Maracaibo, la ciudad que lo tuvo todo - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 8 SEPTIEMBRE, 2019 10:30

Maracaibo, la ciudad que lo tuvo todo

Texto por Rosmina Suárez Piña

Ver más de

Rosmina Suárez Piña

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Al escribir “Maracaibo” en el buscador, inmediatamente, aparece un sinfín de definiciones sobre la capital del estado Zulia: sus costumbres, su cálido clima , su puente, la Chinita… Y hay un aspecto en el que todos los sitios coinciden: “es el centro económico más importante de Venezuela”.

Maracaibo decretó su independencia en 1821 como República Democrática e Independiente de Maracaibo, ingresando junto con Ecuador, Colombia y Venezuela a la Gran Colombia de Simón Bolívar.

El historiador y excronista de Maracaibo, Julio Portillo, relata que en 1830 “cuando murió el Libertador y se disolvió la Gran Colombia, cada uno se fue por su lado y quizás nosotros nos debimos ir por nuestro lado, pero concurrimos al Congreso de Valencia, convocado por José Antonio Páez, y se le prometió al Zulia que todo lo que produjera, la mayor parte, iba a quedarse aquí. Eso nunca se cumplió”.

Es cierto, muchas cosas han cambiado junto con la historia de la otrora “pionera ciudad de Venezuela” que cumple 490 años este domingo 8 de septiembre, fecha determinada tras años de investigaciones entre la Academia de Historia del Zulia y la ayuda de investigadores venezolanos y extranjeros.

Maracaibo, cuna de grandes mentes como cultores, artistas y deportistas, es la capital más golpeada por la crisis eléctrica y económica: no hay luz durante horas o días, los precios en los mercados están dolarizados, el servicio de agua falla y la gente debe “carretear” agua; pero además en muchos sectores no hay gas, las líneas telefónicas quedan sin señal,  quedan pocos medios de comunicación y muchas personas no tienen acceso a internet.

Maracaibo, la tierra del sol amada con casi 500 años de fundada, marcó la historia de Venezuela. Sin embargo, ahora parece que la historia la marca a ella.

Primera ciudad con alumbrado público

No es cuento. El 24 de octubre de 1888 fueron encendidas unas lámparas de arco para alumbrar la Plaza Bolívar de Maracaibo y dos calles adyacentes, además de la Casa de Gobierno y el Teatro Baralt, para celebrar el centenario del natalicio del General Rafael Urdaneta.

Y a partir de 1889, la empresa The Maracaibo Electric Light Company comenzó a ofrecer ese año el servicio de alumbrado privado incandescente por 6 horas diarias, con lámparas que tenían la fuerza de luz de 16 velas de esperma.

Después de Buenos Aires, en Argentina, Maracaibo se convirtió en la segunda ciudad de Latinoamérica en contar con este servicio.

Según registra el Diccionario General del Zulia (2010), 1916 fue un año clave para la empresa eléctrica de Maracaibo, pues con la ampliación de su capacidad de generación, el servicio comenzó a ofrecerse las 24 horas.

En 1924, Canadian International Power Company compró la empresa, que pasó a llamarse The Venezuela Power Company. Dos años después, se inauguró la central eléctrica de La Arreaga, y en 1936 sumó otra unidad de generación. El 16 de mayo de 1940 su nombre cambió a C.A. Energía Eléctrica de Venezuela, Enelven.

Foto: Diario Panorama

Pero 130 años después de que la ciudad vio luz, ahora convive sin energía eléctrica. De hecho, en medio de un apagón rememoró la fecha de aquella hazaña por una falla en la conexión Yaracuy –El Tablazo, que prácticamente recrudeció los cortes eléctricos hasta convertir la luz en un lujo.

Pionera en comunicaciones y cine

Ya con luz, empezaron a llegar más avances sobre todo en lo que a tecnología se refiere. Pues la electricidad permitió la llegada del servicio telefónico en 1891.

En este 2019, hacer una llamada en ocasiones es imposible. Entre las operadoras ‘más activas’ están Movistar y Digitel. Movilnet, de la estatal Cantv, solo tiene señal cuando hay luz. Igualmente, el servicio de internet ABA es limitado: en muchas zonas de Maracaibo han robado el cableado y la empresa no puede reponerlo.

Por ello, quienes tienen y pueden, contactan un servicio de internet privado.

Solo unos meses después de que los hermanos Lumiére inventaran el cine en 1895, el maracaibero Manuel Trujillo Durán filmó las primeras películas venezolanas, entre las que destacan ‘Un célebre especialista sacando muelas en el gran Hotel Europa’ y ‘Muchachas bañándose en la Laguna de Maracaibo’ que posteriormente fueron proyectadas con el cinematógrafo en el Teatro Baralt.

Además, permitió la instalación de los servicios de tranvía, telégrafo, y un mayor desarrollo de la prensa escrita. Incluso, fue gracias al periodista zuliano Eduardo López Rivas que se introdujo el fotograbado y las fotografías en los periódicos, ahora inexistentes en el estado Zulia por la falta de papel para imprimirlos.

El último en circular este 2019 fue el diario Panorama, con 105 años de trayectoria y circulación.

Y los medios impresos no son los únicos afectados por la falta de electricidad, también los audiovisuales son afectados en gran medida por los constantes racionamientos y fluctuaciones. De hecho, menos de 10 emisoras radiales se mantienen al aire al igual que no más de 5 canales de televisión en señal abierta.

Entre estos podemos contar las emisoras Radio Miraflores, Radio Nacional de Venezuela, Urbe, Onda (Unión Radio) y Radio Fe y Alegría, que cuentan con plantas eléctricas.

“Qué molleja, si no es Maduro encadenado están pasando la serie boba de Violeta”, dice Gregoria Rodríguez, ama de casa y habitante de El Marite.

Asimismo, en la televisión solo quedan las señales de Canal Once (regional), Venezolana de Televisión y Televen (nacional).

El puente unió a la ciudad con Venezuela

A pesar de que era una ciudad aislada en la costa occidental del Lago, Maracaibo logró asentarse y posicionarse como una gran metrópolis: se convirtió en una ciudad puerto, que tenía más contacto con los Estados Unidos que con Caracas.

Por eso, se vio más involucrada con los avances mundiales que el resto del país.

Hasta 1962, cuando se convierte en la primera ciudad del mundo en tener un puente de concreto armado de casi 9 kilómetros, el Puente General Rafael Urdaneta. Todavía es el segundo puente más largo de Latinoamérica y el número 65 de los más largos del mundo.

Pero en la actualidad, es distinto: el Lago de Maracaibo, uno de los reservorios de agua dulce más grandes del mundo se tiñe de derrames petroleros y desechos, lo que hace imposible surtir a la ciudad de esa agua ya que “no existe una planta potabilizadora para tratarla”, registra el excronista Portillo.

Y el Puerto de Maracaibo ni siquiera tiene un faro. Además, el servicio de agua en la capital zuliana es deficiente y, aunque el problema no es nuevo, la administración gubernamental se lo adjudica a los recientes cortes eléctricos que son, a su juicio, sabotaje.

“Tenemos como un año, que no nos llega el agua como camellos: un poquitico y tenemos que ver cómo lo agarramos y solucionamos mejor comprando”, relata Redy Cubillán, comerciante del sector Delicias, en Maracaibo.

Por lo tanto, los maracaiberos deber recorrer kilómetros durante horas para surtirse de agua potable o, por lo menos, que le sirva para lavar o limpiar. Si no deben comprarla, pero de una vez, porque si no, aumenta de precio “cuando aumenta el dólar”.

Foto: Dabelis Delgado/ Versión Final

“Me pasó. Fui a comprar un botellón de agua. En la mañana me costó 3 mil bolívares y a las 12 del mediodía fui a comprarlo y ya costaba 4 mil porque había aumentado el dólar”, agrega Cubillán.

“Es un calvario. Tenemos que carretear el agua cuando llega. Tenemos cuatro meses que no nos llega. A veces tenemos que pagar un cisterna y sale en 30 o 40 dólares”, detalla Elio Abreu, habitante del barrio Rafael Urdaneta.

Primer trasplante de un órgano

El historiador Portillo sigue relatando las proezas de la Maracaibo pujante.

“En Maracaibo se hizo hasta la primera operación a corazón abierto. En 1967, los doctores Bernardo Rodríguez y Dídimo León realizaron el primer trasplante renal desde el Hospital Universitario”, cuenta. Y ambas hazañas fueron las primeras de Venezuela.

“El Hospital Universitario también fue pionero en operaciones de trasplante de hígado en 1989”, agrega el excronista.

A veces cuesta creer que actualmente el Hospital Universitario (HUM) —y la mayoría de los centros de salud en Maracaibo— no funcionan cuando se va la luz o no hay insumos. El HUM posee planta eléctrica, pero “funciona a media máquina”, como cuenta una de sus enfermeras que prefiere no identificarse.

Aquí no hay nada. Tienes que inventártelas. Desde botellas de plástico hasta cartones para acostar a los pacientes. Ni siquiera hay ligas para la extracción de muestras de sangre”, narra.

Tuvo el primer banco del país

Sí, como está leyendo. En 1751, Maracaibo se convierte en la primera ciudad en contar con un servicio de correo nacional e internacional. Después, en 1870 funcionó la primera compañía de crédito con seguro de vida y 8 años después, en 1878, se fundó el Banco de Maracaibo.

Foto: Alejandro Paredes Pérez/ Versión Final

En los tiempos que corren, Maracaibo parece ser la primera ciudad de Venezuela en desmonetizar el bolívar y comerciar con moneda extranjera: en la mayoría de los mercados populares, los precios están marcados en dólares para pagarlos en moneda americana o su equivalente en bolívares soberanos.

“Los mayoristas nos dan solo tres días de crédito por las reses. Si no lo pagamos, los aumentan. Por eso debemos vender más caro y con lo que nos compren, en dólares, en bolívares, en pesos”, cuenta Neider Camargo, comerciante del Mercado Periférico, al oeste de Maracaibo.

Aunado a ello, solo se reciben los billetes de más alta denominación, desde 500 bolívares.

Sin contar que en los bancos de la ciudad no hay efectivo o las colas son interminables, sobre todo cuando se trata del pago a los pensionados.

***

Entonces, ¿qué fue de la Maracaibo pionera? Nadie lo sabe. El excronista Portillo sugiere que la capital zuliana “no es la primera ciudad de Venezuela. Pero puede ser la primera ciudad del Caribe y para ello debemos prepararla”.

Sin embargo, parece faltar mucho para ello, principalmente en lo económico: durante el primer megaapagón nacional del 7 de marzo, Maracaibo fue azotada por una ola de saqueos.

De hecho, según la Cámara de Comercio Municipal, solo 40 % de los comercios que ‘sobrevivieron’ mantiene sus santamarías a medio alzar, ya que, para poder subsistir en el centro económico, debes poseer una planta eléctrica que mantenga el establecimiento durante los racionamientos.

Y todavía no hemos llegado a la parte de la basura: sus calles, en resumen, están ‘arropadas’ con desechos, pese a los esfuerzos de la municipalidad por recogerlos con camiones pequeños y grandes.

Este problema se agudizó tras la intervención gubernamental en el Mercado Las Pulgas, justamente en septiembre de 2018, pues los comerciantes comenzaron a migrar hacia otras zonas de la capital, principalmente en el oeste.

-Pero, ¿qué le hace falta a Maracaibo para que realmente renazca como metrópolis?

“Maracaibo necesita gente que tenga visión del mundo, que tenga profesionalismo. Si no se sabe lo que pasa en otras partes, cómo vamos a lograr que se hagan cosas similares. Lo que recibe del centralismo son calamidades, desprecio. Actualmente, las autoridades están calladas, más fieles al poder que al pueblo”, puntualiza el historiador.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: