"La oposición tiene la tendencia a quemar a los líderes, la realidad se los traga", dice Salamanca

POLÍTICA · 4 NOVIEMBRE, 2019 23:44

“La oposición tiene la tendencia a quemar a los líderes, la realidad se los traga”, dice Salamanca

Texto por Cristofer García | @cristofueg Fotos por Iván Reyes

Ver más de

Cristofer García | @cristofueg

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Crisis de liderazgo. El ritmo con el que corre la política en Venezuela genera que los liderazgos opositores sean efímeros si no cumplen con la principal demanda del sector, forzar la salida de Nicolás Maduro del poder, así lo sostuvo el politólogo Luis Salamanca.

“La oposición tiene la tendencia de quemar a los líderes, la realidad se los traga y pierden ese carácter. (Juan) Guaidó tuvo un momento de muchísima proyección. Guaidó puso tres hombres en base pero no logró dar el batazo (…) ya no tiene el impulso de los primeros seis meses, (pero) sigue allí, no está desaparecido ni vencido”, dijo Salamanca este lunes, 4 de noviembre.

Por eso, según el analista, suceden casos como los líderes y excandidatos presidenciales Manuel Rosales y Henrique Capriles, que pasaron de lo más alto de la popularidad a desaparecer de la palestra política.

Lo mismo puede sucederle al presidente encargado. Después de más de nueves meses de gestión, Guaidó ya no cuenta con el mismo respaldo masivo de principios de año y la razón principal es que la transición política, que anunció desde que asumió las competencias del Ejecutivo el 23 de enero, no se ha logrado.

“La realidad política venezolana es una realidad demoledora. Los líderes surgen, alcanza un pico de popularidad y desaparecen, porque no responden al clamor popular más profundo que es el de lograr el cambio”, señaló.

El presidente interino, principal líder de la oposición, va en una carrera de desgaste político que podría costarle la pérdida del protagonismo opositor, según el análisis del politólogo.

“Guaidó tiene que estar muy pendiente en esta oposición tan fragmentada. Cualquiera puede ser líder y la gente siempre va a buscar un líder. Podría terminar perdiendo ese protagonismo (…) y también ser uno de esos líderes que surgió y la realidad se lo tragó”, dijo.

Sin embargo, para Salamanca, la mayor hazaña que logró Guaidó como presidente interino al encabezar la oposición, fue llevar la crisis política en Venezuela al escenario internacional y conseguir el apoyo de más de 50 países.

“Cuando se dice que no ha logrado resultados, es una apreciación política interesada. Ha logrado llevar a la oposición a un punto político internacional (…) Que no haya un cambio político ha sido por obra del régimen autoritario que se ha cerrado más”, dijo.

En ese sentido, resaltó que la mejor estrategia de la mayoría opositora sería mantener el respaldo al también presidente del Parlamento porque “con Guaidó se llegó a un estatus de Estado dividido, tiene funciones Ejecutivas desde el exterior”. 

“Se ha logrado debilitar al régimen, por el voto, y también por la acción política de personajes como Guaidó, que en un momento logró reunir los más de 50 países, el respaldo de países de los más importantes”, destacó.

Por este mismo respaldo, Salamanca destacó que no son comparables las figuras de Guaidó y Capriles, porque el excandidato presidencial no logró este apoyo de la comunidad internacional.

“Son líderes diferentes. Guaidó aparece en un plano más internacional, Capriles no llegó a tener el mismo alcance internacional. Capriles ha perdido mucho de la legitimidad que tenía”, expresó.

División activa

Al liderazgo opositor no solo le juega en contra el chavismo gobernante, sino los propios intereses internos de distintas partes opositoras que buscan tomar la cabeza de esta fracción política.

“Desde la fragmentación activa se desprende una competencia interna por lograr establecer la agenda de la oposición. Estos sectores están luchando con Guaidó por el liderazgo de la oposición y se observa situaciones como que pareciera que el enemigo principal fuera la propia oposición”.

En este sentido, Salamanca agregó que “todos quieren ser el líder de la oposición, pero eso no se decreta hay que trabajarlo, ni siquiera lo decreta el gobierno. El gobierno quiere una oposición fácil, que no le genere mayores exigencias, una oposición complaciente”.

El politólogo señaló al exgobernador de Lara, Henri Falcón, como el actor más agresivo en la división en la oposición, pero también a uno de los políticos que ha perdido más respaldo por participar en las criticadas elecciones del 20 de mayo de 2018 y que no representa el grueso de la oposición.

“Falcón y su gente no tiene  el poder político suficiente para arrebatarle nada al Gobierno”, dijo.

Estrategia

Para el también abogado constitucionalista, la estrategia del chavismo gobernante es apostar a que en 2020 haya un cambio de directiva en la Asamblea Nacional, que lidera Guaidó o adelantar las elecciones parlamentarias.

“El gobierno no ha podido hacer nada con él de manera directa, personalmente, por el miedo de las represalias internacionales. Esperan un cambio en la Asamblea en enero y lanzar las elecciones parlamentarias en 2020”.

Sin embargo, la mayoría de los partidos de oposición han manifestado su respaldo a Guaidó para el último periodo legislativo, hasta enero de 2021, como presidente del Parlamento.

Mientras, el politólogo afirmó que el presidente encargado se enfoca actualmente en que surtan efecto las sanciones económicas de Estados Unidos sobre el chavismo y lleve a Maduro a ceder poder.

“Guaidó busca que las sanciones hagan efecto y moviéndose en los distintos terrenos”.

Elecciones parlamentarias

Salamanca insistió en que la estrategia correcta para Guaidó sería participar en los comicios parlamentarios de 2020 y utilizar esa elección como mecanismo para un nuevo liderazgo.

“No creo que él vaya a negarse a participar de esas elecciones, cuando él podría liderar esas elecciones, si lleva a la oposición unida y logra relanzar su liderazgo”, dijo.