Red flags: las señales de alerta que no deben ser ignoradas

SOLAZ · 8 OCTUBRE, 2021 06:05

Ver más de

Verónica De Sousa A.


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En las relaciones interpersonales, las actitudes y comportamientos suelen buscar una manera de coexistir; cuando alguno de ellos se manifiesta como una señal de alerta que genera preocupación se está en presencia de una red flag.

Para rechazar comportamientos homófobos, racistas, machistas o poco éticos, esta bandera roja se utiliza para etiquetar cualquier tipo de actitud que debería tomarse como una advertencia de la personalidad de una persona; familiares, amigos o un recién conocido, puedan izarla por todo lo alto.

En distintas situaciones de la cotidianidad, las señales de alerta roja significan una razón para detenerse; la luz del semáforo, las cintas rojas para impedir el paso a ciertos lugares o, por ejemplo, en las carreras de carros para indicar que las condiciones climáticas no son las ideales para continuar.

Entre seres sociales pueden nacer amistades memorables o catastróficas experiencias que se hacen notar por estas banderas rojas; palabras como precaución, advertencia y prohibición están relacionadas a este concepto que ha tomado popularidad en los últimos años.

El famoso canal de YouTube, con tres millones y medio de suscriptores, Casually Explained -explicado casualmente en español- define a las red flag como: “pequeñas cosas que notas en el comportamiento de otra persona que pueden ser un síntoma de un problema mayor”; el video destaca que una bandera roja puede no solo ser lo que una persona hace, sino también lo que no hace.

“En las relaciones, las banderas rojas son señales de que una persona probablemente no puede tener una relación sentimental sana y que intentarlo sería emocionalmente peligroso” explica el psicólogo clínico, especializado en relaciones, doctor Wendy Walsh al portal web Very Well Mind.

Las relaciones de pareja y las banderas rojas

Los tipos de banderas rojas van desde inconsistencias tribales (gustos y preferencias), hasta factores decisivos que no suelen ser negociables (como pueden ser las creencias o patrones de comportamientos); algunas pueden ser evidentes y otras pueden hacerse notar después un tiempo de relación.

La psicoanalista y psicóloga Ruth Hernández explica que estas situaciones, cosas, decisiones, circunstancias o acciones que ‘encienden nuestras alarmas’ no deben ser ignoradas o aceptadas; “tienen que ver con tus deseos, valores, principios y metas”, dice Hernández.

En las relaciones de pareja, las banderas rojas pueden ser muchas de acuerdo a la experiencia de la psicóloga. Dependiendo de las características de la pareja y de los deseos de sus partes, las red flags pueden variar desde la decisión de tener hijos o no, hasta algún tipo de adicción o problema psicológico.

A continuación, una lista de algunas de las señales de alerta -a las que se les debe prestar atención según la especialista- más comunes en una relación de pareja:

  • Permitir o no que la pareja trabaje (usualmente la mujer).
  • Decisiones en relación al lugar donde van a vivir.
  • Observar elementos de violencia o maltrato, bien sea físico o psicológico, durante la relación.
  • Problemas desatendidos de adicción o enfermedades psicológicas.
  • Indicadores o episodios de infidelidad.
  • Recibir críticas constantes o escuchar críticas de sus ex parejas.

Descubrir mentiras relevantes en los inicios de la relación e intentos de control excesivo de la vestimenta, los amigos o las redes sociales, también forman parte de las actitudes consideradas como red flags.

¿Qué hacer al identificar una red flag?

Cuando un aspecto innegociable aparece en la relación -a sus inicios o una vez ya consolidada- y se manifiesta como una bandera roja, el psicólogo Rafael San Román, de la app ifeel, recomienda no dejarlo pasar y abordarlo asertivamente; esto dependerá de qué tan extrema es la situación, de acuerdo a una nota de ABC Bienestar.

Para la psicóloga, Ruth Hernández, miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis “si empezamos una relación esperando a que el otro o la otra cambie algo que no quiera cambiar, o que cambiaria por amor y no por deseo real de hacerlo, estaríamos destinados al fracaso”.

Hernández afirma que a pesar de los esfuerzos por explicarle a la otra persona por qué su comportamiento resulta inquietante, ‘difícilmente’ corregiría su actitud.

“Más que comunicarse o no, se debe observar qué tanto se trata de una posición rígida de la otra persona al respecto” explica Hernández diciendo que, por ejemplo, alguien puede no querer hijos en un determinado momento, pero más adelante sí; “es importante conversarlo antes de avanzar”.

En caso de identificar una red flag (señales de alerta) en nosotros mismos o en un ser querido, lo más recomendable es buscar ayuda con un profesional y revisar nuestro sistema de creencias, principios y valores, recomienda Hernández.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también:

SOLAZ · 18 OCTUBRE, 2020 03:00

Listerine, sexo oral e intimidad