Brote de difteria sigue avanzando frente a la opacidad de autoridades de salud

SALUD · 1 DICIEMBRE, 2016 18:53

Ver más de

Mariel Lozada | @marielozadab


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

De la paciente que falleció por difteria en el Hospital Domingo Luciani de Caracas se sabe que tenía 32 años, que trabajaba en atención al público y que tuvo contacto con alguien que pasaba mucho tiempo en las minas de Bolívar, y que fue así como contrajo la enfermedad. El resto es un secreto.

Los doctores de la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional hicieron eco del primer caso sospechoso hace ya un par de días, pero se enteraron de forma extraoficial. No lograron versión oficial del ente hospitalario. Saben que su hijo está sintomático pero no saben cómo ubicarlo.

Un día después de la muerte del paciente, se siguen preguntando dónde vivía, dónde trabajaba y con cuántas personas tuvo contacto. Hay dos rumores de su residencia: Petare o Valles del Tuy. Ambas localizaciones preocupan de igual manera al gremio médico. “Si vivía en Petare usaba el Metro de Caracas; en los Valles, el ferrocarril. ¿Con cuántas personas pudo haber tenido contacto”, señaló el epidemiólogo Andrés Barreto.

“No estoy autorizado. Yo soy militar y tengo que pedir permiso. Le pido respetuosamente que solicite la información a la Dirección General de Epidemiología del Ministerio de Salud“, fue lo que le dijo Alexis Parra, director del hospital, a la periodista de El Nacional que intentó preguntarle del tema.

Además de demostrar la opacidad con que el Ministerio de Salud viene manejando el caso de la difteria, esto dificulta el tratamiento. Sin saber dónde vivía la paciente, no se puede hacer un cerco epidemiológico para proteger a sus vecinos, ni se sabe a quién hacerle una prueba.

“Vivimos en un conglomerado de unas cuatro o cinco millones de personas en Caracas. El hecho de que haya casos y se desconozca la ubicación exacta de ellos, es muy grave”

Entre 5 y 10 días después del contacto con un paciente infectado, una persona empieza a mostrar los síntomas de difteria, por lo que el doctor no descarta que en los próximos días se sepa de más casos. Ya el diputado a la Asamblea Nacional, José Manuel Olivares denunció que en el Hospital Miguel Pérez Carreño se registraron dos casos sospechosos, pero la cuenta de Twitter del ente lo negó.

No es primera vez que algo así sucede. Desde el regreso de la enfermedad al país -luego de 24 años de ser erradicada- el Gobierno incumplió las Normas de Comunicación de Brotes Epidémicos de la Organización Mundial de la Salud, existentes desde el 2004.

Cuando el brote se limitaba únicamente al estado Bolívar, autoridades locales y regionales se contradijeron en más de una ocasión sobre el tema. Por ejemplo, el gobernador Francisco Rangel Gómez habló en dos ocasiones: la primera para decir que había 13 casos y la segunda para decir que no había ninguno.

Además, el doctor Barreto señala que un punto importante en la política comunicacional del Ministerio es la no publicación de boletín epidemiológico. Desde el año 2014, no se conocen las cifras de las principales enfermedades que se registran en el país.

El 6 de octubre ambas organizaciones emitieron una segunda alerta denunciando que ninguna autoridad se había pronunciado al respecto, 20 días después de la primera alerta.

“La única declaración oficial realizada sobre el hecho que mencionamos  es  la  realizada,  hace  apenas  nueve  días,  el 27 de septiembre, cuando el gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez señaló: ‘…..ciertamente existen reportes de casos de difteria en algunas zonas del municipio Sifontes’, y la nota del Instituto de Salud Pública del estado Bolívar (ISP), que registra su declaración, agrega:  ‘pero añadió que tras conocerse la información de inmediato los equipos del ISP acudieron para constatar los agentes que causaron estos casos (sic) y desde allí determinar los pasos a seguir en situaciones de esta índole a fin de evitar la propagación de la enfermedad.’”, dice el documento.

“Al desconocer la población que existe la enfermedad, nadie se ocupa de ella”, dijo Barreto. “Ocultan la información y la gente no se da por enterada. Ocurren casos, muertes, y de la población no se preocupan”.

Foto: El Pitazo