La llegada de la dinastía Mestre a las Olimpiadas de Tokio 2020

SOLAZ · 6 AGOSTO, 2021 06:30

Ver más de

Verónica De Sousa A.


¿Cómo valoras esta información?

14
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Piscinas, brazadas, entradas y vueltas, atraen medallas, competencias y triunfos cuando se es nadador y se entrena por llegar a unas olimpiadas.

Alberto Jr. y Alfonso Mestre, son la octava pareja de hermanos venezolanos en asistir a una cita olímpica, pero los primeros nadadores hijos de una leyenda deportiva en hacerlo.  El 27 de julio en el Centro Acuático de Tokio, nadaron juntos y honraron el legado de su padre.

Haciendo su debut en los juegos olímpicos de Moscú 1980, con apenas 15 años, Alberto Mestre se consagró como uno de los mejores nadadores venezolanos de la historia; en los juegos de Los Ángeles 1984, volvió a nadar la final olímpica y a repetir una posición entre los diez mejores.

El caraqueño triunfó en los años de la Venezuela “saudita” y compartió piscinas con otra leyenda de la natación venezolana, Rafael Vidal; ambos fueron capaces de lanzarse al agua para poner a Venezuela en el medallero mundial. 

Finalizando su carrera como el mejor nadador en los 100, 200 y 400 metros libres de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Ponce 1982 y La Habana 1986, el apellido Mestre tan solo estaba iniciando su historia en la piscina; el campeón nacional, suramericano, centroamericano y finalista olímpico, es padre de Alberto Jr. y Alfonso Mestre, hermanos de 22 y 19 años, respectivamente, que continúan con la dinastía familiar.

Para Alberto Jr. el apellido Mestre es igual a natación y natación venezolana es igual a Mestre; también ha confesado que cuando era joven sentía mayor presión por estar bajo la sombra de su padre, “ya esa presión se ha convertido en motivación”.

“La natación me ha dado muchas amistades pero ninguna como la que he creado con mi padre. Gracias Barranquilla! Siempre feliz de representar a mi país, bandera y familia”. Alberto Jr. a través de su cuenta de Instagram (alberto__mestre)

Alberto Jr. dijo en una entrevista con la periodista deportiva Milena Gimón que, a diferencia de su hermano, cuando era más joven no era “ninguna estrella” en la piscina. “Mi hermano iba a los nacionales y ganaba de todo, mientras yo era uno más”.

El nadador cuenta que al mudarse a Puerto Rico se distanció un poco de las piscinas -a pesar de que seguía entrenando-, pero no fue hasta los 15 años que se dio cuenta de que la meta de representar a Venezuela internacionalmente, era posible.

Actualmente es el campeón de los Juegos Bolivarianos de Santa Marta 2017 y de los Juegos Suramericanos de Cochabamba 2018, medallista en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 2018, finalista en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y campeón en el Sudamericano de Natación 2021.

Alberto Mestre y Adriana Vivas son los padres de estos hermanos criollos, residenciados en Puerto Rico -el núcleo familiar, mientras ellos estudian en Estados Unidos-, que representan dos de las promesas de la natación venezolana.

“Es un honor, mi papá es un nadador muy conocido en Venezuela; desde pequeño he querido ser como él” dijo Alfonso, quien también es el atleta más joven de la delegación venezolana en Tokio, en una entrevista para el portal web Todos Ahora.

Foncho, como le dicen de cariño, afirma que desde pequeño la natación ha sido su pasión. Durante su estadía en High School The Hill, fue seleccionado cuatro veces para el All American -un término utilizado para referirse a los mejores deportistas amateurs de un equipo- destacándose en natación y en el equipo de waterpolo.

“Alfonso es un modelo a seguir para sus compañeros; es un atleta de división uno” dijo Amy Agnew, entrenadora principal de natación de The Hill.

Según reseña el portal web del Correo del Orinoco, el menor de la dinastía “tuvo un despegue meteórico entre 2019 y 2021; hoy por hoy posee los récords nacionales en los 400 (3:46.16) y 800 metros libres, prueba en la que logró la marca A (07:54.31) para Tokio mientras nadaba los 1.500m (7:50.81) en una toma de tiempo en el Centroamericano Cccan de Puerto Rico el pasado 24 de junio”; estas marcas fueron las que le permitieron nadar en ambas pruebas en el Centro Acuático de Tokio.

Alfonso es el atleta más joven de la delegación de los 43 venezolanos presentes en los Juegos Olímpicos Tokio 2020

El legado Mestre

Alberto Jr., quien heredó la pasión por la velocidad como su padre, es estudiante de Economía -próximo a graduarse- de la Universidad de Stanford; y Alfonso está cursando el tercer año de finanzas en la Universidad de Florida, mientras que se dedica a las pruebas de fondo, como los 400 y 800 metros.

Los hermanos Mestre compitieron la ultima semana de julio en Tokio; el mayor de la dinastía, Alberto Jr., llego de cuarto en su serie de los 100m libres con un tiempo de 49.44, lo que lo ubica en el puesto 33 de la clasificación general.

Mientras que logró llegar a la semifinal A de los 50 metros libres, con un tiempo de 22.22; perdiendo el chance de pasar a la final. El tritón caraqueño logro clasificar en esta semifinal con un tiempo de 21.96 segundos, convirtiéndose así en el primer venezolano en bajar el cronometro de los 22 segundos.

En el caso de Alfonso, con un tiempo de 3:47.17 batió el récord nacional de los 400 metros libre, pero no le alcanzo para clasificar a la final de la prueba en el Centro Acuático de Tokio.

Los hermanos Mestre han admitido públicamente sentirse motivados por la carrera de su padre; además de que pretenden seguir rompiendo los récords de su progenitor y establecer los suyos propios.

“Él quería que fuese todo, menos nadador porque hay muchos sacrificios en la natación” dijo Alberto Jr. a Gimón en su podcast Fuera de foco; para los nadadores, su familia y sus entrenadores han sido fundamentales para que ellos se convirtieran en los atletas que han logrado ser.

“Mi lema en la vida es ‘si lo vas a hacer, hazlo al 100%’. Si vas a nadar y vas a sacrificarte, trata de ser el mejor nadador que tú puedas. En nuestra casa somos muy competitivos, y las cosas se tienen que hacer al 100%. Eso no quiere decir que haya que ganar todas las competencias, pueden llegar últimos, pero si dan su 100%, yo estoy feliz, satisfecho y orgulloso” declaro Alberto padre a SUMA Deportes.