Reconstruir el liderazgo opositor en Venezuela ¿tarea imposible? - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 23 SEPTIEMBRE, 2018 04:05

Reconstruir el liderazgo opositor en Venezuela ¿tarea imposible?

Ver más de

Piero Trepiccione

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El estatus actual del liderazgo opositor en Venezuela es demasiado lamentable. Casi que es un lugar común expresarse sobre ello. Sin embargo, el futuro del país y particularmente de su democracia, tiene que ver con una oposición rearticulada en una plataforma capaz de recuperar los equilibrios institucionales perdidos en los últimos tiempos.

La oposición en este momento histórico no conecta con el descontento generalizado que padece Venezuela, (más del ochenta por ciento, según la mayoría de las encuestadoras nacionales e internacionales) es algo insólito, pero absolutamente cierto. Esta situación refuerza la desesperanza y las dificultades para llevar a cabo un proceso de transición política ya que inhibe la articulación que debiera existir entre la comunidad internacional y las organizaciones hemisféricas; con un interlocutor válido y unificado en el interior del país. Esto origina una descoordinación interna y externa que provoca acciones poco coherentes con respecto a la crisis venezolana.

Vale decir que las consecuencias del descalabro opositor son extremadamente delicadas y más aún, en las particularísimas circunstancias actuales.

Pero, ¿será posible en corto tiempo lograr una reunificación estratégica del liderazgo opositor, vistas las diferencias públicas y privadas entre algunas figuras? Recordemos el antecedente vivido con la transición desde la llamada “Coordinadora Democrática” hacia la “Mesa de la Unidad Democrática”, mejor conocida por sus siglas MUD. En diciembre del 2006 Chávez ganó su primera reelección frente a Manuel Rosales como candidato de la gran mayoría de fuerzas opositoras, con una diferencia porcentual muy amplia. Un poco más de treinta y cinco por ciento. Fue la diferencia más amplia lograda en cualquier proceso comicial presidencial celebrado en Venezuela hasta ese momento y aún hoy conserva ese récord.

Luego de allí, la coordinadora por su multiplicidad de vocerías e intereses partidistas contrastados prácticamente implosionó y dejó un vacío que perduró por casi tres años. En el medio tuvimos la propuesta de reforma constitucional del presidente Chávez en 2007 que fue derrotada por una alianza eventual de factores más sociales que políticos y eso permitió que siguiera avanzando con medidas gubernamentales al no existir una plataforma de liderazgo articulado que pudiera hacer contrapeso al gobierno. En 2009, se entendió la necesidad de construir un liderazgo orgánico con estrategia y vocería unificadas y fue surgiendo la MUD. Pero debemos estar claros que transcurrió un tiempo prudencial. Hay que hacer énfasis en ello.

Acciones inmediatas

Entre 2017 y este año la MUD ha sido implosionada al igual que su antecedente inmediato la Coordinadora Democrática. Ahora la oposición venezolana prácticamente se ha quedado sin plataforma. Surgió el denominado “Frente Amplio” que aún no ha logrado funcionar con una dinámica que responda con eficiencia ante los desafíos políticos, económicos y sociales actuales y ello ha potenciado las dificultades. El problema es que, entre la transición del 2006 al 2009 y el presente, hay una variable demasiado importante que no se puede obviar. La crisis devastadora que nos agobia como sociedad y como nación. Ello naturalmente le quita un margen de maniobra a los líderes opositores que no pueden tomarse tanto tiempo para rehacerse.

Esa amplia mayoría descontenta requiere una atención inmediata y ha venido elevando la presión para la articulación de salidas políticas. Por tanto, es una tarea difícil pero necesaria y más aún, obligada. Si nuestros líderes no se reúnen secretamente sin poses y focos a su lado, reflexionan y reorganizan una plataforma que reconecte con el sentimiento mayoritario de la población, podemos involucionar a estadios de conmoción que sigan deteriorando a extremos más peligrosos la ya delicada situación humanitaria venezolana. Tiempo para la micropolítica no hay, solo para la macropolítica.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 28 MARZO, 2018

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 9 DICIEMBRE, 2019 05:36

El cromosoma “Y” puede estar condenado

La pérdida del cromosoma Y es una manifestación de una inestabilidad genómica más amplia.

OPINIÓN · 9 DICIEMBRE, 2019 05:13

Maduro quiere llevar gallinas y biblias a las escuelas

El sistema educativo laico no se casa con religión alguna. Tampoco las ataca

OPINIÓN · 8 DICIEMBRE, 2019 05:27

La hora de la sociedad civil

Las organizaciones de sociedad civil que han ido trabajando sostenidamente en el país tienen un una musculatura social que es altamente necesaria

OPINIÓN · 7 DICIEMBRE, 2019 05:51

De la zulianidad vapuleada

La zulianidad se amalgamó en los sentimientos y vocación musical de todo nativo del territorio zuliano.