OPINIÓN · 25 SEPTIEMBRE, 2021 05:42

Migrar, un derecho (in) violable

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La migración está en primer plano de las noticias internacionales. Se vienen produciendo grandes migraciones que dan pie a muestras de solidaridad y respeto de los derechos humanos por parte de los países receptores y su población, pero también se presta a la violación de los derechos, aunque sean humanos de quienes emigran. Los tratos crueles y la explotación económica lideran esas violaciones.

Las grandes corrientes migratorias

Desde Siria y Afganistán hay ríos de gente migrando hacia países vecinos de Eurasia por los caminos verdes, pronto cubiertos de nieve.  Países más lejanos acogen a los afganos que tienen vínculos con ellos y les protegen. Los sirios, desde hace años, están a la desbandada.

En la actualidad, en Europa, hay una cierta tolerancia y hasta simpatía hacia quienes provienen de Afganistán. La crudeza de algunos hechos acontecidos recientemente en ese país pareciera que ha tocado sensibilidades gubernamentales, pero también la migración masiva sirve a algunos grupos para hacer propaganda anti Talibán.

A pesar de la solidaridad con Afganistán, en Europa hay preocupación, y hasta miedo, por la migración afgana que tiende a crecer cada día y se agrega a las que provienen de otros continentes.  Las aguas del Mediterráneo traen o se tragan a quienes tratan de llegar desde África.  Por su color de piel, pobreza e ilegalidad llegan a pasarlas negras por un tiempo hasta que las olas legales se calman. Semejante situación vive a su llegada al viejo continente los latinoamericanos pobres, aunque lleguen a estas tierras en forma más segura, por aire.

Corrientes migratorias al otro lado del Atlántico

Desde Venezuela siguen transitando por carreteras, ríos y montañas, largas filas de emigrados a pie hacia otros países de América del Sur. Casi toda es gente pobre. Donde lleguen vivirán experiencias tan duras como las que han vivido en su país y, en algunos casos, más. Son víctimas de la xenofobia y el clasismo de sus hermanos latinoamericanos, que se expresa en aporofobia, ese odioso rechazo a los inmigrantes pobres. De Venezuela emigran con la esperanza de un futuro mejor. Igual que sus paisanos no pobres que volaron hace rato.

Desde el norte de América del Sur parte un río humano de migrantes que va creciendo en la medida que pasa por países de Centroamérica. Su norte es el Norte. México, un puente, y más gente agrega. El deseo es desembocar en un gran río de agua para llegar a un desierto en el país deseado. Muchos se quedan en el camino, no arrepentidos, sino muertos de sed o ahogados de tanta agua. Más adelante podrán ser detenidos. Prefieren eso a vivir como vivían. 

El sueño de quien emigra

Hay una generalización factible de ser verdad: quien emigra lo hace huyendo de condiciones hostiles y en búsqueda de mejor calidad de vida. Sea en Europa, Asia, América del norte o inclusive a países semejantes al que dejan, los inmigrantes van en búsqueda de realizar un sueño. Las posibilidades de hacerlo realidad dependen de muchos factores: el espíritu de sacrificio, las ganas de triunfar, ser una mano de obra capacitada, un talento necesitado. Además, de una base económica y relaciones en el sitio de destino. ¡Ah!, y condiciones para una permanencia legal. Hay más factores, pero los mencionados parecen básicos.

Los negreros

Quienes migran ilegalmente y con escasos recursos económicos, se exponen a condiciones de explotación laboral en el país donde lleguen. La falta de “papeles” (legalidad) y la necesidad de dinero, les hace aceptar condiciones de trabajo hasta el límite de lo inhumano. El llamado trabajo en negro, como su nombre lo dice, se inspira en los tiempos de la esclavitud, y, por supuesto, se presta para vulnerar derechos no solo laborales sino humanos.

Los negreros, desde terratenientes hasta patrones en el trabajo doméstico, pasando por pequeños empresarios, mafiosos, explotadores de oficio, y otros muchos, ven en el inmigrante, inclusive algunos legales, una oportunidad para tener recursos humanos a bajo costo y a quienes pueden violar sus derechos.

La persona inmigrante por esa sola condición es vulnerable y si llega por caminos verdes o blancos, o mares azules, o está en condiciones de ilegalidad, es aún más vulnerable. Algunas autoridades de algunos países, asumen que los inmigrantes en esas condiciones, casi siempre pobres, están en condiciones de desamparo, carecen de protección legal.  De alguna forma es así, pero se pudiera pensar que los derechos humanos se protegen en cualquier lugar.

La fuerza del poder

Recientemente se han publicado en prensa, televisión y redes virtuales, obscenas imágenes de autoridades fronterizas atrapando a inmigrantes de a pie con lazos como se atrapa al ganado o pegándole con un látigo de cuero a quienes corren, no solo huyendo del dolor sino tratando de llegar a un país seguro. Por supuesto, se persigue a inmigrantes pobres y de piel oscura, negra o cobriza.

La violencia contra los inmigrantes por parte de autoridades fronterizas y de explotadores laborales debería ser un crimen de lesa humanidad. Las escenas de policías de fronteras azotando o enlazando a quienes van por mejor vida son indignantes. Lo lógico, inmediato, es que, por un lado, las autoridades superiores del país violador se manifestaran al respecto y prohibieran esas prácticas, y, por el otro, los organismos internacionales creados para hacer valer los derechos humanos deberían reaccionar. Pero, no. 


Violador es violador

El silencio de las autoridades y sectores de poder que suele seguir a la violación de los derechos humanos en inmigrantes es, por supuesto, cómplice. Evidencia que cuando se tiene poder, se puede violar. Sea en el espacio y el nivel que sea.

Pareciera que hay una excepción en la protección de los derechos humanos de inmigrantes ilegales: cuando es un caso de explotación sexual y el llamado trafico de personas. Aún así deja pensando si es realmente por protección de esas personas o un ajuste de cuenta entre las mafias de ese tipo de negocio.

Deberíamos tener presente que los derechos humanos no se discuten, que se suponen inviolables y que, en el caso de violación, tiene que haber sanciones. La impunidad de los violadores perpetúa el sufrimiento de la víctima de cualquier delito. Migrar es un derecho humano.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Día mundial del goce

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 1 JULIO, 2022 05:45

Los vaivenes de la democracia

La primera década de este siglo, nuestra región estuvo liderada por gobiernos de izquierdas que desperdiciaron —sumando y restando— varias oportunidades para emprender un camino sostenido hacia el desarrollo. Muchos de esos gobiernos se dedicaron a organizar asambleas constituyentes, intentaron iniciativas refundacionales y, claramente, procuraron cambiar las reglas del juego democrático para enquistarse en el […]

OPINIÓN · 30 JUNIO, 2022 05:40

Barrio adentro: microeconomía en Venezuela

Hace un par de meses tuvimos la oportunidad de visitar los diferentes sectores de José Félix Ribas, en Petare, la barriada popular más grande de Latinoamérica. Para nuestra sorpresa, encontramos una comunidad pujante, viva, enérgica. Teníamos 2 años sin visitar la zona. La última vez la vimos apenas sobreviviendo a la pandemia y a la […]

OPINIÓN · 29 JUNIO, 2022 05:45

Pandemia, soledad y aumento del consumo de drogas

Alrededor de 275 millones de personas en todo el mundo utilizaron drogas durante el último año, mientras que más de 36 millones sufrieron trastornos por consumo de drogas, según el Informe Mundial sobre las Drogas 2021, publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. El documento subraya que entre […]

OPINIÓN · 28 JUNIO, 2022 05:30

Una guerra de contingencias políticas

No sólo una guerra armada o artillada ha sido una constante en la vida del hombre. También, la guerra desmontada o desarmada. Su concepto no sólo implica el enfrentamiento bélico, sino que envuelve esfuerzos que terminan siendo insolventes. Proyectos de vida que se oscurecen ante las intenciones del adversario.  Por eso se dice que en la […]