Allegados a joven desaparecida en el Zulia sospechan secuestro para "trata de personas" - Efecto Cocuyo

SUCESOS · 16 MARZO, 2018 13:52

Allegados a joven desaparecida en el Zulia sospechan secuestro para “trata de personas”

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

María Gracia Reyes, de 18 años, desapareció el primero de marzo. La voz de personas cercanas a esta joven, tiembla al revelar los detalles sobre su presunto captor: “un hombre árabe de unos 53 o 54 años”, “un taxista del centro de Maracaibo (Estado Zulia)”.

Como “el árabe”, ha sido identificado el presunto secuestrador en la prensa. Sin embargo, sus familiares y amigos, cansados de acudir a los cuerpos policiales y sin recibir una respuesta clara de qué se está haciendo para buscar a María Gracia, decidieron contar lo que saben del sujeto, cuyo paradero es desconocido hasta el momento.

“Sabíamos su dirección, pero él ya no está ahí, eso era alquilado. El Cicpc (Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas) fue hasta allá y no lo encontraron, pero sabemos que su nombre es Salino Diab, y lo que hemos investigado nos lleva a la conclusión que esa gente es parte de una mafia de trata de blancas (personas)”, aseguró una persona muy cercana María Gracia, que prefirió que su nombre no fuese revelado por temor a represalias.

Diversas versiones han circulado en la prensa regional. En algunas de ellas se sostiene que la joven leyó un cartel en la universidad en el que buscaban una mujer para trabajar como guía turística a cambio de un buen salario, “pero esa no es la verdad”, destacó el allegado.

A mediados de septiembre de 2017, explica el testigo, al salir de La Universidad del Zulia (LUZ), donde actualmente estudia cuarto semestre de Artes Plásticas, Maria Gracia visitó a su hermano Raúl Reyes y a su padre Rubén, en una venta de jugos que tenían en el Centro. Allí conoció al árabe, que era un cliente frecuente. “Hablaba perfecto español y decía ser sirio”.

“No es que era amigo de Raúl, sino que él iba para allá algunas veces en su taxi, un Century (marca Chevrolet), dorado, cuatro puertas, placas XNE408, año 90 o 91”, detalló el denunciante.

Raúl es uno de los dos hermanos que vive en un poblado del sur de Maracaibo con María (la menor de ocho). En el hogar también conviven con su padre Rúben Reyes y su madre Judith Sanjuan, quien actualmente se recupera de una cirugía por un cáncer en la vejiga.

El taxista, explican, le ofreció a la joven Maria Gracia pagarle a cambio ayudarlo con su hijo, que supuestamente no conocía la ciudad ni dominaba el Castellano.

“El árabe tenía un hijo, de unos 19 años, que supuestamente no conocía aquí (Maracaibo), ni hablaba bien Castellano, y ella iba a servir como una guía y tenía que encargarse de llevar al muchacho a conocer la ciudad. Ese era el trabajo que ella tenía, pero solo trabajó un día y no quiso ir más”, sostuvo.

María relató uno de sus familiares que no se sintió cómoda porque además de que el joven hablaba perfecto Castellano, le escuchó decir “él no quería una muchacha que fuera a limpiar ni a cocinar. Que lo que quería era una novia, y ella escuchó eso y por eso se alejó”.

Desaparición

El hombre siguió escribiéndole a la joven mensajes telefónicos y el pasado primero de marzo, la contactó. “Cuando ella estaba en la universidad, el árabe la llamó para verse en el centro de la ciudad, porque quería que conociera supuestamente a una hija que había llegado de viaje, y él quería que mi María la conociera. Así fue como se la llevó, con esa mentira”, explicó.

La última persona que la vio fue su amigo Alex Rincón, compañero de clases, a quien tras almorzar juntos en la universidad, cerca de las 2:00pm, María le habría pedido que la acompañara para conocer los detalles del supuesto nuevo trabajo que le ofrecía el sujeto de origen árabe.

Sin embargo, personas cercanas a ambos sostienen que Rincón le dijo que no podría acompañarla, por lo que ella se marchó sola, con su mochila fucsia, unos jeans azules y una chaqueta también de jeans.

De acuerdo con declaraciones ofrecidas por el decano de la Facultad Experimental de Arte de LUZ, Hugo Barboza, “los estudiantes, quienes la vieron por última vez en la universidad, han sido llamados por los detectives para que narren detalles acerca de alguna actitud, frase o referencia que ella haya mencionado para ampliar el contexto de búsqueda”.

Investigación

De allí en adelante no se ha sabido más de la joven. Familiares, amigos y profesores han recibido llamadas en las que les aseguran haberla visto.

Sin embargo, sostiene que el Cicpc ha desestimado varias de estas denuncias, “ellos dicen que puede ser mentira, y simplemente no van, algunas veces me pregunto si habrá funcionarios implicados en esa mafia de trata de blancas y por eso no hacen nada”.

Una de sus profesoras de primer y segundo semestre, Morelis Gonzalo, la describió como una joven estudiosa y aseguró que sus compañeros están muy angustiados por su vida, e incluso algunos presuntamente lograron rastrear el teléfono de la joven, el cual sostienen, fue vendido.

Por su parte, el Consejo Universitario (CU) de la Universidad del Zulia, último lugar en el que María fue vista, solo ha publicado un breve texto en su cuenta Twitter en el que expresan que el CU acordó por unanimidad solicitar a los cuerpos de seguridad del Estado que se aboquen en la búsqueda de la estudiante.

Desde entonces, publican en la mencionada red social algunos días, su foto recordando que está desaparecida y para este viernes convocaron una misa para orar por su vida.

Esta desaparición se registra a tres años del emblemático caso de Grecia Colmenares, también de 18 años, quien fue vista por última vez el 7 de junio de 2014.

De acuerdo con diversas versiones policiales, se cree que Colmenares fue víctima de una red de proxenetas. Sin embargo, hasta la fecha no hay rastro alguno de ella, y nadie ha sido detenido por este caso.

Reportaje especial de Magda Gibelli, Zulia