"Me quedan dos días tratamiento y puedo perder mi riñón", paciente trasplantado - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 27 SEPTIEMBRE, 2016 14:06

“Me quedan dos días tratamiento y puedo perder mi riñón”, paciente trasplantado

Texto por Mariel Lozada y Andrea Garcia

Ver más de

Mariel Lozada y Andrea Garcia

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“Pacientes trasplantados: A partir de la fecha de recepción de los documentos (de inicio de tratamiento, actualización de tratamiento, mantenimiento o cambios de esquema), la Farmacia de Alto Costo dispensará mensualmente los medicamentos indicados en cada récipe”, escribió Carlos Rotondaro, presidente del Instituto Venezolano de Seguros Sociales, sobre el proceso de adquisición de sus medicinas. Pero nada más lejos de la realidad, según las denuncias de Francisco Valencia, trasplantado y director de Codevida. 

Valencia, quien recibió un trasplante de riñón hace ya 15 años, denuncia que solo le quedan dos días de prograf, el inmunosupresor que usa para que su cuerpo no rechace el órgano extraño. El 14 de septiembre le tocaba buscar su dosis del mes y se dirigió, requisitos en manos -como dice Rotondaro-, hasta el Ivss. Un “no hay” fue todo lo que recibió.

Y no es el prograf el único medicamento que escasea. Otro inmunosupresor, el Certican, desapareció de los inventarios del Ivss. La valixa, fármaco que evita la contaminación por citomegalovirus -y así el rechazo del órgano-, también.

Los trasplantados tienen meses denunciando que los tratamientos para su condición no son suficientes y que, para estirarlos, el Ivss ha empezado a racionarlos y subdosificarlos. A través de protestas de calle y en redes sociales, han asegurado que dan dosis menores a las referidas por sus médicos “para intentar extender las dotaciones”, según dijo Valencia.

La última compra hecha por el Ivss fue en mayo y solo era suficiente para dos meses, de acuerdo a información que obtuvo Valencia -quien, además, ha sido llamado mentiroso en varias ocasiones por Rotondaro, a través de su cuenta de Twitter-.

La organización llamó a los laboratorios encargados de la producción de estos medicamentos, quienes les ratificaron que, en efecto, había ausencia de medicamentos en el país. En caso de hacer una orden nueva, tardarían, como mínimo, cuatro semanas para poder distribuirlas. Pero los pacientes no tienen ese tiempo.

Si un paciente trasplantado se queda sin sus inmunosupresores, en tres días su cuerpo puede empezar a rechazar el órgano donado. Tienen que ser hospitalizados inmediatamente y pueden llegar a perder esa parte de su cuerpo. 

Tras meses de denuncias Rotondaro se reunió, el pasado 8 de septiembre, a discutir este tema con Fundavene (Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células) y centros de trasplantes, donde la cabeza del Ivss aseguró que había suficiente medicamentos para el resto del año. Solo seis días después, Valencia se fue del ente con las manos vacías.

Codevida y Amigos Trasplantados de Venezuela enviaron una comunicación a la Organización de Naciones Unidas para exponer la situación. Aunque no han recibido respuesta, un funcionario del ministerio de Salud informó que la ONU envió un comunicado al ente gubernamental exhortándolo a cumplir a cabalidad sus funciones.

Cuando los afectados son niños

Johan tiene 13 años y es uno de los únicos dos niños que han recibido su trasplante en el J.M. de los Ríos este año -cuando anteriormente el promedio era de 20 anual, pero la escasez de medicamentos hizo que los procedimientos pasaran nueve meses paralizados. 

El 21 de agosto Johan recibió su nuevo riñón, que, se supone, le permitiría vivir una vida más tranquila. Pero no fue esto lo que sucedió. Aunque él sí está recibiendo sus medicamentos inmunosupresores de parte del Ivss, como certificó Belén Arteaga, la jefa del servicio de nefrología del centro de salud, sus carencias ahora son otras.

El pequeño está buscando, a través de redes sociales, Nifedipina (para tratar la presión arterial alta) y Carvedilol para la insuficiencia cardíaca (un trastorno en el cual el corazón no puede bombear la sangre a todas las partes del cuerpo) y la hipertensión. Algo tan básico como el Hypafix, la cinta adhesiva que se usa para las curas de hemodiálisis, no se consigue en el hospital.*

 


*Prepara Familia, Organización No Gubernamental, se encarga de buscar y administrar donaciones de todo tipo para los niños del Hospital de Niños. Si desea ayudar, solicite información a través de los números 0414-323-25-37, 0416-609-44-84 y 0212-416-22-31, la cuenta en Twitter @preparaflia y al correo [email protected]

 Foto: runrun.es