Deuda pendiente - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 29 JUNIO, 2019 05:15

Deuda pendiente

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Durante junio, en muchas ciudades del mundo, se celebra el orgullo de la comunidad GLBTI, o el sector de población que se considera gay, lesbiana, bisexual, transexual, travesti, intersexual y un amplio abanico de conductas sexuales diferentes a la heterosexualidad normativa.

Es la celebración de un orgullo porque en poco más de medio siglo, a través de marchas, protestas y negociaciones, muchos logros se han obtenido después de siglos de persecución y ostracismo.

Es el resultado de una lucha que explotó, precisamente, en Junio, en un bar en Nueva York, el Stonewall, visitado por hombres vestidos de hombres o de mujeres.  Esa noche, la policía protectora de algo tan arbitrario e injusto como “la defensa de la moral y las buenas costumbres”, decidió allanarlo y los gays y travesti, dijeron ya no más.

A partir de entonces la lucha por lograr los derechos que le corresponden como seres humanos a quienes asumen y disfrutan su sexualidad de distintas maneras, ha sido una constante en casi todas los países.

La celebración tiene sus razones:  En relativamente poco tiempo, las personas de sexualidad alternativa, al igual que otros sectores sociales discriminados, estigmatizados, estereotipados, humillados históricamente, como las mujeres y los negros y los indígenas, tienen porqué sentirse muy orgullosos.   En el último medio siglo han logrado más que en los veinte siglos que le antecedieron.

El primer triunfo fue lograr visibilidad, su reconocimiento por los demás, la aceptación de una condición de ser, negada, inclusive por muchos, a nivel individual y familiar. Hasta entonces, se había vivido  atrapados en el miedo.

Otro logro que hizo de piedra angular fue el que la Organización Mundial de la Salud,  excluyera a la homosexualidad de la lista de las enfermedades mentales. Institucionalmente se corrigió un error histórico aunque a nivel de personas,  familias, comunidades e instituciones persista esa consideración.

El problema de la homofobia no es de quienes son vistos como problema sino de quienes viven atrapados en la rigidez de una moral arcaica y un pensamiento que no les permite avanzar.  Morirán con la satisfacción de haber cumplido con sus principios aún haciendo sufrir a otros.

50 años después de la noche de Stonewall, el reconocimiento mundial de la diversidad sexual, en muchos países, se limita al simple y sagrado derecho de dejarles existir pero reconocerlos no quiere decir protegerlos legalmente. Lamentablemente, no es así.

A pesar de los logros y avances, pocas sociedades han logrado establecer igualdad de derechos a través de leyes, sin discriminar por intereses o expresiones sexuales de las personas.  Pero en la mayoría de los países, la intolerancia y discriminación a quienes asumen sexualidad alternativa, continúa siendo un problema y la lucha persiste.

GLBTI al margen de la ley

Venezuela, en particular, cuyo gobierno se vanagloria de ser revolucionario, es de los más atrasados en su región con respecto a leyes que permitan la igualdad sexual en el país.  En 20 años, la Asamblea Nacional, cuando tuvo mayoría “revolucionaria”, ni en manos de la oposición “progresista”, ha aprobado alguna ley que reconozca derechos de los grupos o individuos de sexualidad alternativa. Lo máximo que han hecho se limita a decretos, saludos a la bandera.

A los legisladores venezolanos de estos y otros tiempos, les ha faltado valentía, pensamiento contemporáneo, testículos, y a las legisladoras, ovarios; para enfrentarse a las iglesias y otros sectores retrógrados de la sociedad (¿o será que ellos mismos son?)  con respecto a los derechos sexuales de las personas GLBTI.

Venezuela está en deuda no solo con esas personas GLBTI, sino con toda la sociedad, con América latina, con el mundo, para ponerse al tono de estos tiempos que deberían propiciar contextos de tolerancia, respeto e inclusión social.

La legislación que proteja a las personas GLBTI es una deuda que Venezuela tiene que pagar como se pagan las deudas del amor

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

 

Del mismo autor

Delincuentes, sí. Policías, no

 

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 28 MARZO, 2018

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 14 JULIO, 2020 04:29

Crónicas en tiempos sin gasolina

El popular adagio “cada cabeza es un mundo” es casi una exhortación al pensamiento y actitud de cada quien. Pero también es una apología a la individualidad. Hace ver que cada persona maneja su mundo de ideas y valores como un sistema tan completo compacto, que lo hace presumir bastarse a sí mismo. Aunque reza […]

OPINIÓN · 13 JULIO, 2020 04:35

Voluntad de poder III, ¿se puede hacer algo?

Una nueva geometría del poder viene produciéndose en Venezuela. Unas veces bajo el silencio de la cotidianidad y otras bajo el ruido del terror que generan las estructuras criminales. Desde abajo, desde la base de la sociedad y las comunidades vamos viendo cómo el poder comunal avanza.  En el Centro de Investigaciones Populares, hemos venido […]

OPINIÓN · 13 JULIO, 2020 04:31

¿Una ruta de la batata antes de Colón?

La Isla de Pascua, un pequeño punto verde perdido en la inmensidad al sudeste del Océano Pacífico, ha encantado por mucho tiempo a los arqueólogos y al público. Cientos de esculturas gigantes de piedra, o Moai, que decoran la isla volcánica siguen siendo una fuente de fascinación. Uno de los mayores misterios sobre la Isla […]

OPINIÓN · 12 JULIO, 2020 04:35

Mérida se apaga

Tres palabras “Mérida se apaga” resumen una gran tragedia. Los reiterados y prolongados cortes de luz que padece la población merideña. Un infortunio que día tras día desmorona condiciones de vida de las familias. La cotidianidad se va trasformando para mal, esparciendo de manera silenciosa angustias, carencias y padecimientos.  En medio de ese contexto hay […]