El terror, un capítulo del totalitarismo

¿Puede haber más terror que el que se deriva del hecho de entrar en tu propia casa y eliminarte?