Cólera en Haití: 3 claves sobre su resurgimiento y riesgo en la región

SALUD · 29 OCTUBRE, 2022 10:32

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por OPS

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Tras más de tres años sin casos de cólera en Haití, cuando el país caribeño esperaba ser declarado como un territorio libre de la enfermedad, las autoridades reportaron casos nuevos en Puerto Príncipe, su capital, la primera semana de octubre, y ya suman más de 2.000 casos sospechosos.

El cólera, explica la Organización Panamericana de la Salud (OPS), es una infección diarreica aguda causada por la ingesta de alimentos o de agua contaminados con una bacteria llamada Vibrio cholerae. Si no se trata oportunamente, puede derivar en una deshidratación severa y la muerte.

Su período de incubación varía entre pocas horas y cinco días. La bacteria produce una toxina que causa una diarrea abundante, indolora y acuosa que puede derivar rápidamente en una deshidratación grave y en la muerte en cuestión de horas si no se trata oportunamente.

La mayor parte de los pacientes también presentan vómitos y hasta el 80% de los casos puede tratarse satisfactoriamente con sales de rehidratación oral.

Riesgo muy alto en Haití

Según la actualización epidemiológica de la OPS del 25 de octubre, Haití notificó 2.243 casos sospechosos (1.415 casos sospechosos internados), incluidos 219 casos confirmados y 55 muertes hasta esa fecha.

Para el 28 de octubre, según el tablero informativo de la OPS, había 2.619 casos sospechosos, 267 casos de cólera confirmados y 70 muertes en Haití. El grupo de edad más afectado es el de 1 a 4 años seguido del de 5 a 9 años.

Antes del brote actual, Haití ya registró más de 820.000 casos y 10.000 muertes entre 2010 y 2019.

¿Pero por qué es compleja la situación actual? Haití se mantiene bajo emergencia humanitaria, enfrentando crisis vinculadas con la violencia de las pandillas, los disturbios sociales y la inseguridad, y tiene una alta vulnerabilidad a los peligros naturales.

Según explica la OPS, la falta de combustible, el control de bandas violentas en ciertas comunidades y el limitado acceso a agua potable en Haití han tenido un impacto en la dinámica de resurgimiento del cólera, en la gravedad de la enfermedad y en la evaluación de la situación epidemiológica, por lo cual el riesgo en Haití se considera muy alto.

Además, ante la inseguridad y la violencia, los pacientes y el personal sanitario tienen dificultades para acceder a hospitales y servicios de salud.

Para organizaciones como Médicos Sin Fronteras, existe un riesgo de catástrofe sanitaria en Puerto Príncipe debido a la crisis, la falta de combustible, la violencia y la reaparición del cólera, reseñó la agencia Efe.

«El cólera ha llegado en medio de graves disturbios sociales y políticos», señaló por su parte la directora de la OPS, Carissa Etienne, el pasado 12 de octubre, situación que a su juicio «complica los esfuerzos para proporcionar asistencia humanitaria y responder al brote».

Sin embargo, la OPS anunció que está colaborando con las autoridades nacionales y socios internacionales para apoyar la respuesta en el país. 

Riesgo global y regional

En cualquier parte del mundo pueden registrarse brotes esporádicos de cólera, principalmente donde el abastecimiento de agua, el saneamiento, la inocuidad de los alimentos y la higiene sean insuficientes.

Aunque el riesgo global es bajo de acuerdo con una evaluación de la OPS, ya se reportó un caso importado de cólera en República Dominicana el 20 de octubre: una mujer haitiana de 32 años.

Desde 2010 en América se han reportado casos confirmados de cólera predominantemente en Haití, seguido de República Dominicana, Cuba y México. También se han notificado casos importados esporádicos en otros países.

Aunque la mayoría de los países ahora tienen más capacidad para detectar y controlar los brotes de cólera, la Organización Panamericana de la Salud alerta que las emergencias en la región han sobrecargado y debilitado las capacidades, por lo cual considera que el riesgo para la región es moderado.

La respuesta al cólera

El mundo espera reducir las muertes por cólera en un 90% y eliminar el cólera en 20 países para 2030. La hoja de ruta se centra en la detección precoz y la respuesta rápida para contener los brotes, un enfoque multisectorial para prevenir la recurrencia del cólera y, por último, en la coordinación local y global, pero este objetivo se ve en riesgo con la presencia del cólera en más de 20 países.

En el caso de Haití, diversos factores pueden retrasar la llegada de suministros, incluidas dosis de las vacunas orales contra el cólera, cuya existencia es insuficiente para vacunar a todas las poblaciones en riesgo en Haití, según la evaluación de la OPS.

En medio de la situación de brote, llaman a intensificar la vigilancia y la confirmación por laboratorio, al igual que evaluar la pertinencia de establecer centros específicos de tratamiento del cólera en las poblaciones afectadas.

La organización ha llamado a los Estados Miembros a continuar con sus esfuerzos para fortalecer y mantener la vigilancia del cólera para detectar precozmente los casos sospechosos, proporcionar el tratamiento adecuado y prevenir su propagación.

En aquellos países donde no hay casos, llaman a monitorear las tendencias de enfermedad diarreica aguda, principalmente en adultos, y la investigación y notificación de todo caso sospechoso, además de la confirmación por laboratorio de todos los casos sospechosos.

«La medida más sostenible para proteger a las poblaciones del cólera y otras enfermedades diarreicas epidémicas transmitidas por el agua sigue siendo el mejoramiento del abastecimiento de agua y el saneamiento», destacó la OPS.

SALUD · 29 NOVIEMBRE, 2022

Cólera en Haití: 3 claves sobre su resurgimiento y riesgo en la región

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett
Foto por OPS

Tras más de tres años sin casos de cólera en Haití, cuando el país caribeño esperaba ser declarado como un territorio libre de la enfermedad, las autoridades reportaron casos nuevos en Puerto Príncipe, su capital, la primera semana de octubre, y ya suman más de 2.000 casos sospechosos.

El cólera, explica la Organización Panamericana de la Salud (OPS), es una infección diarreica aguda causada por la ingesta de alimentos o de agua contaminados con una bacteria llamada Vibrio cholerae. Si no se trata oportunamente, puede derivar en una deshidratación severa y la muerte.

Su período de incubación varía entre pocas horas y cinco días. La bacteria produce una toxina que causa una diarrea abundante, indolora y acuosa que puede derivar rápidamente en una deshidratación grave y en la muerte en cuestión de horas si no se trata oportunamente.

La mayor parte de los pacientes también presentan vómitos y hasta el 80% de los casos puede tratarse satisfactoriamente con sales de rehidratación oral.

Riesgo muy alto en Haití

Según la actualización epidemiológica de la OPS del 25 de octubre, Haití notificó 2.243 casos sospechosos (1.415 casos sospechosos internados), incluidos 219 casos confirmados y 55 muertes hasta esa fecha.

Para el 28 de octubre, según el tablero informativo de la OPS, había 2.619 casos sospechosos, 267 casos de cólera confirmados y 70 muertes en Haití. El grupo de edad más afectado es el de 1 a 4 años seguido del de 5 a 9 años.

Antes del brote actual, Haití ya registró más de 820.000 casos y 10.000 muertes entre 2010 y 2019.

¿Pero por qué es compleja la situación actual? Haití se mantiene bajo emergencia humanitaria, enfrentando crisis vinculadas con la violencia de las pandillas, los disturbios sociales y la inseguridad, y tiene una alta vulnerabilidad a los peligros naturales.

Según explica la OPS, la falta de combustible, el control de bandas violentas en ciertas comunidades y el limitado acceso a agua potable en Haití han tenido un impacto en la dinámica de resurgimiento del cólera, en la gravedad de la enfermedad y en la evaluación de la situación epidemiológica, por lo cual el riesgo en Haití se considera muy alto.

Además, ante la inseguridad y la violencia, los pacientes y el personal sanitario tienen dificultades para acceder a hospitales y servicios de salud.

Para organizaciones como Médicos Sin Fronteras, existe un riesgo de catástrofe sanitaria en Puerto Príncipe debido a la crisis, la falta de combustible, la violencia y la reaparición del cólera, reseñó la agencia Efe.

«El cólera ha llegado en medio de graves disturbios sociales y políticos», señaló por su parte la directora de la OPS, Carissa Etienne, el pasado 12 de octubre, situación que a su juicio «complica los esfuerzos para proporcionar asistencia humanitaria y responder al brote».

Sin embargo, la OPS anunció que está colaborando con las autoridades nacionales y socios internacionales para apoyar la respuesta en el país. 

Riesgo global y regional

En cualquier parte del mundo pueden registrarse brotes esporádicos de cólera, principalmente donde el abastecimiento de agua, el saneamiento, la inocuidad de los alimentos y la higiene sean insuficientes.

Aunque el riesgo global es bajo de acuerdo con una evaluación de la OPS, ya se reportó un caso importado de cólera en República Dominicana el 20 de octubre: una mujer haitiana de 32 años.

Desde 2010 en América se han reportado casos confirmados de cólera predominantemente en Haití, seguido de República Dominicana, Cuba y México. También se han notificado casos importados esporádicos en otros países.

Aunque la mayoría de los países ahora tienen más capacidad para detectar y controlar los brotes de cólera, la Organización Panamericana de la Salud alerta que las emergencias en la región han sobrecargado y debilitado las capacidades, por lo cual considera que el riesgo para la región es moderado.

La respuesta al cólera

El mundo espera reducir las muertes por cólera en un 90% y eliminar el cólera en 20 países para 2030. La hoja de ruta se centra en la detección precoz y la respuesta rápida para contener los brotes, un enfoque multisectorial para prevenir la recurrencia del cólera y, por último, en la coordinación local y global, pero este objetivo se ve en riesgo con la presencia del cólera en más de 20 países.

En el caso de Haití, diversos factores pueden retrasar la llegada de suministros, incluidas dosis de las vacunas orales contra el cólera, cuya existencia es insuficiente para vacunar a todas las poblaciones en riesgo en Haití, según la evaluación de la OPS.

En medio de la situación de brote, llaman a intensificar la vigilancia y la confirmación por laboratorio, al igual que evaluar la pertinencia de establecer centros específicos de tratamiento del cólera en las poblaciones afectadas.

La organización ha llamado a los Estados Miembros a continuar con sus esfuerzos para fortalecer y mantener la vigilancia del cólera para detectar precozmente los casos sospechosos, proporcionar el tratamiento adecuado y prevenir su propagación.

En aquellos países donde no hay casos, llaman a monitorear las tendencias de enfermedad diarreica aguda, principalmente en adultos, y la investigación y notificación de todo caso sospechoso, además de la confirmación por laboratorio de todos los casos sospechosos.

«La medida más sostenible para proteger a las poblaciones del cólera y otras enfermedades diarreicas epidémicas transmitidas por el agua sigue siendo el mejoramiento del abastecimiento de agua y el saneamiento», destacó la OPS.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO