Rubén González: Dormí en una oportunidad a la intemperie, esposado a un tubo

LA HUMANIDAD · 3 SEPTIEMBRE, 2020 13:59

Rubén González: Dormí en una oportunidad a la intemperie, esposado a un tubo

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

12
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Situaciones “bien difíciles” atravesó el sindicalista Rubén González mientras estuvo preso más de un año y medio en la cárcel de La Pica. “Dormí en la intemperie, en una oportunidad, esposado a un tubo. Ahí me cayó un chaparrón de agua”, relata a cuatro días de recibir un indulto que lo dejó en libertad.

En esa ocasión pidió a sus custodios ser trasladado a los calabozos. La celda donde lo llevaron estaba hacinada con otros reos, pero algunos de ellos les prestaron una colchoneta. Atribuyó a Dios encontrar solidaridad en un ambiente tan hostil.

En una rueda de prensa este jueves 3 de septiembre, González aseguró que estuvo secuestrado por un delito que nunca cometió.

“Sencillamente fue una orden política para estar tras de las rejas por las luchas políticas que veníamos dando conjuntamente con todos los trabajadores de Guayana y con los trabajadores a nivel nacional”, expresó.

El secretario general del sindicato de trabajadores de Ferrominera del Orinoco fue detenido en una alcabala de Anaco, en el estado Anzoátegui, en noviembre de 2018. Regresaba a Bolívar, tras participar en una protesta de trabajadores en Caracas.

Fue enviado a la cárcel de La Pica, en el estado Monagas, al área de procesados militares. En agosto de 2019 lo condenaron a cinco años y nueve meses de prisión por los supuestos delitos de ultraje a las Fuerzas Armadas y ultraje al centinela, previstos en el Código Penal Militar.

A pesar de ser un civil y contrario a lo que establece el numeral 4 del artículo 49 de la Constitución, su caso lo llevó la justicia castrense en Venezuela.

Un mensaje de esperanza

Este jueves el sindicalista quiso enviar un mensaje de esperanza. “Sigo en mi lucha, sigo protestando en el aspecto del deterioro general que tienen los trabajadores”.

Y agregó “yo no sigo protestando porque yo soy guapo, yo lo único que estoy exigiendo del Gobierno nacional lo que dice el artículo 91 de la Constitución Bolivariana de Venezuela que el trabajador debe tener un salario suficiente para mantener a la familia. No puede ser que con tres dólares pueda vivir una familia mensualmente, porque eso es mentira”.

El dirigente sindical agradeció a las organizaciones que exigieron su liberación como Amnistía Internacional y Provea, también dio las gracias “a todos mis hermanos cristianos evangélicos en cada uno de los ministerios regional, nacional e internacional”.

Llamado a Padrino López

Rubén González también envió un mensaje al ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, de parte de los militares con los que compartió en la cárcel.

Le pidió al funcionario evaluar y revisar las causas de los uniformados presos en Santa Ana, Ramo Verde y La Pica, incluidos “compañeros de él”. Dijo que muchos de ellos estaban “privados ilegítimamente de su libertad”.

Estimó que alrededor de 80 % de los militares presos en La Pica tendrían que estar en libertad si se hace justicia.

“Por eso le hago un llamado a Vladimir Padrino López y que haga una investigación respectiva en cada una de las cárceles, en cada uno de sus compañeros que tienen. Así como me recibió mi familia… así esos compañeros militares están esperanzados”, expresó.