Hasta tres días duran pasajeros en Terminal de La Bandera para comprar un pasaje

LA HUMANIDAD · 24 MARZO, 2018 20:00

Ver más de

Jorge Flores Riofrio|@FloresRiofrio


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La falta de unidades de transporte en el Terminal de La Bandera, el más importante de Caracas, hace que centenares de pasajeros tengan que esperar hasta tres días para poder comprar un pasaje hacía sus destinos, a pesar de que la mayoría de líneas que funcionan allí prestaron sus servicios para este sábado 24 de marzo.

Este viernes 23 de marzo, 18 líneas que cubren las rutas largas no prestaron su servicio hasta que la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), permitiera el aumento de sus tarifas, lo que trajo inconvenientes para los usuarios.

«Yo no pude viajar a Barinas ayer (viernes), porque no conseguí disponibilidad. Ahora, de paso, el pasaje es más caro», dijo Carolina Mendoza, una pasajera que esperaba montarse en un autobús hacia la ciudad llanera.

Para este sábado los pasajes tenían nuevos precios acordados con el ente regulador, con un incremento de hasta 40%, por lo que las líneas paradas un día antes laboraron. Sin embargo, las empresas privadas no tenían capacidad para responder a la demanda de pasajeros en el segundo día de la zafra de Semana Santa, al tener parte de sus flotas accidentadas.

Leer también: En el terminal de La Bandera 18 líneas no prestaron servicio 

“De las cinco unidades de esta línea que trabajan en este terminal, tres están accidentadas, por lo que ofrecemos boletos dos veces o una vez al día. A veces no vendemos nada como el miércoles, día en el que todas las unidades estaban paradas por fallas mecánicas”, informó la empleada de una empresa que cubre la ruta hacía el estado Apure.

La ausencia de vehículos causó que las diferentes áreas del terminal estuvieran abarrotadas de pasajeros. Quienes querían montarse en un autobús hacia Valencia, Maracay, Cagua, Coro, San Juan de Los Morros y otras ciudades llaneras o del centro del país, llevaban más de cinco horas de espera.

“Estoy desde las tres de la mañana acá. Necesito viajar con mi hija” dijo José Pérez, quien estaba en una larga cola, para montarse en un autobús hacia Acarigua (Portuguesa).

Enrique Quintana,  presidente del Instituto Nacional de Transito Terrestre (Intt), indicó a Efecto Cocuyo, que la falta de unidades se debe a varios factores, entre ellos que hay transportistas que no quieren trabajar porque no están de acuerdo con las tarifas reguladas a pesar de los acuerdos.

«Nos sacan como si fuéramos como animales»  

El área que estaba más llena de personas era el de boletería, en especial la zona de la taquilla de la empresa de transporte estatal Sitssa, que además de ofrecer los pasajes a precios casi seis veces más baratos que las líneas privadas, tiene punto de venta instalado desde hace meses.

Entre los afectados por la falta de unidades estaba Adriana Zambrano, una tachirense quien lleva tres días y tres noches de espera por comprar un pasaje en la línea estatal hacia San Cristóbal, junto a nueve de sus familiares. «Tenemos todo este tiempo en este terminal y  no nos hemos podido bañar y ya nos tenemos dinero para comprar comida”, dijo a Efecto Cocuyo.

 “Nosotros no somos de aquí, no tenemos donde quedarnos. Solo vinimos a enterrar a un ser querido”, detalló la mujer, quien aseveró que durante la noche los cuerpos de seguridad los mandan a dormir en las afueras del terminal capitalino, «como si fuéramos animales».

Zambrano denunció que a las 6 de la mañana llegó un autobús de casi cincuenta puestos para San Cristóbal, pero solo pudieron comprar quince personas. “Esto no es posible, nos dejaron con puras promesas”, expresó con indignación al recordar que el viceministro de Transporte Terrestre, Claudio Farías, aseguró el pasado viernes, 24 de marzo, que enviarían unidades para darle respuesta la demanda en el terminal.

Funcionarios de Sitssa informaron a Efecto Cocuyo que, para este sábado, Sitssa habilitó solo cinco unidades para las rutas más solicitadas, cuando el pasado viernes prestaron el servicio ocho autobuses.

Quienes aguardaban comprar pasaje en la empresa administrada por el Ministerio de Transporte Terrestre indicaron que no adquieren pasaje en las empresas privadas, porque no tienen puntos de venta y los precios son muy elevados.

“¿De donde vamos a sacar efectivo para nueve pasajes?”, se preguntó Zambrano. El pasaje para la capital Tachirense ahora está en Bs. 520.000 oficialmente. “Aquí hay gente que ofrece el pasaje en Bs. 800.000 y en efectivo”, agregó la mujer.

Efecto Cocuyo constató que, a las afueras del terminal de La Bandera, personas venden efectivo a cambio de una comisión de 100% del monto solicitado.

Este sábado instalaron puntos de ventas en todas las casillas del área de boletería, para que las personas puedan comprar los boletos con tarjeta de crédito y débito. Hasta esta fecha, solo tres tenían el aparato, que según los usuarios entrevistados el pasado viernes, no funcionaban todo el tiempo.

LA HUMANIDAD · 7 AGOSTO, 2022

Hasta tres días duran pasajeros en Terminal de La Bandera para comprar un pasaje

Texto por Jorge Flores Riofrio|@FloresRiofrio

La falta de unidades de transporte en el Terminal de La Bandera, el más importante de Caracas, hace que centenares de pasajeros tengan que esperar hasta tres días para poder comprar un pasaje hacía sus destinos, a pesar de que la mayoría de líneas que funcionan allí prestaron sus servicios para este sábado 24 de marzo.

Este viernes 23 de marzo, 18 líneas que cubren las rutas largas no prestaron su servicio hasta que la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), permitiera el aumento de sus tarifas, lo que trajo inconvenientes para los usuarios.

«Yo no pude viajar a Barinas ayer (viernes), porque no conseguí disponibilidad. Ahora, de paso, el pasaje es más caro», dijo Carolina Mendoza, una pasajera que esperaba montarse en un autobús hacia la ciudad llanera.

Para este sábado los pasajes tenían nuevos precios acordados con el ente regulador, con un incremento de hasta 40%, por lo que las líneas paradas un día antes laboraron. Sin embargo, las empresas privadas no tenían capacidad para responder a la demanda de pasajeros en el segundo día de la zafra de Semana Santa, al tener parte de sus flotas accidentadas.

Leer también: En el terminal de La Bandera 18 líneas no prestaron servicio 

“De las cinco unidades de esta línea que trabajan en este terminal, tres están accidentadas, por lo que ofrecemos boletos dos veces o una vez al día. A veces no vendemos nada como el miércoles, día en el que todas las unidades estaban paradas por fallas mecánicas”, informó la empleada de una empresa que cubre la ruta hacía el estado Apure.

La ausencia de vehículos causó que las diferentes áreas del terminal estuvieran abarrotadas de pasajeros. Quienes querían montarse en un autobús hacia Valencia, Maracay, Cagua, Coro, San Juan de Los Morros y otras ciudades llaneras o del centro del país, llevaban más de cinco horas de espera.

“Estoy desde las tres de la mañana acá. Necesito viajar con mi hija” dijo José Pérez, quien estaba en una larga cola, para montarse en un autobús hacia Acarigua (Portuguesa).

Enrique Quintana,  presidente del Instituto Nacional de Transito Terrestre (Intt), indicó a Efecto Cocuyo, que la falta de unidades se debe a varios factores, entre ellos que hay transportistas que no quieren trabajar porque no están de acuerdo con las tarifas reguladas a pesar de los acuerdos.

«Nos sacan como si fuéramos como animales»  

El área que estaba más llena de personas era el de boletería, en especial la zona de la taquilla de la empresa de transporte estatal Sitssa, que además de ofrecer los pasajes a precios casi seis veces más baratos que las líneas privadas, tiene punto de venta instalado desde hace meses.

Entre los afectados por la falta de unidades estaba Adriana Zambrano, una tachirense quien lleva tres días y tres noches de espera por comprar un pasaje en la línea estatal hacia San Cristóbal, junto a nueve de sus familiares. «Tenemos todo este tiempo en este terminal y  no nos hemos podido bañar y ya nos tenemos dinero para comprar comida”, dijo a Efecto Cocuyo.

 “Nosotros no somos de aquí, no tenemos donde quedarnos. Solo vinimos a enterrar a un ser querido”, detalló la mujer, quien aseveró que durante la noche los cuerpos de seguridad los mandan a dormir en las afueras del terminal capitalino, «como si fuéramos animales».

Zambrano denunció que a las 6 de la mañana llegó un autobús de casi cincuenta puestos para San Cristóbal, pero solo pudieron comprar quince personas. “Esto no es posible, nos dejaron con puras promesas”, expresó con indignación al recordar que el viceministro de Transporte Terrestre, Claudio Farías, aseguró el pasado viernes, 24 de marzo, que enviarían unidades para darle respuesta la demanda en el terminal.

Funcionarios de Sitssa informaron a Efecto Cocuyo que, para este sábado, Sitssa habilitó solo cinco unidades para las rutas más solicitadas, cuando el pasado viernes prestaron el servicio ocho autobuses.

Quienes aguardaban comprar pasaje en la empresa administrada por el Ministerio de Transporte Terrestre indicaron que no adquieren pasaje en las empresas privadas, porque no tienen puntos de venta y los precios son muy elevados.

“¿De donde vamos a sacar efectivo para nueve pasajes?”, se preguntó Zambrano. El pasaje para la capital Tachirense ahora está en Bs. 520.000 oficialmente. “Aquí hay gente que ofrece el pasaje en Bs. 800.000 y en efectivo”, agregó la mujer.

Efecto Cocuyo constató que, a las afueras del terminal de La Bandera, personas venden efectivo a cambio de una comisión de 100% del monto solicitado.

Este sábado instalaron puntos de ventas en todas las casillas del área de boletería, para que las personas puedan comprar los boletos con tarjeta de crédito y débito. Hasta esta fecha, solo tres tenían el aparato, que según los usuarios entrevistados el pasado viernes, no funcionaban todo el tiempo.

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO