OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2018 04:00

Palabras o briznas de paja en el viento

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Sobre la palabra, mucho se ha dicho y escrito. Sin embargo, las implicaciones de su empleo rebasan cualquier cantidad de problemas. Desde aquellos que comprometen sentimientos, hasta los que sacrifican compromisos por el sólo hecho de aparentar lo imposible. Incluso, de aniquilar la verdad en nombre de petulancias a las cuales les endilgan cualquier denominación que sirva para encubrir oscuros contenidos y engañosas intenciones.

El ejercicio de la política, se apoya seguidamente de la palabra para disfrazar pretensiones que sólo buscan allanar el mayor espacio político -necesario o suficiente- para desde el mismo, dominar la escena que mejor pueda servir de pantalla a mentiras y disimulos.

Si bien debe aceptarse que la palabra es liberadora de estigmas marcados por palabras adornadas por intereses manchados de atraso o crueldad, también deberá reconocerse que la palabra encadena actitudes. De esa forma, se hace del sonido necesario para desviar verdades y convertirlas en imaginarios bastimentos que apuntan a embaucadores compromisos.

Por eso quienes desde la praxis política actúan con prevaricación y alevosía, buscan con grosera flagrancia desvirtuar la concepción de lo que la palabra, en su etimología más depurada, envuelve. De ahí que debajo de discursos latosos, de los que se vale la política minúscula para proponer situaciones ficticias propias para ilusos, la palabra carece del sitio que la acoge como instrumento de creación o de construcción de un mundo mejor.

Y es que en dicho zarandeo lingüístico, se halla disimulada la brecha entre las palabras que salvan, y las palabras que gustan. Y es que la micropolítica, política de coyuntura o aquella que se sirve del populismo, de la demagogia, del autoritarismo o del totalitarismo para manifestar su tendencia fascista, tiene en su esencia el ardid o la malicia necesaria para mentir y traicionar a su propia naturaleza.

Palabra acicalada

El discurso presidencial que resonó ante la 73 Asamblea de la Organización Naciones Unidas celebrada en el salón de la Asamblea General en la ciudad de New York, fue tristemente un capítulo de “más de lo mismo”. Tal vez, “peor”. Por cuanto, la palabra adornada con explicaciones que sobran por recalcitrantes, insidiosas o machaconas, se descubre a si misma toda vez que deja ver el tono de su hipocresía. Y fue lo que vieron los ojos del mundo.

Un discurso cuyo acicalamiento, lejos de asentir el carácter de una ideología política que se preciara del respeto que podría habérsele brindado, de haber sido otras las realidades imperantes, simplemente fue objeto de impugnaciones que corrieron de todos los rincones del mundo político. Objeciones motivadas en la careta que sirvió para encubrir la verdad de una realidad que, como la venezolana, se ve asediada de violaciones de derechos humanos que se traducen en actos de barbarie en contra del sentido democrático que, en otra situación, operaría como estructura constitucional.

Y es porque en el fondo, dicha perorata presidencial se convirtió en un contradictorio traje para vestir de apariencias y falsedades el terreno político, económico y social sobre el cual camina, peligrosamente y a duras penas, Venezuela. Sólo fueron estiradas palabras que pasaron como briznas de paja al viento.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

El fin de semana pasado, tuvimos la oportunidad de ver una puesta en escena en el teatro de la Torre BOD. La Monstrua, una magistral obra del recientemente fallecido autor uruguayo, Ariel Mastandrea, fue representada por la entrañable primera actriz, Gledys Ibarra, acompañada de un grupo muy joven de directores, productores, escenógrafos y vestuaristas venezolanos. […]

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

Nos encontramos nuevamente por este medio, luego de una larga pausa. Lamento mucho que el tema que hoy estamos obligados a tratar sea el de la criminalización de la libertad, materializada en el menoscabo de la justicia y la libre asociación. Tenemos prohibida la convivencia y la sociabilidad. Los tiempos de oscuridad, descritos ampliamente por […]

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

Comienza un nuevo año con la violencia como protagonista en una guerra que se sigue extendiendo en Ucrania; en la agresión a docentes y jubilados en las calles; en las series más vistos en todas las plataformas; en los videojuegos de mayor aceptación; en la información más viral en las redes sociales. Los centros educativos […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

Hay un modo de hacer política que, al final del camino, solo trae como resultado la profundización de los males que se pretendían corregir. Es un camino que generalmente utilizan las fuerzas políticas extremas para golpear con saña, maximizar el descontento y, además, no ofrecer una agenda constructiva para desplazar a la casta gobernante de […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023

Palabras o briznas de paja en el viento

Texto por Antonio José Monagas

Sobre la palabra, mucho se ha dicho y escrito. Sin embargo, las implicaciones de su empleo rebasan cualquier cantidad de problemas. Desde aquellos que comprometen sentimientos, hasta los que sacrifican compromisos por el sólo hecho de aparentar lo imposible. Incluso, de aniquilar la verdad en nombre de petulancias a las cuales les endilgan cualquier denominación que sirva para encubrir oscuros contenidos y engañosas intenciones.

El ejercicio de la política, se apoya seguidamente de la palabra para disfrazar pretensiones que sólo buscan allanar el mayor espacio político -necesario o suficiente- para desde el mismo, dominar la escena que mejor pueda servir de pantalla a mentiras y disimulos.

Si bien debe aceptarse que la palabra es liberadora de estigmas marcados por palabras adornadas por intereses manchados de atraso o crueldad, también deberá reconocerse que la palabra encadena actitudes. De esa forma, se hace del sonido necesario para desviar verdades y convertirlas en imaginarios bastimentos que apuntan a embaucadores compromisos.

Por eso quienes desde la praxis política actúan con prevaricación y alevosía, buscan con grosera flagrancia desvirtuar la concepción de lo que la palabra, en su etimología más depurada, envuelve. De ahí que debajo de discursos latosos, de los que se vale la política minúscula para proponer situaciones ficticias propias para ilusos, la palabra carece del sitio que la acoge como instrumento de creación o de construcción de un mundo mejor.

Y es que en dicho zarandeo lingüístico, se halla disimulada la brecha entre las palabras que salvan, y las palabras que gustan. Y es que la micropolítica, política de coyuntura o aquella que se sirve del populismo, de la demagogia, del autoritarismo o del totalitarismo para manifestar su tendencia fascista, tiene en su esencia el ardid o la malicia necesaria para mentir y traicionar a su propia naturaleza.

Palabra acicalada

El discurso presidencial que resonó ante la 73 Asamblea de la Organización Naciones Unidas celebrada en el salón de la Asamblea General en la ciudad de New York, fue tristemente un capítulo de “más de lo mismo”. Tal vez, “peor”. Por cuanto, la palabra adornada con explicaciones que sobran por recalcitrantes, insidiosas o machaconas, se descubre a si misma toda vez que deja ver el tono de su hipocresía. Y fue lo que vieron los ojos del mundo.

Un discurso cuyo acicalamiento, lejos de asentir el carácter de una ideología política que se preciara del respeto que podría habérsele brindado, de haber sido otras las realidades imperantes, simplemente fue objeto de impugnaciones que corrieron de todos los rincones del mundo político. Objeciones motivadas en la careta que sirvió para encubrir la verdad de una realidad que, como la venezolana, se ve asediada de violaciones de derechos humanos que se traducen en actos de barbarie en contra del sentido democrático que, en otra situación, operaría como estructura constitucional.

Y es porque en el fondo, dicha perorata presidencial se convirtió en un contradictorio traje para vestir de apariencias y falsedades el terreno político, económico y social sobre el cual camina, peligrosamente y a duras penas, Venezuela. Sólo fueron estiradas palabras que pasaron como briznas de paja al viento.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia