Susana Reina: Hay que reconstruir nuestra identidad desde el lenguaje

LA HUMANIDAD · 27 MAYO, 2018 18:00

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Comunicar con enfoque de igualdad de género no es hablar sobre las mujeres, es reconstruir nuestra identidad en el discurso comunicativo, es añadir categorías al análisis de la realidad, explicó Susana Reina en el encuentro-taller Un guayoyo con mujeres, organizado por Efecto Cocuyo en Maracaibo.

No necesariamente hablamos de crear una sección específica en los medios, ni de construir un discurso aislado, precisó la directora de Feminismo INC, en la actividad organizada por el portal digital en alianza con la Red Feminista del Zulia y la Comisión de Derechos Humanos del Zulia, CODHEZ.

La idea es reconstruir nuestra realidad desde el lenguaje, porque el lenguaje utilizado, no solo en los medios, sino en el mundo, está conectado íntimamente con la posición de la mujer en sociedad, dijo la especialista ante un auditorio conformado por 30 periodistas y activistas de los derechos de las mujeres.

Aprender a no ser nombradas y a expresar esta ausencia de nosotras con naturalidad, es un proceso que para Susana Reina debe ser revertido, porque forma parte del sistema patriarcal que nos ha desdibujado nuestra identidad y que los medios de comunicación reproducen constantemente.

La manera como el proceso de exclusión de las mujeres en la lengua ha trastocado la identidad femenina tiene expresiones concretas en tácticas patriarcales en la comunicación: la invisibilidad y el manifiesto afán de insistir que las mujeres estamos incluidas en el género masculino.

«Hemos aprendido a pensarnos como ausentes», fue la frase con la que Susana Reina puso el acento a la educación basada en estereotipos discriminatorios: Los niños siempre son nombrados, cuentan como mecanismos de auto referencias y son protagonistas de las acciones. Las niñas no son nombradas, se asumen dentro de género masculino, en raras ocasiones son protagonistas de las acciones y de allí que crecen carentes de modelos que las identifiquen.

Este modelo patriarcal, concluyó, incide claramente en los medios de comunicación, donde, por ejemplo, se aprecian estereotipos en la asignación de roles, se naturaliza la violencia hacia la mujer, existen vacíos informativos y serias dificultades para contar con datos desagregados por sexo que facilite la identificación de las brechas.

LA HUMANIDAD · 30 SEPTIEMBRE, 2022

Susana Reina: Hay que reconstruir nuestra identidad desde el lenguaje

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Comunicar con enfoque de igualdad de género no es hablar sobre las mujeres, es reconstruir nuestra identidad en el discurso comunicativo, es añadir categorías al análisis de la realidad, explicó Susana Reina en el encuentro-taller Un guayoyo con mujeres, organizado por Efecto Cocuyo en Maracaibo.

No necesariamente hablamos de crear una sección específica en los medios, ni de construir un discurso aislado, precisó la directora de Feminismo INC, en la actividad organizada por el portal digital en alianza con la Red Feminista del Zulia y la Comisión de Derechos Humanos del Zulia, CODHEZ.

La idea es reconstruir nuestra realidad desde el lenguaje, porque el lenguaje utilizado, no solo en los medios, sino en el mundo, está conectado íntimamente con la posición de la mujer en sociedad, dijo la especialista ante un auditorio conformado por 30 periodistas y activistas de los derechos de las mujeres.

Aprender a no ser nombradas y a expresar esta ausencia de nosotras con naturalidad, es un proceso que para Susana Reina debe ser revertido, porque forma parte del sistema patriarcal que nos ha desdibujado nuestra identidad y que los medios de comunicación reproducen constantemente.

La manera como el proceso de exclusión de las mujeres en la lengua ha trastocado la identidad femenina tiene expresiones concretas en tácticas patriarcales en la comunicación: la invisibilidad y el manifiesto afán de insistir que las mujeres estamos incluidas en el género masculino.

«Hemos aprendido a pensarnos como ausentes», fue la frase con la que Susana Reina puso el acento a la educación basada en estereotipos discriminatorios: Los niños siempre son nombrados, cuentan como mecanismos de auto referencias y son protagonistas de las acciones. Las niñas no son nombradas, se asumen dentro de género masculino, en raras ocasiones son protagonistas de las acciones y de allí que crecen carentes de modelos que las identifiquen.

Este modelo patriarcal, concluyó, incide claramente en los medios de comunicación, donde, por ejemplo, se aprecian estereotipos en la asignación de roles, se naturaliza la violencia hacia la mujer, existen vacíos informativos y serias dificultades para contar con datos desagregados por sexo que facilite la identificación de las brechas.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO