Cáncer de mama en Venezuela: cada vez es mayor el riesgo de morir sin tratamiento - Efecto Cocuyo

SALUD · 19 OCTUBRE, 2018 23:50

Cáncer de mama en Venezuela: cada vez es mayor el riesgo de morir sin tratamiento

Texto por Cristofer García | @cristofueg

Ver más de

Cristofer García | @cristofueg

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

«Me movieron el piso». Esta es la expresión de algunas mujeres que han padecido de cáncer de mama, y es lo que sienten cuando reciben el diagnóstico. La palabra cáncer les aterra y Venezuela no es el país más idóneo para padecerlo. La falta de medicamentos y el limitado acceso a los tratamientos, por la emergencia humanitaria compleja, se suma al peso que las pacientes ya llevan encima.

“Hay una lectura épica sobre el asunto de la salud, que le resta propiedad a las circunstancias en las que la estamos viviendo en Venezuela. Ya el cáncer es una horrorosidad, para tener que vivirlo además en este terreno premoderno al que nos llevó el chavismo”, expresó la escritora Naky Soto.

Mes rosa. Este viernes, 19 de octubre, se celebra el Día Mundial de la lucha contra el cáncer de mama, con el fin generar conciencia y promover el acceso a los controles para esta enfermedad. Sin embargo, Venezuela va en retroceso en la forma de tratar esta patología.

Solamente en 2017 enfermaron por cáncer de mama alrededor de 4 mil 700 mujeres en Venezuela, según la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV). Sin embargo, desde 2012 el Ministerio de Salud no ofrece cifras oficiales.

El año pasado también la SAV registró 2.300 muertes por este tipo de cáncer, que corresponde a seis fallecimientos a diario. Esta es la principal causa de muerte oncológica de la mujer venezolana. En total fueron 26 mil 500 decesos por los diferentes tipos de cáncer en este lapso.

Naky donó cabello para esta causa en tres oportunidades, pero nunca se imaginó estar del otro lado de la acera. Para ella todo comenzó en febrero, mientras se realizaba un autochequeo y sintió un nódulo en una de sus mamas. Los médicos y exámenes posteriores diagnosticaron la existencia de células cancerígenas.

El diagnóstico definitivo fue en mayo: cáncer de mama. En agosto fue la cirugía para extraer las lesiones. Ya no hay cáncer en sus mamas; sin embargo debe realizarse cuatro ciclos de quimioterapias para que la enfermedad no reincida. “Ha sido un rally conseguir los medicamentos”, comentó Soto.

Son al menos 11 fármacos los que requiere, entre los de alto costo necesarios para los tratamiento oncológicos y las medicinas complementarias. Debería empezar los ciclos en la sexta semana (a partir del 15 de octubre) después de la cirugía, pero hasta ahora no consigue los medicamentos oncológicos.

“Vivir el cáncer de mama en Venezuela, es entender por qué mueren tantas personas por esta causa en el país. Los costos asociados son rotundamente altos”, comentó. Dispone de un par de semanas aún para cumplir con el tratamiento debidamente, pero asegura que es una situación ardua para quienes enfrentan el cáncer en el país.

“Tuvimos que llamar a 17 clínicas para encontrar un tomógrafo encendido, porque muchas clínicas lo tienen, pero como no tiene cómo mantenerlo, los apagan, para no perder los equipos costosos”, dijo.

Cono Gumina, presidente de la SAV, califica como “muerte prematura” lo que padecen estos pacientes oncológicos en el país. “Cuando el paciente se comienza a tratar, se opera y después no consigue el tratamiento. Si tienen una esperanza de vida, se mueren antes”, expresó. Aunque señaló la imposibilidad de calcular la escasez de estos fármacos en el país, indicó que el abastecimiento en crítico.

«Nadie te prepara para el dolor»

El dolor ha sido una de las consecuencias con la que más le toca lidiar, después de la operación. Naky lo describe como la fuerza de dos patas de elefantes presionando su pecho. Esto es debido a la masa que fue retirada de sus senos. Al principio era una dolencia llevadera con medicamentos, pero sin las dosis, se ha incrementado.

“Del dolor físico no habla nadie, solo narran con romanticismo. ‘Qué bueno que ya lo superé’, el lacito rosado y la vida sigue. Advertir sobre el dolor podría ayudar a algunas otras pacientes a entender que es un proceso rudo”, expresó.

Su percepción de la enfermedad cambió cuando llegó al dolor. Por ello, recomienda a las otras pacientes no callarlo; al contrario, crear un canal de comunicación. Señaló que hacen falta más preparación previa sobre las dolencias del proceso.

“En la mayoría de los idiomas no existen palabras suficientes para describir el dolor físico. A todo lo emotivo le sobran verbos, pero al hablar del dolor físico hay muy pocos términos”, expresó. “Nadie te prepara para el dolor, porque nadie espera vivirlo”, añadió.

Durante este proceso ha intentado buscar refugio para distraer su propio miedo con la escritura y la lectura. Pero las afectaciones musculares postoperatorias limitan sus actividades. Le impacienta no poder trabajar. Aunque ha contado con el apoyo de su familia y se muestra entusiasta, a veces también colapsa. “Hay días en los que provoca solamente llorar”.

Naky Soto alienta las pacientes a no callar el dolor

“Hemos retrocedido 50 años”

La inoperatividad hospitalaria, el elevado costo de las clínicas y la falta de campañas hacen que cada día los diagnósticos sean más tardíos. Según Mercedes Hidalgo, coordinadora de educación de la ONG SenosAyuda, en el país se diagnostican entre 17 y 19 mujeres con la enfermedad diariamente, de los cuales alrededor de 15 diagnósticos son tardíos.

“Hemos retrocedido 40 o 50 años atrás, cuando no existían los tratamientos y el desarrollo de los medicamentos. Involucionamos porque no tenemos acceso a ellos”, expresó Hidalgo. Señaló que en los países en desarrollo ha disminuido la mortalidad por cáncer de mama en 30%, por la evolución de los tratamientos.

Hidalgo al igual que las principales directivas de esta institución, es sobreviviente de cáncer de mama. Fue diagnosticada en el año 2000, con un tumor de siete centímetros, por lo cual tuvo que pasar por un tratamiento radical: seis ciclos de quimioterapia, 32 sesiones de radioterapia, cirugía y reconstrucción. “Le dije al médico: vamos a darle, a ver si estoy en ese grupo”, expresó, respecto a las posibilidades de cura que tenía.

Para el momento le indicaron que poseía cuatro años de «sobrevida». Sin embargo, 18 años después de superar la enfermedad, le desalienta que las mujeres que hoy en día padecen esta patología se les imposibilite el acceso a la salud. Forma parte de la organización desde su fundación en 2006. Se encarga de llevar las charlas y mensajes, con la importancia de la detección temprana.

Mercedes Hidalgo insistió en la importancia de la educación para los diagnósticos tempranos

A Nancy Cardozo la impactó la noticia. La gerente general de Senos Ayuda, fue diagnosticada en 1999. Una lesión menor a dos centímetros, que notó al realizarse una mamografía. “Me voy a morir (pensó). Lo primero que uno piensa en que uno se va a morir. Ahora se que no es así, pero así lo sentí”, dijo.

Requirió una cirugía conservadora de la mama, radioterapia y quimioterapia, que cubrió su seguro. Desde cuando fue atendida hasta ahora las opciones para las mujeres con esta afectación se han reducido.

“La mujeres en 2018 cuando son diagnosticadas, las pólizas no cubren los costos de cirugía y mucho menos los tratamientos posteriores. Los medicamentos requeridos para las quimioterapias desde 2017 no se consiguen en el país”, expresó.

Señaló que producto de lo complicado que es conseguir los medicamentos y los centros para asistirse, los tratamientos se prorrogan y la enfermedad evoluciona. “El tumor va a seguir creciendo y lo que era un cirugía sencilla, se complica”, manifestó Cardozo, quien lleva ocho trabajando en esta organización.

Manifestó que el riesgo de muerte para los pacientes son mayores en esta época, con la escasez de medicamentos. “Súmale todo el estrés: ‘pasé por todo esto y el cáncer puede reaparecer porque no tengo el medicamento‘”, expresó. Agregó que “con el cáncer pasa como con la gripe, cuando aparece es más fuerte”.

Cardozo: Los medicamentos requeridos para las quimioterapias desde 2017 no se consiguen en el país

“De manos atadas”

Desesperación, tristeza, frustración, impotencia y rabia. Son las palabras con las que Bolivia Bocaranda, presidenta de Senos Ayuda, describe el sentir de las mujeres con cáncer de mama actualmente en el país. Indicó que las carencias para atender la enfermedad son altas y el Gobierno no se ocupa.

“No sentimos de manos atadas, porque no es la función de una ONG como nosotros, suplir las fallas del sistema de salud pública”, expresó Bocaranda. “Ni que tuviéramos los recursos pudiéramos comprar las quimioterapias, los mamógrafos, radioterapias. Eso le corresponde al Ministerio de Salud”, agregó.

Bocaranda, quien es sobreviviente de la enfermedad, señaló que se deben cumplir los tiempos para que el tratamiento sea exitoso. “No hay garantía bajo ningún concepto que una mujer diagnosticada hoy pueda hacerse sus tratamientos acordes y con todo cumplido completo, para poder tener un índice de sobrevivencia”.

Esta fundación nació como iniciativa de tres mujeres que fueron diagnosticadas, en edades de alrededor de 40 años, entre ellas Bocaranda. “Decidimos formar Senos Ayuda, con el objetivo de informar y educar, porque en mi proceso me faltó educación e información”, expresó.

Bolivia Bocaranda: No hay garantía bajo ningún concepto que una mujer diagnosticada hoy pueda hacerse sus tratamientos

En lo que va de año esta organización ha atenido a alrededor de 5.269 mujeres relacionadas al cáncer de mama. Han tenido que ampliar sus funciones; ofrecen la atención de dos médicos mastológos.

Además, tienen una serie de programas con el fin de apoyar la causa, como por ejemplo el SenosMima, que le ofrece a las pacientes un kit de pelucas, sostenes, prótesis externas, gorros y sombreros para utilizar mientras dura el proceso.

SenosMima ofrece a las pacientes un kit de pelucas, sostenes, prótesis externas, gorros y sombreros

Lea más: Muertes por cáncer aumentaron 15% en Venezuela, según Sociedad Anticancerosa

Fotos: Ivan Reyes