Sobrevivir en cuarentena: cuando no se puede trabajar

LA HUMANIDAD · 18 MAYO, 2020 10:00

Sobrevivir en cuarentena: cuando no se puede trabajar un cambio de oficio resuelve (Fotos)

Texto por Mairet Chourio Fotos por Mairet Chourio

Ver más de

Mairet Chourio

¿Cómo valoras esta información?

32
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
5
QUÉ CHIMBO

En la parte alta de La Vega, en un sector llamado “Las siete hermanas”, donde la precariedad de los servicios públicos es más relevante que el contagio por coronavirus, viven Ezequiel e Hildemaro, dos hombres que debido a la cuarentena dejaron sus oficios a un lado y emprendieron otros.

Ezequiel Ramírez, jeepsero con más de veinte años en la línea Héroes de La Vega tiene dos meses que no sale a trabajar con su rústico, por el problema de la gasolina. “Perdí dos días tratando de echar gasolina en la redoma de La India y no pude llenar el tanque; otro día me fui a Caricuao y me sacaron de la cola”, relató; por lo que decidió abrir su taller al público y ofrecer servicios de soldadura, arreglos de cauchos y mecánica; “ahorita hay que saber hacer de todo, eso es lo que me ha funcionado”.

Por el contrario, Hildemaro Manzano siempre ha cosido zapatos en sus ratos libres, después de vender café en el Metro o después de salir del autolavado donde trabaja; pero, por la cuarentena está cerrado y entonces desde hace dos meses volvió su oficio de zapatero como el principal y del que obtiene ingresos.  “Yo acepto de todo, ahorita no estamos para ser exquisitos, acepto alimentos, efectivo o dólares”.

Sentado en una escalera de cemento, en la vía principal del sector de las siete hermanas, Hildemaro arregla “los enfermos”, así se refiere a los zapatos, porque dice que a veces un cliente tiene una emergencia y empieza a coser desde tempranito. “Yo los atiendo, porque como dice: barco parado no gana flete”.

El gas, el agua y el transporte son las necesidades más grande del sector; este último solo se ve a ratos, es escaso y por lo que muchas personas caminan aproximadamente 5 km hasta otro sector donde hay camionetas hacía la Rinconada o hacía la redoma de la India.

El gas es una constante cacería, muchos se preguntan si vieron pasar el camión con las bombonas y el agua solo llega dos horas a la semana, no les da tiempo de lavar y tienen que llenar de todo o hacer como el señor Ezequiel, y fabricar un tanque improvisado “con todo este tiempo y por la falta de agua, estoy haciendo un tanque”.

Pero así se sobrevive en el barrio, en las comunidades populares; donde no hay pandemia que “juegue carrito” con las necesidades ni venezolanos que no sepan cómo rebuscarse para vivir.