Protesta de trabajadores en Chacaíto: «No al cierre del BIV»

LA HUMANIDAD · 13 FEBRERO, 2016 19:14

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

«Las instituciones son como nuestros padres. No queremos el cierre del lugar al que dedicamos tanto tiempo», expresó con la voz quebrada Mary Montenegro, una jubilada del Banco Industrial de Venezuela (BIV) que laboró durante 29 años dentro de la institución. Hoy en día, solo vive de la pensión que le da el banco: poco más de 10 mil bolívares y mil 300 por bono alimenticio. Cuando le preguntan cómo hace para sobrevivir con ese ingreso en el país, responde «es fácil; haciendo magia, como todo el mundo».

Con 78 años de historia en Venezuela y reconocido como un importante acreedor de créditos de corto y mediano plazo para industrias de distinto tipo, trabajadores del BIV conocieron del cese de sus funciones el pasado jueves 11 de febrero con la publicación de la Gaceta Oficial 40.846, donde se informó la liquidación de la entidad financiera. Cerca de 2 mil 300 personas quedarán sin trabajo tras el cierre del BIV.

«La Junta Directiva decidió de manera voluntaria, y sin razón, cerrar el banco», aseguró Ana Yánez, presidenta del Sindicato Bolivariano de Trabajadores del Banco Industrial de Venezuela, durante una manifestación en la plaza Brión de Chacaíto este sábado.

De acuerdo con la representante sindical, la situación de la entidad bancaria era positiva: «Entre 2013 y 2014 hubo un crecimiento financiero, se otorgaron bastantes créditos», dijo, por lo que señaló que no hay razón para que el banco cese sus funciones.

Yánez apuntó que desde hace dos años, luego del ingreso de una nueva Junta Directiva presidida por José De Freitas, se evaluaron dos opciones: achicar el banco o liquidar a los empleados. A pesar de que los trabajadores mostraron informes y balances de cuentas a distintas entidades gubernamentales, como la antigua Asamblea Nacional, la Contraloría y la Vicepresidencia, nunca recibieron respuesta y la Junta Directiva se decantó por la liquidación.

«Ahora el Banco del Tesoro va a asumir la parte operativa del BIV. De Freitas dijo que cerca de 600 personas se quedarían sin empleo, pero son más«, precisó Yánez.

Otros beneficios que los jubilados y trabajadores perciben, como las utilidades, estarán a manos del Ministerio de Finanzas. No obstante, los pagos representan una preocupación para los trabajadores. «Antes pagaban seis meses de utilidades. Ahora pasarán a pagar tres meses con el Ministerio de Finanzas. Los otros tres pasarán a pago por bono de acuerdo con los presupuestos aprobados», aseguró Yánez.

Montenegro se muestra escéptica con respecto a los pagos, especialmente ante la falta de divisas en el país y con los altos gastos del Estado. «Nosotros antes no dependíamos del Estado», dijo, «si no tienen para pagarle a los del ministerio, menos tendrán para nosotros». 

Los trabajadores también denunciaron en la concentración desde Chacaíto la venta de varios activos del banco, como la torre del BIV en la esquina de Traposos, en el centro de Caracas. «Se la vendieron a otro ente del Estado», señaló la presidenta del Sindicato Bolivariano, «más de 2 mil personas vamos a perder beneficios y empleo». Otros mil 300 trabajadores jubilados también estarán afectados.

Sobre los créditos otorgados por la entidad bancaria, Yánez precisó que en los últimos tres meses se llevó a cabo un operativo de cobranza que permitió «recuperar un gran porcentaje». No obstante, otros casos pasaron a castigo.

Los trabajadores desconocen cómo quedarán las operaciones con las Tarjetas Electrónicas de Alimentación ABS, emitidas por la entidad bancaria, que permiten la compra de alimentos a través de distintos sitios de expendio afiliados.

De acuerdo con Marco Ramírez, actual trabajador del banco, el Banco del Tesoro ya dispone de la plataforma necesaria para hacer uso de ésta, en el caso de que la operatividad de las tarjetas pase a su competencia. Sin embargo, Ramírez apuntó que «hay mucho dinero que no se sabe a dónde va a parar; de ahí se llevaron todo, se llevaron hasta obras de arte».

Para evitar el cierre, jubilados y trabajadores presentarán la situación del banco en una rueda de prensa en la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) el próximo lunes. Ese mismo día también llevarán el caso a la Asamblea Nacional y esperan presentarlo próximamente ante el Tribunal Supremo de Justicia.