Las medidas que no tomó Venezuela ante El Niño, uno de los más fuertes registrados

LA HUMANIDAD · 27 ENERO, 2016 22:07

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En 2014 se emitió el alerta por parte de organismos internacionales. En 2015 se confirmó que las características de las aguas del Océano Pacífico eran las correspondientes al fenómeno El Niño. Y en 2016 en Venezuela llegó, a destiempo, no un plan de racionamiento, sino de Abastecimiento Especial de agua debido a los bajos niveles de los embalses que se venían advirtiendo desde hace dos años.

Mientras países de la región, acostumbrados a los efectos regulares de El Niño y La Niña, arrancaron sus campañas de prevención desde 2014 y han conformado Consejos para garantizar el abastecimiento de comida ante las fuertes lluvias y sequías, los esfuerzos por preparar a Venezuela ante lo que los ambientalistas califican como El Niño con temperaturas más elevadas de la historia, son nulos.

El único pronunciamiento oficial por parte de las entidades competentes en la materia fue hecho por el presidente del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh), José Gregorio Sottolano, quien informó sobre la crítica situación de los embalses del país. A través del comunicado, la autoridad también apuntó que 2016 sería un año caluroso y que se presentarían incendios forestales.

Para el pasado 18 de enero se dio a conocer que 18 de los embalses más importantes del país alcanzaron niveles alarmantes, mientras que otros ya llegaron a la línea roja. Hasta esa semana, se estimaba que el embalse Camatagua, uno de los más grandes de Venezuela, contaba solo con 400 días de abastecimiento garantizado.

Haga clic en los botones de la infografía para saber cómo se prepararon los países de la región: 

El fenómeno El Niño se produce cuando las aguas del Pacífico alcanzan un aumento de temperatura de medio grado centígrado durante un periodo sostenido de tres meses. Mientras que en países como Ecuador, Chile y Perú la constante son las lluvias; en Colombia, Venezuela, El Salvador, Nicaragua y Guatemala, la sequía hace de las suyas.

Especialistas advirtieron desde 2014 que el fenómeno podría presentarse con una mayor magnitud esta vez. El pasado viernes 22 de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un informe advirtiendo que este Niño podría convertirse en uno de los más intensos de los últimos 65 años y afectar a 60 millones de personas.

Por su ubicación geográfica, Ecuador y Perú son de los países que resultan mayormente afectado por este fenómeno climático. Como medidas de prevención, ambos países coordinaron un simulacro en la zona de la frontera común para prevenir a los pobladores ante una posible emergencia.

El Ministerio de Salud (Minsa) de Perú emitió un informe en donde se identifican las posibles enfermedades que podrían traer las lluvias y las inundaciones, como la Malaria, el dengue y el Chikungunya. También advierten que podrían presentarse posibles casos de rabia silvestre y urbana en las zonas sierra sur y selva y apuntan que se prevé el incremento de las infecciones respiratorias y oculares.

Simulacro realizado en la frontera de Perú con Ecuador

Simulacro realizado en la frontera de Perú con Ecuador

Para tomar las acciones sanitarias pertinentes, el Minsa señala que es necesario que el departamento de comunicaciones de la entidad ministerial difundan mensajes informativos y ofrezca los medios contenidos para prevenir daños y enfermedades.

El Ministerio de Educación de Perú tampoco se quedó fuera y participó en reuniones técnicas con gobiernos de las distintas entidades para desarrollar planes de prevención y de respuesta rápida frente a El Niño. Entre las medidas figuran el ajuste hecho al calendario escolar, cinco simulacros nacionales hechos en escuelas durante 2015 y planes de financiamiento para mantener y rehabilitar infraestructuras.

“No basta con estar preocupados, debemos estar preparados”, expresó el viceministro de Gestión Institucional de ese país, Juan Pablo Silva, sobre los encuentros entre los distintos entes para hacer frente al fenómeno El Niño con la estrategia nacional “Prepárate Perú”.

Por su parte, Ecuador no solo se preparó previendo posibles estragos de El Niño, sino también ante la reciente actividad del volcán Cotopaxi, el cual entró en proceso eruptivo el año pasado. Para mitigar los efectos, el presidente Rafael Correa aseguró contar con recursos adicionales en dado caso que se presenten graves daños.

«Aquí tenemos unos 650 millones de dólares más unos 200 millones que se han identificado que se pueden movilizar de otros sectores. Tenemos 850 millones en caso de una emergencia más grave con el Cotopaxi o fenómeno de El Niño«, afirmó Correa en septiembre de 2015 según la Agencia de Noticias Andes. Entre los acreedores de los fondos figuran el Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación Andina de Fomento.

Autoridades han hecho recorridos e inspecciones en áreas y zonas de riesgos. Incluso 17 provincias han sido decretadas bajo estado de excepción ante la amenaza de fuertes lluvias. Semanalmente, la Secretaría de Gestión de Riesgos también emite un boletín en donde precisa cuáles son los pronósticos del día y las recomendaciones ante el fenómeno El Niño.

Tercer boletín semanal de El Niño emitido por la Secretaría de Gestión de Riesgos de Ecuador

Al igual que Venezuela, Colombia sufre los males de la sequía que trae el fenómeno climático. Frente a esta situación, el presidente colombiano Juan Manuel Santos anunció durante una transmisión que desde 2014 las autoridades se han reunido para realizar un Plan de Contingencia Nacional.

En el país vecino, el Presidente pidió el apoyo de la población para disminuir los efectos de El Niño y no despilfarrar el agua que contienen los embalses. El mandatario también descartó que se realice un racionamiento de energía.

“La situación de los embalses hoy y la situación de la oferta de energía es afortunadamente positiva, en el sentido de que no vemos por ahora ningún peligro de racionamiento, pero no podemos bajar la guardia», expresó desde Boyacá. Apuntó que los reservorios de agua se encuentran en un nivel que ronda 60%.

Para evitar el despilfarro de agua, Santos aseguró se han implementado sanciones. «Les quiero advertir: los estamos sancionando. En el último año se han sancionado más de un millón 150 mil usuarios por malgastar agua”, dijo.

En octubre del año pasado, el mandatario convocó a un consejo de ministros para hacer frente al Fenómeno El Niño, en el que fueron aprobados créditos para la Dirección de Gestión de Riesgo.

En diciembre, el mandatario declaró alerta roja por la sequía. A los productores cuyos cultivos fueron destruidos a causa de los incendios se les entregó créditos, mientras que en las zonas de alto riesgo fueron distribuidos 500 millones de litros de agua.

El calentamiento global pasó factura el año pasado y 2015 fue registrado como el año más caluroso de la historia. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) informó este lunes que las altas temperaturas batieron récord y que la suma de El Niño y los gases de efecto invernadero tuvieron graves repercusiones el año pasado.

Para la fecha en Venezuela, el presidente Nicolás Maduro aún no ha anunciado cuál podría ser un plan de contingencia ante el supuesto caso de que se produzcan incendios forestales o lluvias fuertes como las que fueron registradas entre 2010 y 2011. El mandatario tampoco ha alertado sobre el estado actual de los embalses ni la situación alimentaria con los productores en los campos debido a la sequía.