Tres venezolanos vieron la muerte de lejos en Bruselas

LA HUMANIDAD · 22 MARZO, 2016 10:08

Ver más de

Laura Weffer Cifuentes


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

«Normalmente dejo a los chamos en el colegio a las ocho de la mañana y luego tomo el metro para mi oficina; pero hoy no. Dejé a mi hija en la escuela y me regresé para buscar al varón y llevarlo al médico que tenía una cita a las 10:00 am; por eso no estuve ahí durante los atentados «, aseguró Carlos Corao, venezolano y asesor comunicacional, en conversación telefónica desde Bruselas, Bélgica.

Luego, mientras se preparaban para salir se enteraron de la noticia. Buscaron a su hija en el colegio y desde entonces no han salido de su casa, este Martes Santos, 22 de marzo. Las calles están tomadas y los niveles de seguridad aumentaron al máximo.

«La estación del metro donde ocurrió el atentado (Maallbeek) es en el barrio europeo, donde están los edificios administrativos de la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo. Es una zona muy simbólica, desde el punto de vista del poder», dijo Corao, quien también señaló que desde la mañana el ulular de las sirenas no se ha detenido. Todas las personas que conoce están bien.

De acuerdo con su descripción, todas las calles están bloqueadas y es prácticamente imposible movilizarse. En el centro de la ciudad improvisaron un hospital de campaña. No se sabe hasta cuándo se mantendrá esta situación.

La noticia del atentado también agarró a otro venezolano de camino al trabajo. Mientras manejaba, Abraham Suniaga se enteró del ataque por la radio. Aún no había ocurrido el ataque en el Metro, pero las explosiones en el aeropuerto acababan de ser reportadas. Filas de carros de policías iban unos tras otros en dirección al lugar de los hechos.

Más de un alerta ocasionaron paquetes sospechosos en meses anteriores, especialmente después de los atentados ocurridos en París en noviembre de 2015, donde murieron dos venezolanos. Sin embargo, las falsas alarmas se acumularon, hasta ahora.

«Hay un poco de pánico en el  sentido de que, después de cuatro meses de estar bajo la sospecha de algún atentado, ahora realmente lo vivimos», dijo Suniaga desde su oficina en Bruselas vía telefónica a Efecto Cocuyo. De acuerdo con el venezolano, a muchos de sus amigos no les dio chance de llegar al trabajo; su hermana, que trabaja en el barrio europeo donde se encuentran todas las instituciones, tuvo que regresar a casa por motivos de seguridad.

Cuando ya estaba en su oficina, Carlota Ágreda, también venezolana, recibió un alerta de la BBC al correo electrónico que le avisó sobre los hechos. Inmediatamente, se levantó y fue a confirmar la noticia con otros compañeros de trabajo de la consultora donde trabaja.

A diferencia de las sonadas alertas de sospecha anteriores, esta vez Ágreda no escuchó ninguna. Sin embargo, tras las reiteradas alarmas semanas anteriores, la noticia no tomó a la venezolana por sorpresa. «No me sorprende, en verdad, considerando que a Salah Abdeslam lo agarraron la semana pasada», dijo.

Abdeslam fue uno de los autores del atentado en París. Tras los hechos, huyó a Bélgica, se escondió en Bruselas y fue detenido por la policía el pasado viernes, 18 de marzo.

A pesar de las sospechas de posibles atentados y de la presencia policial en las calles, Ágreda aseguró que la gente llevaba una vida normal. «Fuera de los bares podías ver uno de estos carros militares y la gente al lado tomando tomando tranquila», afirmó.

Sin embargo, con el lockdown impuesto por el Gobierno belga, en noviembre del año pasado por los atentados de París y la búsqueda de Abdeslam, la mayoría de la gente permanece en sus casas hasta que sea levantada la alarma.

«En general, hay mucha desconfianza en el aparato de seguridad belga. A las 48 horas del atentado de París, la policía acá amenazó con una huelga si no se les dotaba de los recursos necesarios para actuar en estos casos. Lo cierto, es qu,  a pesar de que ya se había anunciado, los belgas no se plantean que este tipo de situaciones les puedan ocurrir», dijo Corao.

Hasta ahora se sabe que al menos 20 personas murieron durante el ataque al metro y otras 11 en las dos explosiones simultáneas en el aeropuerto de Bruselas. Serían más de 200 personas heridas.

De las víctimas del atentado, el presidente Juan Manuel Santos informó que dos colombianos resultaron heridos, uno de ellos de gravedad.

Foto: AP

LA HUMANIDAD · 26 ENERO, 2023

Tres venezolanos vieron la muerte de lejos en Bruselas

Texto por Laura Weffer Cifuentes

«Normalmente dejo a los chamos en el colegio a las ocho de la mañana y luego tomo el metro para mi oficina; pero hoy no. Dejé a mi hija en la escuela y me regresé para buscar al varón y llevarlo al médico que tenía una cita a las 10:00 am; por eso no estuve ahí durante los atentados «, aseguró Carlos Corao, venezolano y asesor comunicacional, en conversación telefónica desde Bruselas, Bélgica.

Luego, mientras se preparaban para salir se enteraron de la noticia. Buscaron a su hija en el colegio y desde entonces no han salido de su casa, este Martes Santos, 22 de marzo. Las calles están tomadas y los niveles de seguridad aumentaron al máximo.

«La estación del metro donde ocurrió el atentado (Maallbeek) es en el barrio europeo, donde están los edificios administrativos de la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo. Es una zona muy simbólica, desde el punto de vista del poder», dijo Corao, quien también señaló que desde la mañana el ulular de las sirenas no se ha detenido. Todas las personas que conoce están bien.

De acuerdo con su descripción, todas las calles están bloqueadas y es prácticamente imposible movilizarse. En el centro de la ciudad improvisaron un hospital de campaña. No se sabe hasta cuándo se mantendrá esta situación.

La noticia del atentado también agarró a otro venezolano de camino al trabajo. Mientras manejaba, Abraham Suniaga se enteró del ataque por la radio. Aún no había ocurrido el ataque en el Metro, pero las explosiones en el aeropuerto acababan de ser reportadas. Filas de carros de policías iban unos tras otros en dirección al lugar de los hechos.

Más de un alerta ocasionaron paquetes sospechosos en meses anteriores, especialmente después de los atentados ocurridos en París en noviembre de 2015, donde murieron dos venezolanos. Sin embargo, las falsas alarmas se acumularon, hasta ahora.

«Hay un poco de pánico en el  sentido de que, después de cuatro meses de estar bajo la sospecha de algún atentado, ahora realmente lo vivimos», dijo Suniaga desde su oficina en Bruselas vía telefónica a Efecto Cocuyo. De acuerdo con el venezolano, a muchos de sus amigos no les dio chance de llegar al trabajo; su hermana, que trabaja en el barrio europeo donde se encuentran todas las instituciones, tuvo que regresar a casa por motivos de seguridad.

Cuando ya estaba en su oficina, Carlota Ágreda, también venezolana, recibió un alerta de la BBC al correo electrónico que le avisó sobre los hechos. Inmediatamente, se levantó y fue a confirmar la noticia con otros compañeros de trabajo de la consultora donde trabaja.

A diferencia de las sonadas alertas de sospecha anteriores, esta vez Ágreda no escuchó ninguna. Sin embargo, tras las reiteradas alarmas semanas anteriores, la noticia no tomó a la venezolana por sorpresa. «No me sorprende, en verdad, considerando que a Salah Abdeslam lo agarraron la semana pasada», dijo.

Abdeslam fue uno de los autores del atentado en París. Tras los hechos, huyó a Bélgica, se escondió en Bruselas y fue detenido por la policía el pasado viernes, 18 de marzo.

A pesar de las sospechas de posibles atentados y de la presencia policial en las calles, Ágreda aseguró que la gente llevaba una vida normal. «Fuera de los bares podías ver uno de estos carros militares y la gente al lado tomando tomando tranquila», afirmó.

Sin embargo, con el lockdown impuesto por el Gobierno belga, en noviembre del año pasado por los atentados de París y la búsqueda de Abdeslam, la mayoría de la gente permanece en sus casas hasta que sea levantada la alarma.

«En general, hay mucha desconfianza en el aparato de seguridad belga. A las 48 horas del atentado de París, la policía acá amenazó con una huelga si no se les dotaba de los recursos necesarios para actuar en estos casos. Lo cierto, es qu,  a pesar de que ya se había anunciado, los belgas no se plantean que este tipo de situaciones les puedan ocurrir», dijo Corao.

Hasta ahora se sabe que al menos 20 personas murieron durante el ataque al metro y otras 11 en las dos explosiones simultáneas en el aeropuerto de Bruselas. Serían más de 200 personas heridas.

De las víctimas del atentado, el presidente Juan Manuel Santos informó que dos colombianos resultaron heridos, uno de ellos de gravedad.

Foto: AP

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO