«Parecía una guerra», cuentan vecinos en la UD3 tras enfrentamiento que dejó cinco muertos

LA HUMANIDAD · 30 ENERO, 2016 19:33

Ver más de

Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La cotidianidad de la comunidad de la UD3 en Caricuao se alteró con detonaciones de armas de fuego y una granada de humo. Un procedimiento de la Brigada de Acciones Especiales (BAE) del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) le robó la tranquilidad a los vecinos durante ocho horas aproximadamente el pasado viernes 29 de enero.

“Esto parecía una guerra. Eran tiros y tiros. No nos dejaban salir, nos atraparon en el edificio. Ni siquiera podíamos asomarnos a la ventana”, narró un habitante del bloque 19. De allí sacaron a cinco jóvenes muertos que presuntamente se enfrentaron a las comisiones policiales que detectaron un secuestro en curso en el apartamento 405 del piso 4.

El parte policial señala que estos eran apodados “El Chivo”, “El Charmuta”, “El Catire», «La Catira» y “El Gonzalito” señalados en homicidios, robo de vehículos y microtráfico en la zona. Se incautaron cinco armas en ese procedimiento.

“Ellos lo que hacían era fumar su droga y escuchar música. En el edificio no se sentían, se criaron aquí”, dijo un hombre que se encontraba en la entrada de las residencias la mañana de este sábado 30 de enero. Agregó que “El Gonzalito” es en realidad Nelson Oropeza y que a es a su hermano a quien los vecinos llaman así. “Pero de cariño, no porque fuera un asesino o líder de una banda”, aclaró. Dijo que horas después de que se registró la muerte de los cuatro primeros jóvenes, a Oropeza le dieron dos tiros, “los únicos que se escucharon”, en el piso 6 del apartamento 601.

Con él coincidieron otros dos vecinos entrevistados por Efecto Cocuyo, quienes accedieron a contar su versión con la condición de mantenerse bajo anonimato. Negaron que tuvieran a una persona secuestrada allí. Los funcionarios ingresaron a los apartamentos sin mediar palabras, apagaron los ascensores para evitar la movilización de los vecinos y  “Los mataron en frente de sus familiares”, denunciaron.

En el recorrido que realizó Efecto Cocuyo por el bloque 19 se conversó con al menos 15 habitantes. Solo cuatro accedieron a detallar lo sucedido el viernes 29 de enero, las demás personas aseguraron no estar presentes durante el operativo.

Los pisos 6 y 4, donde ocurrió el presunto intercambio de disparos, estaban vacíos. «No soy de aquí», dijeron las personas que salieron de dos apartamentos, uno en cada nivel, al escuchar los timbres.

La banda que nunca acaba

El mismo día, el 29 de enero, en el barrio El Guarataro otro intercambio de disparos entre funcionarios del Cicpc y delincuentes se llevó a cabo desde las 12:20 pm. Allí murieron otros cinco jóvenes identificados policialmente como “El Cara e Vela”, “El Lino”, “El Rojo”, “El Cristian” y “El Jhonny”, supuestos integrantes de la banda de “El Macua”.

Desde 2014, las autoridades le pisan los talones a la banda que opera en los sectores de El Guarataro, Carapita y Cota 905 de Caracas y Valles del Tuy del estado Miranda. En su expediente figuran homicidios, tráfico de droga y extorsión, escudándose en la figura de los sindicatos Fureta, UBT y Suti. Hasta la fecha, 11 de sus miembros han sido detenidos, entre ellos el líder y su lugarteniente, y otros seis resultaron fallecidos por supuestamente resistirse a las autoridades.

Fuentes policiales revelaron el 22 de enero que los culpables por la muerte y desmembramiento de un joven en el barrio El Observatorio del 23 de Enero eran delincuentes que conforman el grupo hamponil de “El Macua”.

El 12 de marzo del año pasado, funcionarios del Cicpc localizaron a Deybinyer Oskil Mota Gutiérrez, alias “El Macua”, detenido en un comando de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) quienes desconocían su historial, pues para el momento de su aprehensión, por posesión de 10 kilos de droga, el hombre portaba una cédula falsa . Está involucrado en tres homicidios de funcionarios de seguridad del Estado

Seis días después el Cicpc detuvo a  nueve integrantes de la organización criminal. Según una nota de prensa del Ministerio para Relaciones Interiores Justicia y Paz la detención se realizó en la urbanización El Paraíso cuando los agarraron en medio de una reunión sindical. Se incautaron 565 gramos de droga, tres teléfonos celulares, tres bolsos, 25.600 bolívares en efectivo, cinco motos y tres armas de fuego calibres 38 mm y 380, junto a 19 municiones sin percutir.

Un mes después, el Cicpc mató a Anthony Torres Pernalete, alias “Harry Potter”, al no acatar la voz de alto de los funcionarios y atacar a la comisión con un arma de fuego. Se conoció que Torres Pernalete, había tomado el poder de la banda “El Macua“ y estaba implicado  en cuatro homicidios, entre ellos el de un escolta.

El primer capturado de este grupo fue su lugarteniente para 2014,  Raúl Alberto Fernández Heredia, de 26 años de edad, quien estaba implicado en ese momento en cuatro homicidios.  Fue detenido por la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Capuchinos en diciembre de ese año.

Homicida-SanJuan Macua lugarteniente

Raúl Alberto Fernández Heredia, lugarteniente detenido en 2014

Deybinyer Oskil Mota Gutiérrez, alias “el Macua”

Deybinyer Oskil Mota Gutiérrez, alias “el Macua”