Distanciamiento por COVID dispara la venta de juguetes sexuales en el mundo

SOLAZ · 16 ABRIL, 2021 06:30

Ver más de

Deutsche Welle


¿Cómo valoras esta información?

24
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
5
QUÉ CHIMBO

 El distanciamiento social por la pandemia de COVID disparó las ventas de juguetes sexuales, integrándose con naturalidad en la vida íntima de solteros y parejas.

París, Sídney, Berlín, Tokio… Millones de personas compraron al menos un «sex-toy» desde el inicio de la epidemia del COVID-19, según marcas consultadas por la AFP.

Sofía*, soltera de 29 años, se decidió por primera vez a adquirir uno con el confinamiento de marzo de 2020 en Francia, pese a sus «prejuicios» y «barreras psicológicas».

«Cambié el chip», recuerda esta joven. «Supe que era el buen momento, que entrábamos en un periodo loco en el que iba a cortar todo vínculo social y amoroso. Ahora pienso que comprar un vibrador es algo normal».

«¡Fue nuestra inversión del año!», afirma por su parte Ariane*, que vive en pareja. Como Sofía, esta joven de 33 años «no habría comprado un ‘sex-toy’ si no hubiese habido el COVID». Pero las ganas de «nuevos hallazgos» vencieron su reticencia.

 Alemania vibra

El grupo berlinés Wow, que comercializa siete marcas, registró un año excepcional, especialmente gracias a su popular «Womanizer», un estimulador del clítoris, cuyas ventas se triplicaron en el último año, hasta alcanzar más de 4 millones de unidades desde su lanzamiento.

Lo mismo sucede con la marca del mismo grupo «We Vibe», que comercializa «sex-toys» conectados para las parejas. Sus ventas se dispararon un 40 por ciento en un año.

El mercado europeo de la marca sueca LELO creció 10 por ciento pese al cierre de sus tiendas, según su responsable en Francia, Quentin Bentz.

En el mercado de juguetes sexuales hay artículos para todas las preferencias. (archivo)

Para Christophe Manceau, director de la división de medios del gabinete Kantar, autor en 2018 de un informe sobre el mercado del sexo, estas cifras se explican sobre todo por «la invasión del porno en la sociedad» en los últimos años.

Según su estudio, el mercado del sexo está evaluado en 50.000 millones de dólares, de los cuales la mitad equivaldría solo al de los ‘sex-toys’.

«La sociedad occidental entró en la era de la trivialización del bienestar sexual. Ahora comprar un ‘sex-toy’ ya no es tabú, al contrario», analiza.

 Democracia sexual

«Los ‘sex-toys’ se democratizaron por completo», confirma la historiadora de sexualidades Virginie Girod. «Desde hace varios años ya no se percibe como algo de lo que hay que avergonzarse, sino como un objeto lúdico y trivial».

Una «democratización» debida sobre todo al hecho de que ya es posible hablar abiertamente del placer femenino, gracias a la movilización tanto del público como de famosas.

Es el caso de la cantante británica Lily Allen, imagen de una marca de juguetes sexuales femeninos, y de la actriz Emma Watson, que promociona un sitio que ensalza la masturbación femenina.

Paralelamente, las empresas empezaron a repensar estos objetos: adiós a las formas fálicas y poco ergonómicas.

Ahora el «sex-toy» puede ser de colores, conectado, casi como un objeto de decoración, como el de la flamante marca Biird, que también sirve como lámpara de mesa de noche.

El objetivo comercial es claro: atraer a un público de «primocompradores».

Patrick Pruvot, fundador de varios ‘sex-shops’ en Francia, corrobora que en los últimos meses vendió sobre todo a nuevos clientes: mujeres y hombres, de entre 20 y 60 años.