Moderna, Pfizer y Sputnik V: Así va la carrera por la vacuna del COVID-19 - Efecto Cocuyo

CORONAVIRUS · 18 NOVIEMBRE, 2020 08:30

Moderna, Pfizer y Sputnik V: Así va la carrera por la vacuna del COVID-19

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

21
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Diez vacunas continúan a la cabeza de la carrera para combatir el COVID-19, sin embargo, en las últimas semanas la corrida se ha enfocado en cuál inmunización es más efectiva y ofrece más ventajas de almacenamiento y transporte.

Según el monitor de vacunas contra el COVID-19 del Instituto Milken, hasta el pasado lunes se cuentan 234 inmunizaciones en progreso, de las cuales 40 se encuentran en fase de pruebas clínicas (es decir, están siendo aplicadas a humanos) y diez ya están en fase 3, la etapa previa a las revisiones echas por las autoridades de los países antes de su lanzamiento al público. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) contabiliza 190 candidatas y 40 en periodo de prueba en humanos.

Hasta este martes, 17 de noviembre, Pfizer y BioNTech, Moderna y el Centro Gamaleya habían anunciado los porcentajes de efectividad de las vacunas que desarrollan. Pero, ¿qué diferencia a una inmunización de la otra? A continuación, te contamos.

Pfizer y BioNTech (BNT162b2)

El pasado 9 de noviembre, la farmacéutica estadounidense Pfizer y la firma alemana BioNTech reportaron que los estudios de su vacuna muestran una eficacia superior al 90% después de la segunda dosis. Sin embargo, advirtieron que la eficacia puede variar en tanto el estudio avanza.

Su fase 3 de ensayos inició el mismo día en que empezaron los de Moderna, el 27 de julio. Participaron 43.538 personas y hasta el 8 de noviembre, 38.955 habían recibido la segunda dosis de la vacuna.

Esta inmunización se hizo con una tecnología innovadora: ARN mensajero (ARNm). A diferencia de las vacunas convencionales que inyectan virus inactivados que preparan al sistema inmune para combatir el virus, las vacunas de ARN mensajero usan parte del material genético del virus. De esta forma llevan la receta molecular (es decir, unas “instrucciones”) para que las células fabriquen una proteína viral que el sistema inmune pueda reconocer.

Una de las desventajas de esta inmunización, según dijo la OPS, es que la vacuna debe almacenarse a -70 °C, por tanto ningún país tiene capacidad para cubrir las necesidades de almacenamiento y mantenimiento de la cadena de frio. Puede guardarse hasta cinco días en una temperatura de entre 2 °C y 8 °C. De igual forma, el mayor problema se encuentra en los almacenes centrales y en el transporte.

Centro Gamaleya (Sputnik V)

Dos días después de que Pfizer anunciara el porcentaje de eficacia de su vacuna, el Centro Gamaleya (Rusia) publicó el suyo. Según la Institución, su inmunización ha probado ser eficaz en el 92% de los casos. La cifra se extrae de los primeros análisis de datos provisionales durante la tercera fase de los ensayos y los resultados se obtuvieron 21 días después de recibir la primera dosis. La investigación contó con más de 16.000 voluntarios.

Rusia aseguró que los datos serán publicados por los investigadores del Centro Gamaleya en una de las principales revistas médicas tras una evaluación independiente de expertos epidemiólogos.

La Sputnik V, como se le llama a la vacuna, usa una tecnología llamada vector viral no replicante o vector adenoviral. El portal oficial de la vacuna explica que los vectores son vehículos que pueden introducir material genético de otros virus en una célula. Detallan que el gen del adenovirus, el causante de la infección, se sustrae y en su lugar se inserta un gen con el código de la proteína de otro virus. Según el Instituto Milken, no se han producido inmunizaciones de este tipo antes.

Eleanor Riley, profesora de la Universidad de Edimburgo, dijo a BBC Mundo que le preocupa que los datos se publicaran demasiado pronto. “No es una competencia. Necesitamos que todas las pruebas se lleven a cabo con los más altos estándares posibles”.

Moderna (mRNA-1273)

El pasado lunes, la compañía farmacéutica Moderna anunció el porcentaje de efectividad de su vacuna (94,5%) y que cumple los criterios para su comercialización. Para lograr esto, se reclutaron más de 30.000 participantes en Estados Unidos, quienes recibieron dos dosis inyectadas con 28 días de diferencia.

A la fecha, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) revisa los datos de la vacuna. El análisis se basa en resultados preliminares de estudios no clínicos y ensayos clínicos iniciales en adultos. Si con los datos clínicos se confirma la efectividad, la EMA hará una evaluación final para decidir si la vacuna es suficientemente segura para autorizar su uso en territorio europeo. En Estados Unidos, Moderna tiene la intención de solicitar una Autorización de Uso de Emergencia (EUA, por sus siglas en inglés).

La inmunización se elaboró a partir de ARN mensajero (al igual que Pfizer y BioNTech), un código genético que le da instrucciones a las células sobre cómo producir proteínas, es decir, los anticuerpos necesarios para combatir el virus.

La vacuna tiene una ventaja importante sobre la que ofrece Pfizer: las condiciones de almacenamiento. Según reseñó el diario El Mundo de España, Moderna espera que la inmunización sea estable en temperaturas de 2 °C a 8 °C por 30 días y se pueda almacenar hasta seis meses en -20 °C.