OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

Ver más de

Piero Trepiccione

¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El término autocracia se define como un «régimen político en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad». También como una «forma de gobierno en la cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley» es decir, la consolidación del poder en una sola persona a diferencia de la distribución del poder en diversas instituciones para limitar y controlar la voluntad individual.

Cómo, entonces, si la humanidad vivió infinitos procesos para limitar el poder de las personas para distribuirlo y hacerlo más institucional, hoy en día están proliferando gobiernos con claras señales autocráticas alrededor del mundo. Han venido reapareciendo el caudillismo, el híper liderazgo, la concentración del poder en una sola persona, el culto a la personalidad y los héroes, salvadores de la patria, que terminan pasando por encima de las instituciones, desacreditándolas ante la opinión pública.

Los ataques que con saña se hacen contra la Unión Europea por parte de políticos y fracciones, buscan romper los equilibrios que se generan desde la institucionalidad, articulaciones y consensos necesarios para limitar las “extravagancias” de pseudo-líderes que solo piensan en incrementar sus cuotas de poder. Boris Johnson es un claro ejemplo de ello. Llegó al poder en Gran Bretaña desprestigiando a Bruselas como centro del poder político comunitario y promoviendo el brexit. Aunque el proceso de separación se dio, hoy los ciudadanos británicos sienten que ha sido un error garrafal haberse dejado llevar por un político populista y autocrático que resultó en un gran fiasco. Hoy Johnson también es un cadáver político pero cuanto daño causó a Inglaterra y a Europa con sus modos autocráticos.

En América Latina nos hemos venido llenando también de “próceres” que hacen lo que sea por alargar sus mandatos presidenciales y así conectarse con el “coroto” de por vida, dándole una estocada a las instituciones. Ortega en Nicaragua, Bukkele en El Salvador, Maduro en Venezuela, entre otros casos, que quieren seguir atados al poder por mucho tiempo, como si no existiese relevo posible en el marco de la necesidad de alternabilidad política para una sana convivencia democrática.

Estas nuevas formas de autocracia se están apoyando en las redes sociales para difundir desinformación y polarización entre buenos y malos para enganchar audiencias cada vez más amplias, que se conectan a la destrucción masiva programada de las instituciones con apego a la visceralidad y emociones repotenciadas. Muchos pseudo líderes actuales usan esta fórmula para convertirse en “dioses” a quienes seguir en lugar de dirigentes. Sus narrativas en forma de posverdades intoxican audiencias llenas de problemas y necesidades que requieren culpar a alguien, especialmente si son instituciones para dar rienda suelta a una relación dizque personal con su líder y carta blanca para la reivindicación y la venganza. Al final, todo el poder se reconcentra y se hace más arbitrario, más autócrata, más autoritario y más despiadado. Para volverlo a democratizar pueden pasar años y hasta décadas como lo hemos visto en innumerables ejemplos históricos.

Un ciudadano responsable y atento por los asuntos públicos debe formarse cabalmente y estar al tanto de estos procesos de manipulación que terminan dando al traste con la convivencia democrática. Las redes sociales son una extraordinaria herramienta solo si aprendemos a utilizarlas y a descifrarlas cuando alguien las usa para dividir y polarizar a una sociedad. Si no queremos que las autocracias terminen controlando todas las esferas públicas del planeta de nuevo, tendremos que estar más atentos a los argumentos banales, pero súper efectivos que utilizan los autócratas para colarse al poder y hacer de las suyas por un largo tiempo.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Alternabilidad y democracia, una llave indisoluble

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 6 DICIEMBRE, 2022 05:30

Aprender a pensar, inferir y actuar

Mientras los procesos de formación universitaria sigan acumulando procesos de enseñanza-aprendizaje en forma de datos inertes, los resultados serán profesionales apáticos. Por consiguiente, profesionales sin mayor observancia de problemas del desarrollo, con actitudes empobrecidas ante las necesidades que crea la complejidad de las realidades. Además, actitudes siempre escurridizas de la atención que requiere el desencuentro […]

OPINIÓN · 5 DICIEMBRE, 2022 05:30

El futuro de la humanidad: ¿una especie biotecnológica?

Todas las especies son transitorias, pueden extinguirse, generar otras nuevas o transformarse con el tiempo debido a las mutaciones y los cambios ambientales. Entonces ¿qué se podría esperar de una especie al evolucionar en la Tierra durante un millón de años? En ese momento, los continentes tendrán un aspecto similar al actual y el Sol […]

OPINIÓN · 4 DICIEMBRE, 2022 05:30

Venezuela en negociación

Una nueva ronda de negociación se ha iniciado en México para abordar la particular situación de Venezuela. Un acuerdo social suscrito por las partes va a permitir reabrir el juego financiero para atender la difícil complejidad social del país. En medio de la desconfianza precedente y las aristas que han envuelto las posiciones en torno […]

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022 05:30

Hay que recordar al VIH-SIDA

Diciembre empieza recordándonos un grave problema de salud: el del VIH-SIDA, una de las pandemias más devastadoras en el último medio siglo. Según datos mundiales de ONUSIDA -el programa de Naciones Unidas para el SIDA-, desde los primeros casos de SIDA, hace casi 40 años, 40 millones de personas han muerto por esta causa y […]

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

Texto por Piero Trepiccione

El término autocracia se define como un «régimen político en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad». También como una «forma de gobierno en la cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley» es decir, la consolidación del poder en una sola persona a diferencia de la distribución del poder en diversas instituciones para limitar y controlar la voluntad individual.

Cómo, entonces, si la humanidad vivió infinitos procesos para limitar el poder de las personas para distribuirlo y hacerlo más institucional, hoy en día están proliferando gobiernos con claras señales autocráticas alrededor del mundo. Han venido reapareciendo el caudillismo, el híper liderazgo, la concentración del poder en una sola persona, el culto a la personalidad y los héroes, salvadores de la patria, que terminan pasando por encima de las instituciones, desacreditándolas ante la opinión pública.

Los ataques que con saña se hacen contra la Unión Europea por parte de políticos y fracciones, buscan romper los equilibrios que se generan desde la institucionalidad, articulaciones y consensos necesarios para limitar las “extravagancias” de pseudo-líderes que solo piensan en incrementar sus cuotas de poder. Boris Johnson es un claro ejemplo de ello. Llegó al poder en Gran Bretaña desprestigiando a Bruselas como centro del poder político comunitario y promoviendo el brexit. Aunque el proceso de separación se dio, hoy los ciudadanos británicos sienten que ha sido un error garrafal haberse dejado llevar por un político populista y autocrático que resultó en un gran fiasco. Hoy Johnson también es un cadáver político pero cuanto daño causó a Inglaterra y a Europa con sus modos autocráticos.

En América Latina nos hemos venido llenando también de “próceres” que hacen lo que sea por alargar sus mandatos presidenciales y así conectarse con el “coroto” de por vida, dándole una estocada a las instituciones. Ortega en Nicaragua, Bukkele en El Salvador, Maduro en Venezuela, entre otros casos, que quieren seguir atados al poder por mucho tiempo, como si no existiese relevo posible en el marco de la necesidad de alternabilidad política para una sana convivencia democrática.

Estas nuevas formas de autocracia se están apoyando en las redes sociales para difundir desinformación y polarización entre buenos y malos para enganchar audiencias cada vez más amplias, que se conectan a la destrucción masiva programada de las instituciones con apego a la visceralidad y emociones repotenciadas. Muchos pseudo líderes actuales usan esta fórmula para convertirse en “dioses” a quienes seguir en lugar de dirigentes. Sus narrativas en forma de posverdades intoxican audiencias llenas de problemas y necesidades que requieren culpar a alguien, especialmente si son instituciones para dar rienda suelta a una relación dizque personal con su líder y carta blanca para la reivindicación y la venganza. Al final, todo el poder se reconcentra y se hace más arbitrario, más autócrata, más autoritario y más despiadado. Para volverlo a democratizar pueden pasar años y hasta décadas como lo hemos visto en innumerables ejemplos históricos.

Un ciudadano responsable y atento por los asuntos públicos debe formarse cabalmente y estar al tanto de estos procesos de manipulación que terminan dando al traste con la convivencia democrática. Las redes sociales son una extraordinaria herramienta solo si aprendemos a utilizarlas y a descifrarlas cuando alguien las usa para dividir y polarizar a una sociedad. Si no queremos que las autocracias terminen controlando todas las esferas públicas del planeta de nuevo, tendremos que estar más atentos a los argumentos banales, pero súper efectivos que utilizan los autócratas para colarse al poder y hacer de las suyas por un largo tiempo.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Alternabilidad y democracia, una llave indisoluble

¿Cómo valoras esta información?

3

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 6 DICIEMBRE, 2022 05:30

Aprender a pensar, inferir y actuar

OPINIÓN · 5 DICIEMBRE, 2022 05:30

El futuro de la humanidad: ¿una especie biotecnológica?

OPINIÓN · 4 DICIEMBRE, 2022 05:30

Venezuela en negociación