Güiria: el voto fiel de los Rivera

POLÍTICA · 22 NOVIEMBRE, 2021 21:08

Ver más de

Yohennys Briceño Rodríguez/Historias que laten

Foto por Yohennys Briceño Rodríguez

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Los hermanos Rivera sienten las elecciones como una oportunidad para ayudar, apoyar y alzar su voz. Cada año van a votar y alientan a otros a hacerlo. Uno apuesta al cambio, los otros tres a que las autoridades reivindiquen lo que ya está establecido en Güiria, un pueblo donde el oficialismo no ha perdido desde 1998. 

Presentamos una nueva entrega de Crónicas Electorales, una cobertura en alianza entre Efecto Cocuyo e Historias que laten para contar las historias detrás del #21N en cuatro regiones del país. #CrónicasElecciones2021

Las hermanas Lisbelis y Yanira Rivera regresaron tarde en la noche a casa después de trabajar como testigos de mesa en ese domingo electoral. Edikson Jaimes Rivera, el menor de todos, votó temprano y dispuso el puesto en la calle para vender perros calientes mientras Freddy Rivera, el mayor, lo miraba, sentado en una de las sillas de plástico bajo la luz de un foco que, de pronto, se apagó sin más. 

Para estos hermanos güireños la jornada electoral no fue lo que esperaban. El resultado quizás sí. Una vez más el candidato por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se quedó con el puesto de alcalde en este pueblo de la costa nororiental. 

Güiria, municipio Valdez, estado Sucre 

A las seis de la mañana del 21 de noviembre el clima despertó con brisa fresca. El rocío se reflejaba en la maleza que no había sido cortada hacía meses. También en el techo de la Unidad Educativa María Blandin de Alfonzo, el centro electoral con mayor número de votantes en la localidad. Según el Registro Electoral, 3.786 personas debieron darse cita en ese lugar.

Como es tradición, el “toque de diana” inundó las calles de ese pueblo sucrense que fue sede del primer puerto pesquero internacional de Venezuela, según relata el cronista Alberto Betancourt en su libro Güiria: su historia, gente y costumbres

Pero Lisbelis y Yanira no necesitaron de esa bulla. Antes de las seis ya habían salido de casa. Se ha vuelto costumbre para ambas formar parte del equipo de testigos de mesa. Las dos, maestras en el pueblo, lo hacen de manera voluntaria. Les gusta participar y ayudar. Jamás han dejado de votar. 

Yo tengo participando creo que más de seis años en esto. En presidenciales, en cuanto al alcalde y en cuanto a referéndum como testigo de mesa. Y cuando fallan los miembros de mesa yo paso a ser presidenta de mesa, testigo, secretaria –dijo la risueña Lisbelis, de 50 años. 

—Me preguntaron si yo quería y dije que sí. Me encanta trabajar en mesa. Yo tengo una larga experiencia trabajando en eso – agregó Yanira, una maestra e historiadora de 52 años. 

Para las Rivera, votar es “de los pocos derechos que todavía no nos han quitado”, como dijo Yanira. 

Si tú no votas estás dejando que los demás decidan por ti. Y no están alzando su voz. Entonces yo sí, yo participo, yo ejerzo mi voto –aclaró de forma tajante Lisbelis. 

Ese centro de votación solía estar bastante concurrido. Pero este domingo, el ánimo por las elecciones para gobernadores, alcaldes y concejales que se podía palpar en cada rincón del pueblo hace unos días se había esfumado.

—Voy a votar porque ese es un deber de todos los ciudadanos. Así uno colabora por el beneficio de la comunidad, del municipio –afirmó Freddy, el hermano Rivera que tuvo como labor usar su carro para trasladar a los electores. 

Se levantó temprano. Animado. Su tez es oscura, como la de sus hermanas. Es alto. Ellas también. Tiene 61 años y parece de menos. También estudió educación, pero no ejerce. Ese día lucía serio, fornido, lejano. Pero era amable. 

Parroquia Güiria, capital Güiria, al noreste de Sucre

Son 26.847 los electores inscritos para votar en este municipio donde Cristóbal Colón pisó tierra firme en Venezuela por primera vez, en agosto de 1498. 

En el casco central del pueblo hay cinco centros electorales, pero el total del municipio es 33. Desde que el chavismo llegó al poder hace más de 20 años, solo una vez ha perdido unas elecciones en el estado Sucre. Pero en este municipio están invictos. 

Eso no impidió que el profe Edikson, el menor de los Rivera, saliera a votar por un cambio. Y creía que muchos lo harían. 

Para cerrar la calle que pasa frente a la escuela usaron pupitres y maderas. De un lado de la escuela: los que apoyan al oficialismo. Del otro lado: los de todas las oposiciones. Así es cada año electoral. Para esta jornada había cuatro candidatos a la alcaldía y eso es lo único que la gente se preocupó por saber. Tres eran de la oposición. Uno del oficialismo. 

Con estas elecciones espero que la situación del país cambie, que haya un vuelco total. Que mejore en todos los sentidos: social, político, económico, cultural, deportivo. En todo –dice el también profesor de educación física con 15 años de experiencia.  

Entre la gente que esperaba para votar de pronto se escuchó a una mujer decir: “bueno, si van a robar que sea otro el que robe. Hace falta un cambio”. Parecía que quien hablaba era la resignación. 

Un pueblo de R por L

Freddy fue y vino al centro donde están sus hermanas varias veces en su carro. “Los del paltido”, como él le llama al grupo del oficialismo, le surtieron gasolina. Ahora mismo está estacionado debajo de la sombra de un gran árbol. 

—Está flojo esto. Hay poquito movimiento —dice. 

En Güiria las personas pronuncian con L algunas palabras que van con R y viceversa. Por eso, era normal oír a esa hora “el candidato a arcarde” o “el municipio Vardez”. Se escuharon risas fortuitas, pero el ambiente lucía callado si se toma en cuenta que el güireño es bochinchero, dicharachero y carismático, incluso en los funerales.  

—¡Uf! Conozco a un pocote de gente que dice que no va a votar —llegó a decir Lisbelis.  

Fuera del centro de votación no hubo un “punto rojo”, uno de esos toldos que el oficialismo suele poner alrededor de los centros electorales y que, según las denuncias, lo usan para manipular, controlar y chantajear a los sufragantes.  

Un pueblo del Golfo de Paria

Edikson se acercó a la escuela por la tarde para votar. Ni siquiera había cola para entrar, así que decidió quedarse un rato a conversar. Sus hermanas seguían adentro. Freddy esperaba afuera con su carro estacionado del lado del oficialismo.

El pueblo necesita con urgencia un liceo público porque no tiene —comenta Edikson. Eso es lo primero que debe trabajar el que gane. Badaracco tiene más de cinco años inhabilitado. La planta física del Badaracco no sirve porque se está hundiendo. No pueden dar clase en esa planta. Hicieron unos anexos que están abandonados porque los saquearon todos, la delincuencia acabó con eso. Entonces, ¿qué está pasando? Están viendo clases los muchachos en lo que era Badaracco viejo, donde está funcionando la Aldea Universitaria actualmente.

Él se refiere al liceo Dr. Domingo Badaracco Bermúdez, la institución que ha graduado a la mayoría de los güireños de hoy y de ayer. Se le conocía como el “liceo monstruo de Güiria”, pero hoy luce como un cachorro. Los nuevos anexos, desvalijados y sin puntos de corriente, están funcionando como centro electoral. Ahí votan 3.278 personas. 

—De verdad que esto no es en nada, nada, nada, lo que estaba esperando –lamenta Freddy-. Pero, bueno, hay que esperar. 

Las filas para votar en esta institución casi siempre se arman en la tarde, ya casi entrada la noche cuando el sol no toca la fachada decolorada y agrietada de la escuela. 

Una calle oscura al noroeste 

En el centro de votación hay solo un par de bombillos. Afuera un poste. Pero las personas se quedaron ahí, a oscuras, a la espera del resultado. Los candidatos pasaron para “cuidar los votos”. Todos excepto el del oficialismo. “Lo que pasa es que él sabe que gana sobrao”, soltó con sarcasmo una güireña. 

Todos se atribuyeron el triunfo. A las 7:06 de la noche cerraron el centro, casi una hora después de que la fila de electores había desaparecido. Comenzó el conteo y, también, una llovizna. Pero nadie se movía. 

El lado del oficialismo estaba completamente a oscuras, con nada más que los focos tenues de las casas que quedan frente a la escuela. Los de las oposiciones estaban debajo de la luz de un poste, que se enciende y se apaga por minutos, una característica típica de las calles de Güiria, donde hay un déficit de 99.9% en los servicios públicos según la Encovi 2020.  

Gana el oficialismo, de nuevo

Lisbelis y Yanira regresaron después de la auditoría. Cansadas pero satisfechas. Ya sabían quién ganó. El resto de las personas del pueblo se enteraron poco después de las nueve de la noche. Una caravana salió a recorrer las calles. Todos bailaron, gritaron, aplaudieron. Ninguno llevaba tapabocas.

Las calles de Güiria despertaron como de costumbre. En este lunes pocos hablan del tema.

Esos chavistas se mueren de hambre y siguen votando —dice un güireño. 

—Ellos son unos perros —suelta otro. 

Pero el resto parece conforme con el resultado. 

Edikson no luce muy feliz cuando va de camino al trabajo. 

—¡Coño! No era lo que yo esperaba. Pensé que iba a ver un poco más de descontento. Pero no cambió nada. El venezolano sigue siendo el mismo sinvergüenza. Les gusta que le den patá

Freddy, Lisbelis y Yanira sí están contentos. Confían en que las cosas en el municipio mejoren. 

—Yo espero que arreglen tres cosas –se adelanta Lisbelis-. Primero la inseguridad, después el transporte y de último lo del CLAP -la misión gubernamental Comités Locales de Abastecimiento y Producción-, porque hay un desorden ahí y ese programa tiene muy buenas directrices.