OPINIÓN · 14 SEPTIEMBRE, 2021 04:45

Relato de terror

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

No siempre “obediencia” es indicativo de “respeto”. Muchas veces, obedecer se convierte en un acto de sumisión. Por eso, las organizaciones verticales fundamentan sus ideologías en la subordinación. De su práctica depende el grado de disciplina que se alcance. Podría justificarse este estilo de funcionamiento en organizaciones militares. Y es así, porque su modo de vida se supedita al cumplimiento o acatamiento de cuantas órdenes se dicten en aras de una misión a ejecutar. O un castigo a cumplir. Pero órdenes que no excedan el sentido común.

Pero en la civilidad, donde la sociabilidad es razón y efecto de vida, la cosa es otra. Completamente diferente. Acá, el valor que prima sobre cualquier otro, es la libertad. En la libertad, el derecho al mando no encaja con derechos que exaltan la humanidad, los valores y principios en todos sus sentidos.

Ya decía Rousseau, que “es muy difícil someter a la obediencia a quien no busca mandar”. Por esa razón, el ejercicio de la política se apoya en la justicia. Pues en tal ámbito de vida, vivir en libertad y bajo derechos que destaquen la vida, es prioridad fundamental. Vivir como un ser humano libre de ataduras. Y en política, la obediencia se confunde con sometimiento. Porque raya con la humillación, a pesar que se le considera como sinónimo de compostura, mesura, de atención, de deferencia y de respeto.

Vale todo lo arriba expuesto, a manera de rechazo. Ante lo que algunos gobiernos de tendencia imperativa, pretenden dictaminar respeto de lo que es la vacunación provocada por la incidencia de la pandemia causada por el virus del Covid-19.

Esta llamada pandemia, ha sido oportunidad para que un organismo (más político que médico-científico) como es la Oficina Mundial de la Salud, OMS -dependencia vinculada con la Organización de Naciones Unidas, ONU- haya terminado algunos de sus juicios mostrando serias inconsistencias en torno al problema del virus. Dichas inconsistencias han derivado de una medicina basada en la sumisión. O sea, en la subordinación no-reflexionada.

Tal imposición está regida por formulismos que distan leguas de lo que indica una medicina integral. Una medicina razonada, fundada sobre criterios que se correspondan con los estadios de morbilidad que azotan al hombre. Al margen del espacio y condiciones de vida.

Esta situación promovida por la OMS, en confabulación con razones inducidas por el “globalismo” se ha tornado catastrófica. Pareciera haber calcado el perfil de un “monstruo de mil cabezas”. De ahí que la mal denominada “vacuna”, no es algo distinto a un recurso prestado a la manipulación abordada como recurso estratégico del “proyecto globalista”.

Es así como surge la idea de decretar la pandemia, para así poner a sociedades enteras frente al pánico de la muerte inminente causada por el covid-19. Crisis ésta, además, inducida por el alarmismo promovido por la manipulación de cuantos problemas políticos, económicos y sociales han venido magnificándose como parte del referido “proyecto globalista”. Expresión de una forjada reorganización de la sociedad.

La susodicha pandemia, animó la creación de una supuesta vacuna, que en lo específico es un antígeno dirigido a inocular una serie de agentes un tanto extraños. Y esa situación, ha estado acompañándose de un miedo inducido con oscuros propósitos. Asimismo, auxiliado por medios de comunicación no más doblegados ante el acoso político, que inconscientes de lo que dicho estado de problemas significa para el futuro de la sociedad mundial.

Se ha llegado al extremo de inflar estadísticas capaces de mantener en modo temeroso a poblaciones con lo que cada capítulo, bien puede considerarse como un auténtico “relato de terror”.


El problema por dentro

En medio de cada discurso de tonalidad política, económica o social, salen a relucir algunas consideraciones que intentan infundir el miedo como ámbito de vida. Más aún, todos estos discursos pronunciados bajo la inspiración de esta ola de desmanes que han trastornado las emociones del ser humano, se hallan cercanos a la idea de secuestrar y pervertir el concepto de democracia. Y hasta de pervertir su praxis.

Salta a la vista que el ambiente generado por la cacareada pandemia, está repleto de “baches” que hasta ahora no son explicados. Ni tampoco, remediados o remendados por la acción de autoridades sanitarias que dejaron desplazarse por el ejercicio de una política incisiva e insidiosa. Cabe acá exigir alguna explicación que refiera la creciente mortalidad achacada al covid-19. Aunque en el jolgorio avivado por la impunidad que los mismos gobiernos permiten al dejar que la vida comercial y pública vuelva a tomar las calles.

No obstante, las personas que más enferman ante el acecho de cualquier enfermedad, son las que más miedo tienen. Es la condición de la cual se ha aprovechado esta ideología político-económica-social de nuevo cuño, para infiltrarse en el subconsciente de los individuos. Así somete impávidamente a toda una sociedad. Inclusive, acuciando todo pensamiento que haga dudar al individuo sobre la naturaleza humana. Más, de su capacidad para sobreponerse a las contingencias que pueden vulnerar al sistema inmunológico.

Quizás una manera de demostrar el carácter patético que toda esta situación está induciendo, puede advertirse en lo que ocurre en torno a la naturaleza del ser humano. Particularmente, al verse la intención promovida a través de la explicación del sentimiento natural. Sobre todo, al promoverse protocolos que van en contra del orden cultural y biológico que ha marcado el transitar del hombre en términos de sus prácticas y rutinas de vida.

La inmigración desbordada, la idea de consolidar un mundo de “género mezclado” y gente sin patria, la pobreza en curso, la depresión, la improvisación gubernamental, la inseguridad insuflada, la economía en quiebra, las fobias, los crímenes de lesa humanidad, son posibles razones para pensar en que tanto revuelo tiene un guión elaborado al influjo del “proyecto globalista” que busca imponerse. Ello, persigue someter y controlar a las sociedades de acuerdo a sus intereses. En el fondo, pareciera ser un apocalíptico “relato de terror”.

 

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Quién sale perdiendo?

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 17 SEPTIEMBRE, 2021 05:40

Tarek ¿y la masacre de El Ripial para cuándo?

Hoy se están cumpliendo 175 días desde que se perpetró la masacre de El Ripial en el estado Apure. En total cinco personas fueron asesinadas presuntamente por las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), el 25 de marzo del presente año. Entre las víctimas, cuatro de ellas pertenecían a la […]

OPINIÓN · 17 SEPTIEMBRE, 2021 05:04

Notirumbos

La semana pasada, les había prometido hablarles de la inflación. Exactamente, de por qué la inflación en Venezuela esta disociada de la devaluación. De hecho, mi intención, era hablarles del “ornitorrinco” venezolano, que nos permitía disociar la macroeconomía de la microeconomía…tiene cola, tiene patas, ladra…¿entonces es?…¡un perro, claro está!. Aja, ¿y si tiene pico de […]

OPINIÓN · 16 SEPTIEMBRE, 2021 05:30

Dando la cara por la educación

Mientras me disponía a escribir estas líneas sobre el inicio del año escolar, escucho por la radio que la Escuela Técnica Industrial “Simón Bolívar” de Acarigua no podrá comenzar las clases presenciales, pues fue desmantelada. “Carlos Sánchez, director del referido plantel educativo, señaló que, tras haber sido blanco de la delincuencia en diversas ocasiones, la […]

OPINIÓN · 15 SEPTIEMBRE, 2021 05:29

Merkel ¡ya lo sabíamos!

“Les digo una cosa: las mujeres enriquecen la vida. No solo en lo privado, también en la política. No tengan miedo. No saben siquiera lo que se están perdiendo”. Angela Merkel, 2018   Tuvo que dejar el poder para admitir que era feminista, quizás calibrando el impacto que su declaración hubiese generado al decirlo en […]