En la parte baja de La Vega la comunidad tiene varios motivos para protestar - Efecto Cocuyo

POLÍTICA · 7 JUNIO, 2017 13:55

En la parte baja de La Vega la comunidad tiene varios motivos para protestar

Texto por Erick González

Ver más de

Erick González

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Una mañana gris. Así fue la del pasado martes, 6 de junio, al menos en la parte baja de La Vega. Aproximadamente a las 7:30 de la mañana el tráfico para entrar de la redoma La India hacia la calle principal de La Vega era pesado. Unos metros más adelante recogían el cuerpo sin vida de un joven motociclista que, una hora antes, había recibido diez disparos por parte de otro motociclista.

Mientras en el suelo aún permanecía el pozo de sangre, muchas personas pasaban indiferentes cerca del lugar del hecho, apresuradas por llegar temprano a sus lugares de destino.

“Flaco, muévete de ahí, vale. Deja el chisme que tú no eres forense”, gritó entre carcajadas una mujer con bebé en brazos a un conocido, que al parecer observaba con detenimiento el lugar del crimen.

El cielo amaneció nublado. Las paredes de los edificios llenas de hollín de los vehículos, oscurecen el panorama. Por las aceras y por la calle baja mucha gente. Los buhoneros comienzan a levantar sus puestos de ropa, de verduras, de aliños y condimentos, de chucherías, de frutas, de charcutería o de “sardinas frescas”.

Entre “mangos a 2 mil” y “cambures a 900”, cerca de la frutería El Rey, los vecinos con sus bombonas vacías van haciendo la cola a la espera del gas, mientras en otra esquina, justo donde coinciden las calles San Antonio y San José, otro grupo mucho más grande hace una larga cola, al parecer para el pan.

Más arriba, cerca del Centro Comercial Colonial, una escena sorprende a un grupo de jóvenes que conversa bajo el techo de una parada de transporte público: un grupo de seis o siete personas recoge de la basura borra de café, mangos descompuestos, piel de pollo y huesos rojos. Algunas parecen estar en situación de calle, otras, dan la impresión de ir rumbo al trabajo.

La brisa, que por momentos entumece de frío, también va regando la basura a lo largo de la calle, complicando el trabajo que luego harán los hombres y mujeres del servicio de aseo urbano a los que les corresponde limpiar el lugar.

En el CDI (Centro de Diagnóstico Integral) que está cerca del parque Juan Cuchara, muchas personas esperan ser atendidas. Una vecina tiene esperanza de que la vea el doctor, aunque asegura que “ahí, desde hace días no hay nada para atender a los pacientes”.

“Por fin llegaron, la semana pasada, las bolsas del CLAP. Pero ya teníamos más de dos meses que las habíamos pagado y nada que llegaban, si yo la hubiese estado esperando para comer, me habría muerto de hambre”, comenta otra vecina que vive en el sector San Miguel.

Así, tras este breve recorrido por el lugar, Efecto Cocuyo pudo evidenciar que al menos en la parte baja de La Vega existen varios motivos por los que algunos vecinos de San Miguel, Libertador, Bloque 1, Bloque 2 y Andrés Eloy Blanco bajaron a protestar por más de 12 horas el pasado viernes, 2 de junio, en contra de la gestión gubernamental y en contra de la Constituyente que, a juicio de los vecinos, no resolverá los problemas que viven cotidianamente.