"Recibió su merecido": afirmación de Motta Domínguez promueve la muerte como sanción - Efecto Cocuyo

SUCESOS · 19 ENERO, 2019 15:44

“Recibió su merecido”: afirmación de Motta Domínguez promueve la muerte como sanción

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

Ver más de

Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Todos coinciden. Un criminólogo, un antropólogo, un psicólogo y una abogada coinciden en el análisis: Luis Motta Domínguez, ministro para Energía Eléctrica, respalda y promueve la muerte como sanción en Venezuela. El pasado 17 de enero, el alto funcionario dijo que un hombre que murió durante un enfrentamiento entre la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en la Planta Centro del estado Carabobo, “recibió su merecido por intentar sabotear las instalaciones eléctricas”.

“Este es precisamente el discurso oficial. No es una declaración que se presenta de manera aislada o que no se corresponde con una manera de comunicar. Sino que precisamente es el discurso oficial que se encarga de justificar la violencia policial“, indicó el psicólogo y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), Joel Guzmán.

Su colega docente y antropólogo, Javier Mijares, recordó que la pena de muerte en Venezuela nunca ha sido aceptada como ley. Sin embargo, cree que los señalamientos del ministro Motta Domínguez apuntan a una paralegalización de la muerte como un castigo penal.

Advierte que esta lógica permite extrapolar la afirmación oficial a “si el acto de saboteo merece la muerte, pues bueno de aquí en adelante cualquier hecho pudiera ser punible  con la muerte”.

Judicialización

La denuncia de que en Venezuela existe una pena de muerte disfrazada en la “resistencia a la autoridad” data desde hace más de 20 años. En el periodo de Nicolás Maduro como presidente destacan las violaciones del derecho a la vida cometidas en el marco de la Operación Liberación y Protección al Pueblo (OLP). Más recientemente está en tela de juicio los homicidios que registran las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes), división de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

“Aquí se aplica la pena de muerte aún cuando no está prevista en nuestro ordenamiento legal. Los delitos deben ser juzgados bajo el Código Orgánico Procesal Penal y el Código Penal Venezolano”, explicó la abogada Jackeline Sandoval.

En estos documentos legales se contemplan los tipos penales con sus atenuantes o agravantes. En este caso, el Código Penal establece penas de hasta ocho años por ejecutar robos a mano armada. Pero, el término que Motta Domínguez usa para los hechos relacionados con el sistema eléctrico es el “sabotaje“. Esto no es un tipo penal establecido en la legislación.

Por otro lado, la aseveración del ministro es meritoria de una investigación contra el funcionario. Luis Izquiel, abogado y criminólogo, indicó que desde el punto de vista del Derecho Penal, los familiares pudieran pensar en una acción por injuria contra el decoro o memoria de un fallecido. También pudiera incluir en esa denuncia el delito de incitación al odio.

“Pero más allá de lo jurídico esto habla de un discurso impropio de alguien que ejerza un cargo público. Son afirmaciones contrarias a los valores que deben imperar en una sociedad”, afirmó.

Borrar la historia humana

En el contacto telefónico, Motta Domínguez informó sobre la muerte de un hombre. No dio nombre, aunque lamentó su muerte porque “era un ser humano”.

Para el psicólogo Guzmán esto responde a una intención de desdibujar la humanidad del fallecido y así justificar la violencia policial.

“Esto permite esconder que todo contenido personal y biográfico, quede opaca. Se le quita al sujeto su cualidad de ciudadano. Si no tiene nombre, no tiene una historia  y pierde la posibilidad de que la sociedad genere empatía”, manifestó.

A la falta de una identidad se le suma otra afirmación de Motta Domínguez. El fallecido y los seis detenidos (que sí identificó) eran aliados del imperio. “El punto aquí es que el funcionario del Estado establece las condiciones que son necesarias para considerar una persona “asesinable”, si es posible usar ese término. Ya no es una persona que está hurtando el cable sino que es un enemigo del Estado”, indicó.

Consecuencias sociales

Guzmán expuso que este tipo de discursos exacerbarán el miedo en la sociedad, debido a que abren la puerta para que cualquier persona sea una víctima potencial de las medidas de mano dura en materia de seguridad.

Motta Domínguez: Hombre que murió en instalación eléctrica “recibió su merecido”