del pueblo, una asociación macabra, bandas criminales con fuerzas del
orden para controlar a la población”.

Las Naciones Unidas han recibido denuncias de “cientos de ejecuciones extrajudiciales
en los últimos años, tanto durante las protestas como en operativos de seguridad”, declaró el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos,
Zeid Ra’ad al-Hussein.

Panamá incluyó a 54 figuras del Gobierno venezolano, incluido el presidente Maduro,
en una lista de personas en “alto riesgo” de incurrir en lavado de dinero o financiación
del terrorismo.

“La Unión Europea impuso sanciones a siete altos funcionarios del Gobierno,
incluyendo al ministro del Interior Néstor Reverol, al presidente de la Corte Suprema
Maikel Moreno, al jefe de inteligencia Gustavo González López y al segundo al
mando del partido socialista en el poder, Diosdado Cabello. Ahora tienen los activos
congelados y vetos de viaje.

“Incluso Suiza, que no es conocida por su política exterior agresiva, anunció sanciones
contra Venezuela, declarándose “seriamente preocupada por las reiteradas violaciones
a las libertades individuales en Venezuela, donde el principio de la separación de
poderes está gravemente mermado y el proceso a la vista de las próximas elecciones
carece seriamente de legitimidad”.

Lea también:

Cuatro diferencias clave entre un crimen de lesa humanidad y violación de DDHH

AI pide a la Asamblea crear ley contra genocidio y crímenes de lesa humanidad