OPINIÓN · 2 SEPTIEMBRE, 2022 05:21

Dólar desenfrenado

Ver más de

Oscar Doval

¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Tras unos meses de relativa estabilidad, la semana pasada vivimos un episodio de locura cambiaria luego que se disparara el precio del dólar.

El dólar paralelo, que se situó casi en los 10 bolívares en tan sólo unos días, nos trajo malos recuerdos e incluso dolorosos flashbacks sobre la historia reciente de irrefrenable inflación y devaluación.

La respuesta del BCV a tal fenómeno fue la inyección de 253 millones de dólares, lo que ha logrado contener el precio de la divisa en 8,5 bolívares. Por ahora.

Para muchos expertos, las causas de la súbita devaluación son claras: la expansión fiscal para hacer frente al pago de bonos a empleados públicos y la escasez en la oferta de divisas en el sistema financiero, fueron el combustible para encender la mecha que condujo a la divisa a un valor más cercano a la tasa de cambio implícita.

Somos presa de una gran fragilidad económica, en virtud de la cual pueden rápidamente alterarse variables macro, ya que Venezuela es un país donde el bolívar no cuenta con anclaje en reservas internacionales, ni en la confianza de la gente, por lo que el financiamiento para sustentar la actividad económica está prácticamente extinto, el sector productivo muy comprometido a todos los niveles, y el capital extranjero se encuentra a la espera del levantamiento de las sanciones. Lo mencionado, no puede derivar en un modelo de crecimiento y estabilidad económica sustentable.

Sería ingenuo pensar que la inyección continua de divisas al mercado por parte del BCV, hoy estimada en más de 3 mil millones de dólares durante lo que va de año, podrían mantener a raya el precio del dólar paralelo por siempre.


Hace falta más

Nuestra línea editorial se ha caracterizado por mantener neutralidad política respecto a la comprensión de la economía, felicitando o cuestionando las decisiones del gobierno que afectan este menester. Sin negar el profundo daño que han hecho y hacen las sanciones financieras a nuestro país, consideramos que llegó el momento de pedir al gobierno mayor agilidad y compromiso en la toma de decisiones en materia económica y financiera.

Entendemos la voluntad de la administración pública de dar un viraje hacia una economía de mercado y activar el aparato productivo nacional. Pero resultan insuficientes los buenos deseos, el cese de controles de precios, la dolarización informal, los acercamientos con el sector privado y la oposición, las conversaciones con EE. UU, así como la aprobación de la ley de Zonas Económicas Especiales.

El proceso de recuperación económica de Venezuela requiere una importante inversión extranjera, para reactivar la industria petrolera y la elemental provisión de servicios básicos.

El Observatorio Venezolano de Finanzas y especialistas en la materia estiman que necesitamos, al menos, 20 mil millones de dólares para duplicar la producción petrolera, mejorar el sistema eléctrico y la provisión de agua. La cifra, que, en el pasado de abundancia económica, podría ser irrisoria, frente a un PIB de casi 400 mil millones de dólares hace escasos 10 años, hoy no existe en las arcas del Estado.

Un par de fondos petroleros internacionales, así como la gigante Siemens, con la venia de la OFAC, a través de inversionistas privados, ofrecen en su conjunto, inversiones en torno a los 3 mil millones de dólares entre 2022 y 2023, para recuperar una pequeña parte de la producción de petróleo, gas y electricidad. Todavía falta mucha plata.

La mayoría de los inversionistas internacionales que desean poner sus recursos en Venezuela, y hablamos de números de fondos de inversión de todas partes del mundo, piden lo mismo por parte del gobierno venezolano: seguridad jurídica, alternativas para la repatriación de dividendos, consideraciones fiscales y facilidades burocráticas y operativas. Ya no se fijan tanto en las sanciones y en los gringos, sino en nosotros mismos.

Como banqueros de inversión, semana a semana, de potenciales inversionistas extranjeros, recibimos emails, llamadas, hacemos conferences y enviamos material sobre la comprensión multisectorial de Venezuela como inigualable destino de inversión. La piedra de tranca siempre es la misma: ¿Y las garantías para nuestra inversión? ¿Cómo y dónde cobramos las utilidades?

Si bien, la Ley de Inversiones vigente y la ley Antibloqueo, puede dar algunas respuestas a lo preguntado, así como existen escasos –pero existen- recursos y soluciones lícitas y transparentes para realizar pagos internacionales, parece no ser alternativas que complacen del todo a nuestros interlocutores foráneos.

¿Qué piden?

Se requiere con premura, la revisión de la ley de inversiones, una actualización de esta, sin zonas grises y con claras garantías sobre propiedad y capital, donde se promuevan beneficios fiscales y operacionales, además de políticas sobre repatriación de dividendos.

Además de lo señalado, acuerdos con la oposición política y el resto del mundo occidental con el objetivo de aligerar las sanciones financieras, además de una clara voluntad de hacer frente a la deuda externa, serian la guinda que adornaría el helado de una posibilidad cierta de enormes ingresos al país por concepto de inversión.

¿Qué esperamos?

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: La reactivación de los acuerdos fronterizos

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

El término autocracia se define como un «régimen político en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad». También como una «forma de gobierno en la cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley» es […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

La Ruta Verde no es una iniciativa de ecologistas en países ricos tan preocupados en estos tiempos por la crisis ambiental que atraviesa el mundo, no. La Ruta Verde, así con ese nombre tan ecológico, es un conjunto de acciones de mujeres en Venezuela para exigir la despenalización del aborto y la aprobación de una […]

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

El pasado 16 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos volvió a pronunciarse acerca de Venezuela, esta vez, emitiendo serias amenazas contra Maduro. El subsecretario de Estado de EE UU para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, comentó: «Nicolás Maduro comete un error grave si piensa que nuestra […]

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

Un año escolar que se inicia es un espacio determinante para fijar los pilares de la convivencia, entre ellos los límites a cualquier tipo de violencia y discriminación. Ser nuevo en el centro educativo, haber sido transferido de otra sección, las condiciones de los uniformes o útiles escolares pueden dar pie a que un estudiante […]

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022

Dólar desenfrenado

Texto por Oscar Doval

Tras unos meses de relativa estabilidad, la semana pasada vivimos un episodio de locura cambiaria luego que se disparara el precio del dólar.

El dólar paralelo, que se situó casi en los 10 bolívares en tan sólo unos días, nos trajo malos recuerdos e incluso dolorosos flashbacks sobre la historia reciente de irrefrenable inflación y devaluación.

La respuesta del BCV a tal fenómeno fue la inyección de 253 millones de dólares, lo que ha logrado contener el precio de la divisa en 8,5 bolívares. Por ahora.

Para muchos expertos, las causas de la súbita devaluación son claras: la expansión fiscal para hacer frente al pago de bonos a empleados públicos y la escasez en la oferta de divisas en el sistema financiero, fueron el combustible para encender la mecha que condujo a la divisa a un valor más cercano a la tasa de cambio implícita.

Somos presa de una gran fragilidad económica, en virtud de la cual pueden rápidamente alterarse variables macro, ya que Venezuela es un país donde el bolívar no cuenta con anclaje en reservas internacionales, ni en la confianza de la gente, por lo que el financiamiento para sustentar la actividad económica está prácticamente extinto, el sector productivo muy comprometido a todos los niveles, y el capital extranjero se encuentra a la espera del levantamiento de las sanciones. Lo mencionado, no puede derivar en un modelo de crecimiento y estabilidad económica sustentable.

Sería ingenuo pensar que la inyección continua de divisas al mercado por parte del BCV, hoy estimada en más de 3 mil millones de dólares durante lo que va de año, podrían mantener a raya el precio del dólar paralelo por siempre.


Hace falta más

Nuestra línea editorial se ha caracterizado por mantener neutralidad política respecto a la comprensión de la economía, felicitando o cuestionando las decisiones del gobierno que afectan este menester. Sin negar el profundo daño que han hecho y hacen las sanciones financieras a nuestro país, consideramos que llegó el momento de pedir al gobierno mayor agilidad y compromiso en la toma de decisiones en materia económica y financiera.

Entendemos la voluntad de la administración pública de dar un viraje hacia una economía de mercado y activar el aparato productivo nacional. Pero resultan insuficientes los buenos deseos, el cese de controles de precios, la dolarización informal, los acercamientos con el sector privado y la oposición, las conversaciones con EE. UU, así como la aprobación de la ley de Zonas Económicas Especiales.

El proceso de recuperación económica de Venezuela requiere una importante inversión extranjera, para reactivar la industria petrolera y la elemental provisión de servicios básicos.

El Observatorio Venezolano de Finanzas y especialistas en la materia estiman que necesitamos, al menos, 20 mil millones de dólares para duplicar la producción petrolera, mejorar el sistema eléctrico y la provisión de agua. La cifra, que, en el pasado de abundancia económica, podría ser irrisoria, frente a un PIB de casi 400 mil millones de dólares hace escasos 10 años, hoy no existe en las arcas del Estado.

Un par de fondos petroleros internacionales, así como la gigante Siemens, con la venia de la OFAC, a través de inversionistas privados, ofrecen en su conjunto, inversiones en torno a los 3 mil millones de dólares entre 2022 y 2023, para recuperar una pequeña parte de la producción de petróleo, gas y electricidad. Todavía falta mucha plata.

La mayoría de los inversionistas internacionales que desean poner sus recursos en Venezuela, y hablamos de números de fondos de inversión de todas partes del mundo, piden lo mismo por parte del gobierno venezolano: seguridad jurídica, alternativas para la repatriación de dividendos, consideraciones fiscales y facilidades burocráticas y operativas. Ya no se fijan tanto en las sanciones y en los gringos, sino en nosotros mismos.

Como banqueros de inversión, semana a semana, de potenciales inversionistas extranjeros, recibimos emails, llamadas, hacemos conferences y enviamos material sobre la comprensión multisectorial de Venezuela como inigualable destino de inversión. La piedra de tranca siempre es la misma: ¿Y las garantías para nuestra inversión? ¿Cómo y dónde cobramos las utilidades?

Si bien, la Ley de Inversiones vigente y la ley Antibloqueo, puede dar algunas respuestas a lo preguntado, así como existen escasos –pero existen- recursos y soluciones lícitas y transparentes para realizar pagos internacionales, parece no ser alternativas que complacen del todo a nuestros interlocutores foráneos.

¿Qué piden?

Se requiere con premura, la revisión de la ley de inversiones, una actualización de esta, sin zonas grises y con claras garantías sobre propiedad y capital, donde se promuevan beneficios fiscales y operacionales, además de políticas sobre repatriación de dividendos.

Además de lo señalado, acuerdos con la oposición política y el resto del mundo occidental con el objetivo de aligerar las sanciones financieras, además de una clara voluntad de hacer frente a la deuda externa, serian la guinda que adornaría el helado de una posibilidad cierta de enormes ingresos al país por concepto de inversión.

¿Qué esperamos?

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: La reactivación de los acuerdos fronterizos

¿Cómo valoras esta información?

3

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones