"Las películas deben verse desde su contexto histórico", críticos de cine y Lo que el viento se llevó - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 13 JUNIO, 2020 19:31

“Las películas deben verse desde su contexto histórico”, críticos de cine y Lo que el viento se llevó

Texto por Antonio Di Muro Mayorca

Ver más de

Antonio Di Muro Mayorca

¿Cómo valoras esta información?

15
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Ochenta y un años luego, las miradas se vuelven sobre la valiente Scarlett O Hara y la inolvidable Mammy. Unas con curiosidad, otras cuestinadoras, pero todas centradas en el clásico cinematográfico Lo que el viento se llevó, que esta semana la plataforma de streaming HBO Max retiró temporalmente de su catálogo en Estados Unidos.

La decisión se tomó después de que  Los Angeles Times publicara una columna de opinión escrita por John Ridley, director de 12 Años de Esclavitud, en la que solicitaba la medida porque, a su juicio, la historia de este filme, producido en 1939, “glorifica” la esclavitud durante la Guerra de Secesión de Estados Unidos.

Ganadora de seis premios Oscar en 1940, entre ellos el conquistado por Hattie McDaniel como mejor actriz de reparto en su papel de la criada negra Mammy, esta película también ha sido revisada y criticada desde su estreno por ofrecer una visión idealizada de la esclavitud en los EEUU y perpetuar estereotipos racistas.

Efecto Cocuyo conversó vía telefónica con varios críticos de cine venezolanos sobre el retiro temporal de Lo que el viento se llevó, del director de la también famosa El Mago de Oz, Victor Fleming.

Un filtro de corrección política

El periodista Humberto Sánchez Amaya considera que “esta medida que toma HBO forma parte de un discurso que no quiere desentonar de las protestas que han estado ocurriendo durante las últimas semanas contra el racismo y la brutalidad policial en Estados Unidos”.

“Pareciera que HBO se encuentra en medio de una medida de corrección política que le obliga a revisar su contenido para formar parte de esta matriz de opinión que busca decir qué películas son racistas o clasistas o cuáles películas son realmente aceptables y cuáles no. Esta pareciera ser una razón más política, por no querer desentonar del discurso sobre lo que está pasando en Estados Unidos y el mundo donde nadie quiere quedar mal”

Para el profesor y crítico de cine, Luis Bond, la decisión responde a filtros utilizados por los servicios de streaming para evitar que la audiencia pueda encontrarse con algún mensaje que pueda herir susceptibilidades.

“El tema HBO pasa por este filtro de corrección política que hemos visto desde hace tiempo en los discursos de algunos realizadores y actores. Entiendo que la sacaron del catálogo para ponerle una advertencia de entrada que dice que la película es fruto de una época y por eso puede que tenga mensajes xenofóbicos o racistas. Esto no es nada nuevo, porque, por ejemplo, Disney plus arranca en varias de sus películas viejas con esta advertencia, además algunas películas se han editado para evitar ciertas escenas”, detalló.

El fruto de una época

El profesor, documentalista y también crítico de cine Sergio Monsalve subraya la importancia de reconocer que las películas cuentan historias que responden a un contexto.

“Esta película ha sido objeto de controversia desde su gestación, no ha parado de discutirse y eso me parece magnífico, pero no debe sufrir censura o inquisición, ni cacería de nadie. No debemos pensar que vamos a aceptar el racismo por ver una película como Lo que el viento se llevó. Quisiera que la gente esto lo tome en cuenta, que se respete la Historia y que la comparemos con lo que ocurre en la actualidad. Las personas no pueden buscarle a las obras “un cable pelao” porque si es así vamos a terminar baneando y prohibiendo las obras cinematográficas que se desarrollen en circunstancias distintas a las de ahora”.

Luis Bond agrega que puede ser “peligroso” que la audiencia no entienda que las películas y las series son frutos de una época. “Por ejemplo, cuando las personas ven series de televisión como Friends o Seinfeld y preguntan cómo es posible que no haya personajes afrodecendientes, la respuesta es que en ese momento no había tanta representación. Es algo que tiene que ver con el tiempo, no tiene nada que ver con que sea racista, no porque no haya un personaje gay la serie es homofóbica o transfóbica, no tiene nada que ver con esto”.

“El peligro es cuando queremos medir con la barra de la corrección política la historia del cine, porque vamos a eliminar muchas películas que son importantísimas dentro de la Historia porque no cumplen ciertos estándares”, señaló.

“Siempre es importante ver las películas desde la óptica y el contexto desde el cual fueron conceptualizadas y no desde la visión de hoy”, explica.

Las industrias subestiman al espectador

A Sanchéz Amaya le preocupa que exista cierto desdén por parte de la industria del entretenimiento por streaming hacia las audiencias. A su juicio, hay una subestimación al espectador y a su capacidad de análisis para ubicar la obra en el momento que fue filmada. “Recordemos que es una película que está a nada de cumplir 100 años”.

“Subestiman la capacidad que tienen las personas de contextualizar y entender que las películas responden a una época, yo vi por primera vez Lo que el viento se llevó cuando tenía 20 años y entendí muy bien el momento que se está reflejando en la trama”, comentó.

“Imagínate si se hace una película sobre el período de independencia o de la Guerra Federal, o si se hace una nueva adaptación de Bolívar, ¿también la vamos a clasificar de racista, o vamos a distorsionar cierta realidad de la época para que no sea catalogada como racista?”, cuestionó Sanchez.

Reinterpretar la historia

Lo que el viento se llevó ha sido una película tan revisada por la cultura audiovisual que hoy en día podemos encontrar series como Hollywood  de Ryan Murphy , en la plataforma Netflix,  que revisa el contenido y ofrece lectura distinta. La serie habla del cine clásico y propone ciertos cambios históricos que realmente no ocurrieron pero nos da la oportunidad de pensar que la historia puede ser reinterpretada desde la cultura de masas”, comenta Monsalve.

“Si alguien está enojado porque considera que cierto contenido no es lo suficientemente representativo puede hacer algún trabajo o publicar un video en youtube refutando esa idea, es decir, podemos buscarle la vuelta”, señala.

Desde su perspectiva, se puede intentar contar una historia desde el punto de vista de las minorías. “El cine puede ofrecer alternativas, como hizo Quentin Tarantino, quien propuso un cambio a la historia de la esclavitud con Django sin cadenas, una película que aborda el tema de la venganza contra los esclavistas y la supremacía blanca. Lo mismo hizo la cadena HBO con el caso de la serie Watchmen en donde corrige la letra original de ese universo y le agrega una impronta racial que no tenía”.

“Creo que la industria del entretenimiento puede responder de una manera más creativa que reactiva y censora”, sentenció.

 

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: